| Artículos | 03 JUN 1994

El futuro de Tandon España, una incógnita

Por el momento, las actividades se encuentran paralizadas

Tras la dimisión de Begoña de Garay, producida hace escasos días, de la dirección general de Tandon España, la situación en la que se encuentra la subsidiaria española es tan difícil de diagnosticar que ni siquiera las fuentes más cercanas a la compañía han sido capaces tanto de afirmar como de desmentir una situación definitiva de cierre. Por el momento, y hasta que el anuncio del cierre de Tandon en nuestro país no se realice de forma oficial, lo único que puede asegurarse es que la compañía tiene todas sus actividades paralizadas, abriendo una incógnita acerca de la continuidad de la empresa.

Esta situación viene a confirmar el estado de crisis en que se encuentra Tandon Computers a nivel mundial desde 1992, situación que se extiende a Europa desde la central norteamericana con el consecuente efecto dominó, produciéndose la quiebra en distintas sedes eoropeas de la compañía.

Desde el cierre de la fábrica de Tandon en Viena, producida en 1993, el flujo de entrada de los productos de la firma en las subsidiarias europeas se redujo considerablemente. Esta situación pudo solventarse a duras penas gracias a la fidelidad de algunos de los distribuidores de Tandon, compañía que, como es sabido, comercializa sus equipos vía indirecta al cien por cien.

En junio de 1993 se produjo la quiebra en la subsidiaria alemana, seguida del cierre en julio de la sede francesa y de la compañía en Holanda, división de la que dependía la sede española.

Pero esta situación de quiebra en distintos países europeos no se ha reflejado en la práctica como un cierre efectivo, ya que en Alemania, por ejemplo, se produjo un relanzamiento de la compañía en septiembre de 1993 en el que participó el propio Chuck Peddle, presidente mundial de Tandon.

Tanto en el país germano como en otras sedes europeas, se llegó a diversos acuerdos con terceras compañías para que éstas fabricaran los productos de Tandon, pero la situación sigue siendo precaria y los interrogantes acerca del cese definitivo de la compañía, no sólo en Europa sino a nivel mundial, continúan.

En España se venía hablando de quiebra desde marzo del año 93 y en noviembre del mismo año, siguiendo los pasos de la experiencia alemana, se intentó realizar un relanzamiento de la firma a través de SIMO.

Se ignora si este relanzamiento, entendido como una inyección de capital, llegó a producirse o no, e incluso se desconoce la posibilidad de que llegue a producirse en un futuro.

Los usuarios españoles de Tandon, gracias a la fidelidad de su canal de distribución, seguirán recibiendo soporte y servicio de mantenimiento a través de los principales distribuidores de la marca en nuestro país.

Estos distribuidores han adquirido todo el stock de que disponía Tandon, así como las piezas de repuesto para seguir atendiendo a las necesidades de la considerable base instalada con la que cuenta Tandon en España.

Desde la creación de Tandon España, hace ahora ocho años, la compañía ha vivido momentos como el de 1990, año en el que la facturación en nuestro país alcanzó los 7.000 millones de pesetas.

Pero desde entonces la facturación de Tandon cayó en picado hasta los 1.555 millones de pesetas alcanzados en 1993.

Esta situación plantea serias dudas acerca de la permanencia de Tandon en España, hecho que se está corroborando en la práctica con el cese, aún sin confirmar, pero real en la práctica, de las actividades de la compañía en nuestro país.

Facturación de Tandon 1990-1993 (*)

1990 7.000

1991 5.114

1992 4.600

1993 1.555

(*) Cifras en millones en pesetas.

Fuente: Ranking Computerworld 92-93-94.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios