| Artículos | 24 JUN 1994

El futuro del mainframe está en su integración con el entorno

Michel Colas, Responsable del Grupo Bull para la División de Servidores Corporativos
Oscar G. Llorente.

Después del viraje que Bull ha aplicado a su estrategia en los últimos meses -viraje que ya explicara a COMPUTERWORLD uno de sus vicepresidentes, George McNeil, en el mes de febrero (num. 565, secc. Entrevista)-, uno de los segmentos de su oferta que más puede resentirse es el de los sistemas mainframe, o, como ellos mismos lo denominan, el de los servidores corporativos. Sin embargo, también lo tiene claro Bull en este sentido, y vuelca su estrategia en dos elementos fundamentales: potencia en el rendimiento e integración con el entorno que les rodea. Michel Colas, responsable máximo del grupo para esta división, explica ésta y otras cosas en la entrevista que reproducimos a continuación.

¿Porqué se empeñan unos en asesinar al mainframe, y otros en asegurar que seguirá siendo la espina dorsal de la informática?

- La cuestión es asesinar el concepto que hasta ahora existía. Realmente, es descabellado pensar que un sistema como el mainframe vaya a desaparecer, entre otras cosas porque la informática distribuida no puede hacer frente a determinadas tareas, y eso lo saben hasta sus principales abanderados. No obstante, es el rol del mainframe lo que ha de cambiar, y a partir de ahora ha de dejar de ser, en la mayoría de los casos, un host. Ha de convertirse en un servidor corporativo, para una serie de tareas que ninguna solución puede realizar mejor. Eso es, al menos, lo que pensamos en Bull.

Nuevos equipos, nuevas tecnologías, nuevas alianzas... ¿es ése el modo de cambiar?

- Desde luego, y también la rapidez. Mire usted, esta situación se asemeja a una balanza: en un lado, grandes cambios en la demanda y nuevos requermientos en el manejo de la información; en el otro -y éste es el nuestro-, explotar nuevas tecnologías, focalizar correctamente la estrategia y trabajar rápida pero reflexivamente. Es una situación delicada.

¿Cuáles son, a su juicio, las características que ha de tener un mainframe, digamos, moderno?

- En primer lugar, la consciencia de que ya no se trata del centro neurálgico en el proceso de la información. Ahora el centro es el usuario, y por usuario me refiero al usuario final. De modo que tiene que convertirse en un servicio corporativo, al que se sumarán servicios departamentales, servicios locales y servicios externos. Es lo que nosotros denominamos un New IT Model. Por supuesto, y dada su delicada situación, será necesario dotar al mainframe de un menor coste por MIPS, al igual que definir al milímetro hacia dónde irán enfocadas sus tareas. También será necesario dotarlo de más coherencia, seguridad e integridad, flexibilidad y, por supuesto, más integración con el resto de elementos de su entorno.

Todo ello ha de suponer un gran coste para el fabricante ¿no es así?

- Desde luego, es necesario reconsiderar la cantidad de nuestros ingresos que se destinan al aspecto de investigación y desarrollo. Bull, en ese sentido, no puede envidiar a nadie, ya que superamos el 10% de nuestros ingresos en I+D. Pero quiero insistir en que es igualmente importante saber a ciencia cierta en que dirección se enfocan la investigación y el desarrollo. El aspecto del middleware, por ejemplo es fundamental, y sin embargo se trata de un mundo bastante inexplorado aún.

Pero existen otras compañías dedicadas por entero a ese tipo de tecnologías, que podrían ahorar mucho trabajo al fabricante. ¿Contemplan ustedes la posibilidad de acuerdos con ellas? ¿Y con otras compañías?

- Si hay algo en lo que Bull destaca -además de su tecnología- es sin duda por su política de alianzas. En lo que respecta al mundo middleware, acceso a bases de datos, soluciones abiertas, etc. Oracle es nuestro aliado, al igual que la OSF lo es en el mundo del proceso distribuido. Para la gestión de almacenamiento contamos con la colaboración tecnológica de StorageTek y, en lo que respecta al mundo PC, Packard Bell es nuestro aliado. Amén de todos ello, ya conoce usted nuestras alianzas con IBM, en tecnologías Unix, y con NEC por lo que respecta a los grandes sistemas. Creo que no se puede pedir más. Por otra parte, Bull colabora también con las universidades europeas, con la comisión investigadora de la Comunidad europa en el proyecto ESPRIT, etc. en el aspecto de las tecnologías punta.

Hablemos por último, de tecnologías de futuro en el mundo de los grandes sistemas. Enumere.

- CMOS, sin discusión, junto con el mundo RISC. PowerPC tendrá mucho que decir en este sentido, en un futuro próximo. Arquitecturas paralelas, con el mundo multiprocesador como protagonista (nosotros hemos presentado el primer sistema con 24 procesadores y aquí debe estar presente también la arquitectura paralela. Servidores dedicados y un alto nivel de integración cliente/servidor. Como he dicho antes, el futuro del mainframe está en su integración con el entorno. Comunicaciones, fibra óptica, ATM, autopistas de la información con el mainframe como centro de almacenamiento de cada foco de información.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información