| Artículos | 12 ENE 1996

Internet en el mundo: aldea global, sólo de nombre

Estudio de Panos sobre las diferencias en su implantación en las diferentes áreas del Globo
Oscar G. Llorente.

La Internet Society estima que más de 40 millones de personas están conectadas a La Red en la actualidad, con más de 5 millones de host habilitados por todo el mundo. Más del 60% de este tráfico se genera en Estados Unidos; sin embargo, el pasado mes de abril se anunciaban en Vietnam las primeras conexiones del país: doce, para ser exactos, y con servicios tan sólo de transferencia de texto.

Hay diferencias evidentes entre lo que la consultora Panos delimita como "el norte" y "el sur".

Con el nombre de "Internet y el Sur: ¿una autopista o un camino pedregoso?" (traducción aproximada del original The Internet and the South: a superhighway or a dirt-track?), Panos ha publicado un informe con el que quiere poner de manifiesto las diferencias abismales que existen a la hora de penetrar el mundo on-line en cada país.

Así, el informe está salpicado de datos que, si bien pueden parecer increíbles, lo cierto es que se ajustan a la realidad y tratan de dar idea de las grandes diferenciaciones que existen entre "el norte" (de Europa, de América, ...) y "el sur" (especialmente en la parte de Africa).

Más de un centenar de países tienen acceso directo a Internet, con un host de acceso al menos por cada país, llegando a doblarse prácticamente esta cifra si se incluye la conexión indirecta (vía conferencia) al mundo on-line.

Por su parte, algunos territorios de Asia central y del sur están conectados tan sólo a nivel de correo electrónico, al igual que ocurre con la mayor parte de Africa. Además, el tiempo transcurrido desde que un mensaje se envía hasta que es recibido por su destinatario puede ser de varios días.

Por último, hay que mencionar que, en una gran mayoría de países, especialmente de Africa, no tienen forma física de conectarse a la Red, de modo alguno.

De esta forma se entiende, por ejemplo, el comentario de Dave Wilson, un científico afincado en la Universidad Central de Rhodesia: "el acceso a Internet puede responder a concepto diferentes; por ejemplo, si se diferencia entre el acceso de un investigador estadounidense, que accede a la Red a través de un enlace fijo que le proporciona conexión multi-megabit-por-segundo de alta velocidad, y el acceso de un individuo con idéntica preparación y competencia accediendo desde Africa, con una conexión de cerca de 200 caracteres por segundo a través de una línea telefónica que cada poco tiempo se desactiva".

Más datos: Dos países, Estados Unidos y Finlandia, tienen más de un host Internet por cada 100 habitantes; mientras tanto (datos de hace algunos meses), existen otros varios países, especialmente del área de Africa, que tienen menos de una línea telefónica por cada cien habitantes (India, por poner un ejemplo, tiene aproximadamente un total de 8 millones de líneas, para cerca de 800 millones de personas).

El pasado mes de febrero, un alto mandatario de Sudáfrica señalaba en una conferencia del G7 que "hay más líneas telefónicas en el barrio de Manhattan de Nueva York que en todo el área del Sahara africano". Con una sola frase ponía en claro este punto, al señalar que "más de la mitad de la humanidad no ha efectuado en su vida una llamada telefónica". Y, en el caso de la mayoría de las líneas que existen, las redes no están interconectadas entre sí: de este modo, para hacer una llamada desde Senegal a Zambia son todavía encaminadas de Dakar a Banjul, de Banjul a Londres y de Londres a Lusaka. Puede de este modo imaginarse cuál será el coste de la llamada.

Falta de infraestructura...

Como conclusión, Panos utiliza estos datos para concluir que "al menos un 80% de la población mundial no cuenta aún con una infraestructura básica de comunicaciones.

Panos se refiere asimismo a un estudio de la OCSE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), según el cual existe una relación directamente proporcional entre el crecimiento gradual en este tipo de infraestructuras y el propio crecimiento económico que puede registrar cada país.

Por su parte, la Unión Internacional de las Telecomunicaciones ha presentado un proyecto denominado WorldTel, que tendrá como principal objetivo la neutralización en la medida de lo posible de las grandes diferencias entre el "norte" y el "sur". Y, en cuanto a las entidades del sector, AT&T está buscando inversores para un proyecto denominado Africa One, que tiene por objeto la implantación de una red de fibra óptica a lo largo de todo el continente africano. Para ello será necesario casi un cuarto de billón de pesetas, en tanto que Siemens, con un presupuesto similar, está tratando de llevar a cabo un proyecto de este tipo en el mismo territorio, sólo que en su caso se llevará a cabo país a país.

Por último, es interesante destacar la opinión de algunos expertos, que aseguran que se va a producir un hecho que, después de todo, no tiene precedente: mientras prácticamente se trabaja para implantar líneas telefónicas conmutadas en los países "del sur", lo cierto es que antes de existir una infraestructuta aceptable podría suceder que la tecnología d radiocomunicación alcance un estadio de sofisticación de forma que sea incluso más rentable que la propia forma tradicional de conexión. Llegaríamos así a un estado en el que una modernización entraría en un territorio desarrollado como una huída hacia adelante.

... y de igualdad

Panos no se limita a exponer las diferencias en infraestructura que se producen entre el norte y el sur. La consultora también analiza el coste que puede suponer el acceso a Internet dando ya por supuesto que la comunicación telefónica sea viable. Así, Panos estima que el acceso a Internet viene a costar para un usuario de Estados Unidos, aproximadamente doce veces menos que para un sudafricano.

Pero es que también el propio equipo informático tiene un precio mucho mayor en el territorio de éste último. Para dar una idea, Panos aporta un ejemplo práctico: para un desempleado de Londres, el coste de un equipo informático medio es de aproximadamente siete meses de su sueldo; para el 45 por ciento de los habitantes de Indonesia (empleados bajos), idéntico equipo requeriría el sueldo de al menos tres años.

Por su parte, el precio de un módem en la India es cuatro veces superior al que se comercializa en Estados Unidos, y ello sin tener en cuenta el nivel adquisitivo de ambos territorios, que es evidentemente mucho mayor en Norteamerica.

Transacciones comerciales

Otro de los puntos que toca Panos en su informe es el aspecto de la utilización de Internet para transacciones on-line. Así, y mientras en Estados Unidos el crecimiento de este tipo de transacciones es continuamente creciente, la mayoría de los países de Sudáfrica no tienen aún medios físicos para acceder a este tipo de servicios.

De hecho, Panos considera que, incluso cuando llegue la posibilidad de establecer en estos territorios transacciones on-line, habrá de pasar un largo período de tiempo antes de que la cultura de estas gentes pueda adaptar su mentalidad a las nuevas formas de relación.

Información universal

Existe un importante ámbito en el hecho de la existencia de Internet (así como de sus posibilidades de entrada en países donde aún no está), que Panos toca de forma tangencial pero sin olvidarse de ello. Se trata del carácter universal de la información contenida en la gran tela de araña.

Y en principio el asunto no parece ser sencillo, según deja claro la consultora.

Por el momento, un dato importante: 6,8 millones de documentos están actualmente disponibles en Internet, la inmensa mayoría de ellos en inglés; de otra parte, existe una gran cantidad de individuos "del sur" que cada año emigran a los países superdesarrollados, tales como Alemania, el Reino Unido o Norteamérica. Partiendo de estas dos premisas, será fácil intuir la importa

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información