| Artículos | 24 JUN 1994

La arquitectura PowerPC

Análisis técnico de la plataforma desktop del futuro

El lanzamiento de la arquitectura PowerPC ha supuesto un importante hito en la historia del sector informático. La unión de IBM, Apple y Motorola es una garantía de viabilidad en un proyecto que nace como plataforma tecnológica del futuro.

La integración de PowerPC en entornos abiertos -básicamente Unix- puede convertirse en un sólido soporte para los sistemas de información corporativos del futuro.

A finales de los años 70 y comienzos de los 80, lo que mejor caracterizaba al incipiente mercado del ordenador personal era la situación de caos en que se encontraba. El mercado estaba poblado por una diversidad de pequeños reinos de taifas propietarios, y obstaculizado por la falta de una dirección clara a seguir. Varios microprocesadores de 8 bits en mutua competencia, incluyendo el 6800 de Motorola, el Z80 de Zilog y el 8080 de Intel, se disputaban el liderazgo. El mercado de sistemas operativos era menos turbulento, ocupando el primer lugar el CP/M de 8 bits de Digital Research, al menos momentáneamente.

En aquellos tiempos, el mercado, a falta de un catalizador, no había sido capaz de alcanzar todo su potencial, y los PCs eran considerados poco más que una novedad. Todo cambió cuando IBM penetró en este vacío y, el 12 de Agosto de 1981, introdujo su ordenador personal y aportó la credibilidad de un símbolo del mundo corporativo a un mercado de ordenadores desktop que estaba preparado para un crecimiento explosivo.

Como consecuencia de la fuerte presencia de IBM en el mercado corporativo, el IBM PC se convirtió instantáneamente en un estándar de facto y, en este proceso, IBM designó a Intel y Microsoft como herederos, al tomar al procesador 8088 de 8 bits y al sistema operativo MS-DOS como base de su PC.

Con el anuncio por IBM de que su arquitectura PC quedaría abierta para desarrollo a vendedores terceros de hardware y software, el mercado se agrupó en torno a un único estándar de hardware (8088) y de software (MS-DOS). Esto promovió el desarrollo de un mercado agresivo de clónicos y la evolución de la microinformática tal como la conocemos hoy.

En los años transcurridos desde que el 8088 de Intel fue lanzado a esta posición de prominencia, los tamaños y los precios de los chips disminuyeron, mientras que el rendimiento global aumentó de manera dramática. Como consecuencia, el consumidor medio y el comprador corporativo sensitivo a los precios pueden acceder ahora a una enorme variedad de opciones en coma flotante y números enteros mediante ordenadores desktop y portátiles de bajo costo.

Hoy, la batalla por el control del desktop está teniendo lugar principalmente en dos campos de procesador. Por una parte está el PowerPC de Motorola, IBM y Apple, y por la otra el Pentium de Intel. Ambas partes se empeñan febrilmente en generar la ola de soporte necesaria para que su plataforma controle el mercado, ahora y hasta entrado el próximo siglo. Este mercado evolucionará sin duda para incluir otros productos de alta tecnología que se encuentran actualmente en sus etapas iniciales de desarrollo.

PowerPC versus Pentium

Potencia frente a potencia, sin límites ni restricciones. Sólo el mercado, el gran mitigador, puede actuar de árbitro entre ellos. Esta confrontación es la consecuencia directa de las presiones del mercado y de las tendencias de los años 90. Entre estas tendencias, las principales son el downsizing, la compatibilidad, la difuminación de las fronteras y diferencias entre PCs y estaciones de trabajo, y los nuevos sistemas operativos de 32 bits. La victoria -en forma de participación del mercado de procesadores- dependerá de la capacidad de cada vendedor para satisfacer los requerimientos del usuario en estas áreas clave.

El downsizing desde los mainframes y hosts de gama media obliga a los sistemas del extremo inferior del mercado a hacerse cargo de la deficiencia en potencia de proceso. Como el PowerPC, Pentium y otros procesadores del tipo RISC (Reduce Instruction Set Computing) ofrecen suficiente potencia de proceso pura para hacer frente a esta tarea, es obvio que se producirá una fuerte competencia en el mercado de servidores.

Históricamente, los vendedores RISC han puesto el énfasis en los mercados técnicos y científicos de alto margen y bajo volumen de ventas y, hasta hace poco, han prestado poca atención a los desktops comerciales dominados por procesadores CISC (Complex Instruction Set Computing).

El mercado comercial de alto volumen de ventas resulta muy atractivo para los vendedores RISC, que han intentado penetrar en el mercado PC de gama alta con estaciones de trabajo que, por precio, se equiparan a los desktops. Su camino hacia el éxito está obstaculizado por los PCs de alto rendimiento de los vendedores CISC y su década de dominio sobre los procesadores RISC. Para competir en este mercado de commodities, los vendedores RISC deben recurrir a fuertes volúmenes de venta -y no a márgenes elevados- para obtener un beneficio.

Entre todos los sistemas operativos de 32 bits disponibles actualmente en el área desktop, los vendedores RISC ven al Windows NT como una oportunidad para arrancar a Intel participación en el mercado PC tradicional. Los dos fabricantes principales de PCs, Apple e IBM, tienen otros sistemas operativos y otros planes basados en el PowerPC. Cualquiera que sea el sistema operativo que llegue eventualmente a dominar el mercado, requerirá procesadores cada vez más rápidos para obtener el dominio sobre este último. Aquí, el PowerPC tiene una gran ventaja: las aplicaciones con gran intensidad de procesador, como los gráficos, multimedia y CAD/CAM, que funcionan actualmente en PCs de base CISC, serán las que muestren las mayores mejoras como consecuencia de su utilización.

En la mayor parte de los casos, los usuarios se muestran reacios a pasar a un nuevo entorno de proceso a riesgo de perder su inversión actual en software, hardware y formación de personal. La migración, como opción opuesta al simple upgrading, es un proceso complejo y exigente que puede requerir muchos años y esfuerzo. Hoy, el Pentium tiene la ventaja de ser considerado un upgrade, mientras que el PowerPC es percibido como una migración. Sin embargo, esto está dejando de ser un problema importante, lo que pondrá fin a una importante ventaja de Intel.

Sin duda, las entregas del PowerPC están estableciendo un equilibrio en el área de juego frente a Intel. No obstante, a pesar de su disponibilidad, el Pentium no cuenta con el software optimizado necesario para que los usuarios obtenga beneficios en rendimiento.

La alianza PowerPC

A finales de 1991, tres compañías diferenciadas y diversas, pero con una visión similar del futuro, formaron una alianza para desarrollar una plataforma de proceso abierta basada en la arquitectura PowerPC. La alianza de Motorola, Apple e IBM tuvo lugar de forma bastante rápida en el Somerset Design Center de Austin, Texas. El nombre de este centro, que emplea a más de 300 ingenieros -en su mayoría de Motorola e IBM- resulta adecuado, ya que Somerset es el condado inglés en el que los caballeros del Rey Arturo proyectaron sus estrategias en torno a la tabla redonda.

Motorola aporta a esta alianza su experiencia y conocimientos, y se hará cargo de gran parte de las responsabilidades de marketing y fabricación, además del diseño. La compañía fabrica tres componentes de la familia PowerPC -el 603, 604 y 620- en sus instalaciones MOS11 de producción submicron localizadas cerca de Somerset. Apple ofrece un fuerte apoyo adicional de software y, lo que es más importante, su entorno operativo de fácil uso. IBM contribuye con su diseño avanzado de procesadores, tecnologías de conectividad de red, soporte adicional y, a pesar de sus problemas recientes, su impulso global cómo líder del sector.

La arquitectura

El agresivo plan de desarrollo del Po

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios