| Artículos | 07 MAY 2004

La adopción de las TI convierte a Son Llàtzer en referente sanitario

El Hospital Mallorquín basa su éxito en la informatización
Innovador desde su nacimiento, en diciembre de 2001, el Hospital público Son Llàtzer, ubicado en Palma de Mallorca, se ha convertido en un referente internacional por su adopción de las Tecnologías de la Información como pilar del servicio sanitario. El llamado hospital sin papeles basa su éxito en la digitalización y automatización de prácticamente todos sus procesos clínicos y administrativos, lo que le dota de una agilidad y eficiencia sin precedentes.

penas precisa de presentación, pues su labor de informatización integral de todos los procesos clínicos y de gestión es de sobra conocida y reconocida internacionalmente, siendo un ejemplo a seguir por centros hospitalarios de todo el mundo. Nacido ya hace tres años en Palma de Mallorca, para prestar sus servicios de atención médica especializada a los ciudadanos de un amplio sector de la isla, que abarca una población de 225.000 habitantes y es visitada por millones de turistas al año, el hospital Son Llàtzer apostó por la innovación desde su origen. Su adopción de las Tecnologías de la Información (TI), que le ha llevado a optimizar el trabajo de sus más de mil profesionales y la eficiencia al servicio al paciente ha sido galardonada por el Premio a la Innovación Tecnológica ComputerWorld. Como explica Miguel Cabrer, coordinador de Tecnologías y Sistemas de Información del centro, la clave del éxito de éste es que las TI fueron concebidas como uno de los pilares claves del hospital: “Al ser un proyecto nuevo, el hospital arrancó con todas las herramientas informáticas necesarias para no tener procesos paralelos en papel. Éste trabaja de forma automatizada en un 98% de sus procesos clínicos y administrativos. Trabajamos con historia clínica electrónica y con placas radiológicas digitales y los flujos de comunicación están informatizados entre los diferentes colectivos de profesionales, como médicos y enfermeras”. Según Cabrer, las claves del proyecto son su globalidad, pues cubre toda la organización, la integración entre las aplicaciones y la mejora de la accesibilidad de los usuarios, mediante tecnologías de movilidad, para médicos de primaria y para pacientes. El proyecto, establecido a tres años, se gestiona como un gasto corriente de tres millones de euros anuales.

Gestión informática global
Cabrer asegura que, aunque en Europa la radiología digital está consolidada y, en España, las comunidades autónomas españolas trabajan en una línea similar a la de Son Llàtzer y existen hospitales que tienen digitalizado el servicios de radiología o los registros de primaria, como ocurre en Castilla la Mancha, “nosotros somos un referente internacional por la globalidad de nuestro proyecto y de la historia clínica electrónica”. Para Cabrer, la colaboración con los proveedores ha sido vital. “Teníamos prisa por abrir el hospital, así que decidimos subcontratar la parte tecnológica, dividida en tres bloques y centralizada en la herramienta de historia clínica de pacientes. Seleccionamos a HP porque nos permitía dar una gestión informática global, en cuanto a servidores, PCs y soporte local y remoto de nuestro departamento de tecnología”. El centro ha contado con la colaboración de otros proveedores de tecnología, como General Electric, que trabaja en la imagen digital, y otros como Fujitsu Siemens y, de nuevo HP, a los que Son Llàtzer ha comprado dispositivos como Tablet PC y PDAs. “Ahora nos encontramos en la fase de externalización del hospital hacia la primaria. Además, queremos consolidar proyectos internos, como las soluciones de movilidad, y extender el modelo de Son Llàtzer a los demás centros de la isla, ya que nuestra estrategia es la elegida por el servicio regional de salud y la Consejería de Sanidad balear como modelo a seguir”. De momento, se ha lanzado un proyecto de radiología digital para los hospitales de Baleares. “Hemos conectado los de Ibiza, Manacor y Son Llàtzer para llevar a cabo aplicaciones de telemedicina con pacientes y evitarles desplazamientos innecesarios”, señala Cabrer. Éste revela que esperan que el proyecto de telemedicina se ponga en marcha este año o el próximo.

Movilidad
Uno de los proyectos más exitosos del Son Llàtzer ha sido el de movilidad, que funciona en cuatro unidades de planta y permite al personal médico y de enfermería el acceso a la información a través de PDAs y Tablet PCs. “En enfermería estamos incorporando en estos dispositivos todas las funcionalidades de administración de medicamentos e incluso la posibilidad de capturar datos de electrocardiogramas”. Otra iniciativa interesante es la comunicación vía SMS con los pacientes del centro, a los que, con 48 horas de antelación, se les envía un mensaje para recordarles sus citas médicas y evitar las no asistencias a consultas externas. “Gracias a esta iniciativa el ratio de no asistencia a las citas ha pasado de un 18 a un 11% y se han reducido las listas de espera. Esperamos mejorar el servicio con la llegada de UMTS”. Después de un año y medio en marcha, de este servicio se beneficia el 45% de la población, además de ser utilizado por el equipo directivo, que recibe resúmenes sobre el estado del hospital.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios