| Noticias | 22 OCT 2010

El futuro del almacenamiento pasa por el crecimiento de la información

La industria busca las claves para que sus clientes puedan salvaguardar cada vez más datos sin incrementar su inversión en tecnologías de almacenamiento. Las tecnologías de deduplicación, compresión de datos, virtualización o thin provisioning y la tendencia hacia la "nube" marcarán el futuro de este mercado.
Esther Macías

El exponencial crecimiento de los datos e información estructurada y no estructurada que las organizaciones se ven obligadas a salvaguardar está provocando más de un dolor de cabeza a los responsables de gestionar el almacenamiento. Hay que almacenar la información, sí, pero ¿cómo hacerlo para no incrementar los costes de forma desmesurada en el cada vez más constreñido presupuesto de TI? ¿Cómo guardar la información de forma que esté en el sitio adecuado y siempre lista para ser encontrada? En el mercado se habla de diversas tecnologías –deduplicación, almacenamiento en capas, virtualización– pero ¿cuáles son las más adecuadas en función del tipo de datos a almacenar? 

Daniel Calvo, director de consultoría tecnológica de EMC Iberia, pone cifra al exponencial incremento de datos a almacenar: “Como constata un estudio que elaboró para nosotros IDC, la cantidad de información digital creada anualmente en todo el mundo crecerá 44 veces del año 2009 al 2020”. Sin embargo, como recuerda el propio Calvo, “ni los presupuestos de TI ni los recursos humanos para gestionar este almacenamiento crecerán. Por ello, la clave para hacer esto sostenible no es otra que estratificar la información, de modo que cada dato esté en el sitio adecuado. Este mensaje que lleva ya un tiempo en el mercado, pero hay que ir más allá: hay que estratificar la información de forma automática”.

Ángel Fernández, director general de Hitachi Data Sytems (HDS) quien también apunta a incrementos de los datos a almacenar que superan un 30%, añade que lo peor de esta situación es “la ineficiencia que genera, ya que según diversas estadísticas, un 40% de la capacidad de almacenamiento o no se utiliza o no se aprovecha de forma eficiente”. Además, apostilla, “la mayor parte de los costes de los departamentos de TI no viene por la adquisición de más equipamiento (CAPEX), sino por la complejidad de su gestión (OPEX). Así que las mejoras pasan por una gestión de los datos simple y eficiente, es decir, por software de gestión que elimine mano de obra”.

En efecto, parece que el mantenimiento es lo que más costes genera, como apunta Sara Martínez, responsable de soluciones de almacenamiento empresarial de HP. “Las organizaciones de TI encuentran barreras infranqueables para invertir en innovación ya que se sigue destinando la mayor parte de los presupuestos a mantener la operación de TI. Más de la mitad de los ejecutivos de negocios y tecnología opina que esto impide que sus empresas sean competitivas”. Para Martínez, las mayores inquietudes de las compañías hoy día siguen siendo la consolidación y la seguridad de datos y afrontar el crecimiento exponencial de los mismos, todo gestionado de forma sencilla desde una única herramienta. “Las compañías demandan soluciones que eliminen la complejidad y el exceso de equipamiento que han tendido en sus entornos de TI. Para mejorar la eficiencia del almacenamiento de datos las compañías necesitan soluciones innovadoras en todas las áreas del centro de datos, dando como resultado mayores niveles de simplificación, rendimiento y ahorro”, indica.

En este sentido, como apunta José Pablo Gómez, director de la división de almacenamiento en IBM España, Portugal, Grecia e Israel,los proveedores del mercado del almacenamiento han invertido en los últimos años para desarrollar tecnologías que facilitan la administración de un cada vez mayor volumen de datos, sin que ello implique un mayor número de capacidad en disco en sus instalaciones”.

Tecnologías en boga

Fruto de este trabajo son las tecnologías de deduplicación, la compresión de datos, la virtualización o thin provisioning, que, apunta Gómez, “ayudan a minimizar el consumo de disco en las instalaciones de los clientes”. Aunque el directivo también recuerda que para un correcto control de los costes “es clave disponer de sistemas de gestión de almacenamiento que ayuden a priorizar y analizar donde tiene sentido invertir más y cuando”.

Eso sí, el uso de estas tecnologías depende no sólo del estado del arte de cada una de ellas, sino también de la calidad del dato que hay que almacenar, el entorno y las tecnologías que hasta la fecha éste ha utilizado. Así lo explica Gómez, quien apunta que “por ejemplo, la virtualización del almacenamiento tiene sentido en aquellos entornos con un gran nivel de heterogeneidad de tecnologías, pues habilita el máximo uso de las mismas, pero como muchos de nuestros clientes trabajan con un sólo proveedor, en ese caso la tecnología de deduplicación es muy atractiva para los entornos de backup”.

Fernández, de HDS, añade que la implantación de una u otra tecnología hay que analizarla en función del ahorro que éstas generen, tanto en las inversiones como en lo que respecta a los costes que supone gestionarlas. En este sentido destaca que “el software de gestión debe permitir gestionar los datos con menos recursos”. El directivo asevera que, por su impacto económico, las tecnologías más relevantes son la virtualización, que permite gestionar, desde un solo punto, todo el almacenamiento; el tiered storage automático, que facilita enormemente la gestión, “ya no nos tenemos que preocupar nosotros de mantener los datos ordenados, sino que lo hace el sistema él solo”; la deduplicación, “siempre que no robe tiempo ciclos de máquina, ni afecte al tiempo de respuesta de mi sistema de almacenamiento, por ello normalmente se utiliza para backups”; la compresión, aunque “toda compresión de datos requiere una descompresión para su tratamiento, que se traduce en tiempo y recursos”; y, finalmente, el thin provisioning, que no es sino “una forma de ahorro, ya que ayuda a disponer la capacidad deseada”.

Hacia la nube de almacenamiento

Cloud computing, la tendencia por excelencia en el sector tecnológico, tiene, como no podía ser de otra forma, un impacto en la forma de almacenar información. No en vano, según IDC, para el año 2020 un tercio de toda la información digital creada anualmente residir&aa

Compartir

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información