| Artículos | 20 OCT 2006

La innovación dirigida por los usuarios

La UE lanza una red europea de livings labs
Fernando Muñoz.
El próximo 20 de noviembre se lanza en Helsinki (Finlandia) Corelabs, proyecto financiado por la Comisión Europea para crear una red de livings labs en el Viejo Continente, y cuyo representante en nuestro país será la filial española de Atos Origin. Estas iniciativas, aún escasas, cada vez se extienden más. En España, los escenarios con fuerte actividad de I+D son susceptibles de ser los primeros livings labs nacionales.

El escenario elegido por la Comisión Europea para el lanzamiento del proyecto Corelabs para la creación de una red europea de livings labs (laboratorios vivientes) es casualmente la patria del creador del concepto, Jarmo Suominen, científico finlandés del MIT, que definió este término como una forma de explorar el desarrollo técnico en un contexto social. Actualmente, los livings labs que operan en España están centrados, principalmente, en la tecnología móvil, como es el caso del Living Labs Catalunya. El procedimiento consiste en presentar en el living labs un producto o servicio terminado para tener un feedback representativo por parte del usuario. “Con el lanzamiento de la red livings labs europea se quiere priorizar la participación del usuario desde el primer momento en la investigación o desarrollo del producto o servicio”, apunta Nuria del Amo, responsable de la unidad de investigación e innovación de Atos Origin.

Corelabs
El proyecto para la creación de una red europea de livings labs está liderado por la Escuela de Economía de Helsinki y su socio en nuestro país es la filial española de Atos Origin. El objetivo de la consultora, según explica José María Cavanillas, director de Atos Research and Innovation, “es promocionar e implementar el concepto de livings labs entre las administraciones públicas, como una plataforma de desarrollo de progreso; y entre las empresas, como un escenario de prueba para el lanzamiento de productos, que ofrece una validación de mercado cercana a los cinco años”. Cavanillas subraya que el propósito de estas iniciativas “no es conocer el éxito de un producto en la sociedad, sino observar cómo cambia esta con la introducción de un nuevo producto”.
Por otra parte, el proyecto de CoreLabs también persigue acuñar unos criterios para la clasificación de laboratorios vivientes, y servir de guía para aquellos que están comenzando. De hecho, “el objetivo del proyecto es que exista una certificación de living labs, que todavía está por definir”, apunta Nuria del Amo. De esta forma, el objetivo de la Comisión Europea es generar una región funcional, donde los actores (empresas, entidades públicas, universidades e institutos) han establecido una asociación público-privada, en la que colaboran para la creación, diseño, validación y prueba de nuevos servicios, productos y sistemas, en contextos de la vida real como son ciudades, barrios, pueblos, áreas rurales o polígonos industriales.

Voluntad e información
Aunque se trata de una idea aún poco extendida, cada vez son más las compañías de todo el mundo que ponen en marcha iniciativas de este tipo, en especial en los países nórdicos. La mejor combinación para el éxito de su desarrollo es “voluntad e información”, apunta Cavanillas. De hecho, aquellos municipios que tengan el interés podrán ahora obtener más información sobre este concepto en la web de Atos Origin www.atosorigin.es/AtosResearch/livinglabs.htm (en español), o bien en la de CoreLabs www.corelabs.eu (en inglés). Sascha Haselmayer, experto en entornos urbanos basados en innovación y conocimientos y coordinador general de Living Labs en Cataluña, apunta que “si bien el potencial de los livings labs en España es muy amplio, aún existe mucha burocracia que impide su desarrollo”. Según Haselmayer, “el éxito de un laboratorio viviente es el mejor ejemplo de coordinación entre el sector público y el privado”.
En cuanto a los beneficios que se obtienen de la aplicación de esta modalidad de laboratorios vivientes, Nuria del Amo señala que “en muchos casos son equiparables a la celebración de un gran acontecimiento deportivo o cultural”. Además de la imagen internacional del municipio, destaca la participación que el ciudadano tendrá en el desarrollo de los servicios y productos de los que luego será usuario. Por otra parte, el municipio experimentará una mejora “notable” de su infraestructura tecnológica. En cuanto a las empresas que entren a formar parte de estos laboratorios, estas tendrán a su alcance información de primera mano del mercado local, infraestructuras tecnológicas punteras y tests reales de usuarios, entre otros beneficios.


Referente español en movilidad
--------------------------------------------
Hace uno año, la Comisión Europea seleccionó a la comunidad autónoma de Cataluña como sede de un grupo de trabajo específico que contribuirá a dinamizar la industria de la movilidad en el área mediterránea. Así, se constituyó Livings Labs Catalunya, una plataforma dirigida a potenciar el desarrollo de productos y servicios basados en las comunicaciones móviles y las tecnologías portátiles. La plataforma está formada por tres nodos de actividad (Livings Labs Barcelona, LivingsLabs Mataró y Livings Labs Sant Cugat) que contribuirán a impulsar proyectos de colaboración entre empresas e instituciones públicas y privadas para el desarrollo de nuevos servicios y productos móviles basados en TIC, destinados a ciudadanos, empresas y visitantes.
Living Labs Catalunya está integrada en Living Labs Europe, una red europea formada por 200 compañías innovadoras de 10 regiones (que representan a más de 70 millones de usuarios finales).


Ciudad digital vs. livings labs
----------------------------------------
Aunque muchos pudieran pensar que el concepto de livings labs tiene cierta similitud con el desarrollo de las ciudades digitales, Nuria del Amo, responsable de la unidad de investigación e innovación de Atos Origin, enumera tres diferencias entre ambos conceptos: un living labs cuenta con una filosofía abierta en los desarrollos tecnológicos, buscando en todo momento los estándares y la interoperabilidad de los mismos; además, exige una continuidad del proyecto más allá de la implementación; y, finalmente, un livings labs requiere la participación del usuario en el diseño, desarrollo y validación del proyecto. No obstante, a pesar de las diferencias entre ambos conceptos, “una ciudad digital es un buen inicio para el desarrollo de un livings labs”, subraya Del Amo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información