| Noticias | 05 JUL 2012

Piqué: "Hay que innovar en el contexto de un mundo en plena transformación"

Josep Piqué, exministro de Industria, Asuntos Exteriores y Ciencia y Tecnología, y ahora presidente de Vueling, habló sobre la innovación como fuente de competitividad empresarial en una ponencia ofrecida recientemente en la XVIII Conferencia Internacional ComputerWorld.
Esther Macías

Josep Piqué comenzó su charla recordando “la situación turbulenta y complicada en la que nos encontramos y que hace más necesario que nos apoyemos en las ideas y en la fuerza que proviene de la innovación”. “Hay que mirar hacia el futuro”, añadió, reconociendo, por otra parte, tener una “fuerte preocupación respecto a éste”. En este sentido, Piqué aseveró que España solo podrá salir de la situación de crisis trabajando: “Cada persona, desde su responsabilidad, debe ser capaz de dar respuesta a los retos del presente”. Un presente, por otra parte, volátil, según el exministro de Industria: “El mundo está experimentando un cambio vertiginoso y somos incapaces de comprender y aprehender lo que nos está sucediendo –afirmó–. De hecho, muchos de los acontecimientos esenciales que han sucedido en la historia no los hemos previsto”. En concreto, Piqué mencionó varios como la caída del muro de Berlín en 1989, la disolución de la URSS, en 1991, los ataques con aviones comerciales a las torres gemelas y al Pentágono en 2001 o las llamadas primaveras árabes en 2011. “Estos solo son unos cuantos ejemplos de nuestra incapacidad para entender lo que nos depara el futuro –añadió–. Es más, la propia crisis en la que estamos inmersos hemos sido incapaces de prevenirla, y eso que es la crisis económica y financiera más importante sufrida a escala mundial desde el Crack de 1929, es decir, de los últimos ochenta años. Y aún no sabemos cómo va a terminar”. Para Piqué, de hecho, a España “aún le quedan cuatro o cinco años para volver a una situación de normalidad. Podríamos hablar, entonces, de una década perdida”.


Cambios en el sector TIC
En el mundo de las nuevas tecnologías también se han producido cambios que nadie ha sido capaz de prever. En esta línea, Piqué se refirió a la aparición de los móviles hace más de una década. “Hoy sorprende recordar que entonces Siemens era una gran compañía de telefonía móvil, mientras que ya hace años que dejó ese negocio. Con Motorola y Nokia está sucediendo algo parecido. En la actualidad, Nokia está a punto de quebrar y ya ha presentado un nuevo expediente de regulación de empleo y ha anunciado el cierre de la única fábrica que tenía en Finlandia. De hecho, la empresa líder en telefonía móvil es coreana: Samsung. Seguida de la americana Apple. Sin duda, la revolución tecnológica se ha llevado por delante a empresas icono del sector”.

Piqué vaticinó nuevos grandes movimientos en el mercado de telefonía móvil: “El ritmo de los acontecimientos nos sobrepasa”, sentenció.


Transformación internacional
Para el presidente de Vueling, todas estas transformaciones tan profundas van ligadas a la transformación que están experimentando las fuerzas a nivel internacional. “Con la caída del muro de Berlín comenzó la caída de Occidente como zona de peso a escala internacional. Están resurgiendo otras potencias: ahora el centro de gravedad se está desplazando del Norte al Sur y del Este al Oeste. Europa esta en un extremo y se ve afectada. Digamos que el mundo va en otra dirección, que no es la que más nos interesa”.

Aunque para Piqué “cinco siglos de hegemonía occidental son muchos y esta está terminando de forma irreversible”, reconoce que Occidente sí está teniendo éxito en situar en un plano de superioridad moral sus valores: democracia, tolerancia, respecto a las minorías, etc. “No obstante, en el plano económico, político, demográfico, etc. está perdiendo peso. Y también lo está haciendo algo en términos culturales: hoy los restaurantes más caros son los asiáticos”.

En suma, según el exministro, “si hablamos de innovación, hay que hacerlo en el contexto de un mundo en plena transformación. Por ello, tenemos que conseguir ser competitivos. Hay que ser serios en macroeconomía (tener bien ajustadas nuestras cuentas) y en microeconomía (ser eficientes, productivos, competitivos…). Y eso supone muchos costes.

“Europa no va a poder sobrevivir con garantías en este mundo si no somos capaces de construir políticamente el proyecto europeo. Sin un proyecto europeo que profundice en la unión bancaria, social… no habrá unión económica. Y el riesgo de que esto salga mal es cada vez más serio”.


La innovación como garante del futuro
En un panorama sumamente cambiante como el actual, tener en cuenta las transformaciones que traen consigo las nuevas tecnologías es fundamental, según Josep Piqué. “¿Qué salida tiene un país como el nuestro en una situación de desequilibrio en sus sectores básicos? –se preguntaba en su ponencia–. Por un lado, tenemos un sector público que se ha endeudado sobremanera en los últimos cuatro años y no genera confianza para que los acreedores se crean que podemos devolver la deuda. Por otro, tenemos un sistema financiero que necesita muchos recursos para recapitalizarse, hacer frente a la morosidad… Y las ayudas europeas no van a permitir la recuperación del crédito. Así que los responsables públicos tendrán que actuar. A nivel microeconómico las empresas tienen que dar una respuesta adecuada, teniendo en cuenta que sin internacionalización no hay supervivencia. Deben innovar, tener iniciativa, imaginación, repensarse todos los días. En una empresa es fundamental tener una actitud inconformista y la actitud crítica. La innovación es no dar nada por supuesto, repensarse todos los días. La innovación es la base de nuestro futuro”.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios