| Artículos | 24 JUN 1994

Primero queremos obtener beneficios y en 1995 creceremos

Jaume Dedeu y Albert Giralt directores generales de Centrisa
Joan C. Ambrojo.

Con una larga tradición en el sector informático, la compañía Centrisa inició una nueva etapa tras la toma del control por parte del grupo IBV (Iberdrola y BBV). Tras la marcha de Miguel García Vestit de la dirección general, la empresa cuenta con Jaume Dedeu y Albert Giralt como responsables de integración de sistemas y gestión de instalaciones, respectivamente. Abierta a las grandes y medianas empresas, la estrategia se basa primero en obtener beneficios en 1994 y, a partir de 1995, crecer: En estos momentos el sector no permite excesivas alegrías que no sea la rentabilidad de las cosas que estamos haciendo. Una vez conseguido esto, y estamos en camino, dentro de la propia estrategia del grupo IBV hay un planteamiento de un crecimiento sostenido a partir de los próximos años, asegura Giralt.

Después de un año y medio dentro de la órbita del grupo IBV (Banco Bilbao Vizcaya e Iberdrola), ¿cuál es la situación actual de Centrisa?

- Jaume Dedeu: Centrisa, en la actualidad, colabora con las empresas de tecnología de la información del grupo IBV, básicamente, en dos grandes ramas, que además le son propias desde hace muchos años: por un lado, la actividad de gestión de instalaciones, que lleva Albert Giralt, de una manera amplia. Es decir, Facilities Management y la parte que yo llevo, la integración de sistemas. Nosotros actuamos por conocimiento sectorial, en industria, en sanidad, en finanzas, servicios y administración públicas. En estas áreas somos capaces de dar soluciones tecnológicas en el entorno informático; pretendemos conocer la problemática de las empresas y la oferta tecnológica que hay en cada momento.

Centrisa ha traspasado a otra compañía del grupo IBV el negocio de comunicaciones...

- Albert Giralt: Dentro de la reorganización hecha en tecnologías de la información en el grupo había una actividad que en esos momentos la estaba realizando Centrisa, concretamente el grupo de comunicaciones, que por las características que tenía parecía más oportuno incorporarla a una de las empresas del grupo, Landata. El personal de Centrisa dedicado a ese negocio se ha traspasado a la delegación de Landata en Barcelona.

García Vestit, el anterior director general de Centrisa, no se ha reemplazado. ¿Por qué se mantiene así en estos momentos?

- Dedeu: Al aplicar la estrategia de la Corporación IBV a las empresas existentes entonces se dieron diferentes situaciones. Una era: una unidad de negocio definida estratégicamente podía coincidir con una empresa; es el caso de Teleinformática (que se dedica básicamente a las redes de comunicaciones con valor añadido). Otro modelo era un actividad que pudiera agrupar a más de una empresa. Y una tercera posibilidad era que dos unidades de negocio coincidieran dentro de la misma empresa. Es lo que ha pasado con el grueso más importante de la actividad clásica de Centrisa: Facilities Management ha quedado dentro de una unidad de negocio e Integración de Sistemas, dentro de otra.

¿La integración de sistemas es el negocio más importante de la compañía?

- Dedeu: es el negocio de más volumen. El presupuesto de este año está en los 2.100 millones de pesetas. En la otra unidad es de 1.000 millones y 600 millones más de empresas filiales o de participaciones. Esperamos unos beneficios antes de impuestos de 164 millones de pesetas.

¿A qué se ha debido la caída del 4% en el negocio de la firma? - Estamos al mismo nivel, pero los ajustes, esas pequeñas matizaciones en el negocio han provocado eso.

¿Y cuál va a ser la estrategia a partir de ahora?

- Giralt: La estrategia de Centrisa está en dos temas fundamentales. El primero, dentro de 1994, es la obtención de beneficios. En estos momentos el sector no permite excesivas alegrías que no sea la rentabilidad de las cosas que estamos haciendo. Una vez conseguido esto, y estamos en camino, dentro de la propia estrategia del grupo IBV hay un planteamiento de un crecimiento sostenido a partir de los próximos años. El crecimiento se producirá a partir de 1995.

Además de la económica, ¿qué actividades se planean a medio plazo? - Giralt: Desde el punto de vista de gestión de instalaciones, que es la traducción española del Facilities Management o del outsourcing, estamos convencidos que es un tema de futuro inmediato. Es un negocio claro. Las empresas, cada vez más, se plantean la subcontratación de los servicios. En consecuencia de que Centrisa, históricamente, está muy bien posicionada en este tema, apostamos fuertemente en ello.

Fundamentalmente la gestión de redes y la ingeniería de sistemas, en los que están abocados todas las grandes empresas del sector. Estamos planeando posibles inversiones, pero desde el punto de vista de la tranquilidad que nos puede suponer obtener buenos resultados en el 94 sin tener alegrías directas. La corporación ha definido esta línea de negocio como importante.

- Dedeu: En mi área hay dos aspectos a remarcar. Por un lado, estamos ya ejecutando una ampliación territorial, abrimos un nuevo centro de producción en Bilbao; tradicionalmente estábamos en Barcelona, Madrid y Sevilla. En el futuro próximo, en 1995, seguiremos haciendo un especial esfuerzo en conseguir liderazgos en los sectores en los que estamos. Es decir, en Administración Pública, Servicios Públicos, Sanidad, Industria y Finanzas necesitamos cubrir todas las novedades tecnológicas que nos sean próximas para mantener o adquirir una posición de liderazgo; excepto en Industria, todavía hay un nuevo tipo de aplicación informática que es especialmente interesante para Integración de Sistemas-Centrisa, que es cualquier aplicativo que atienda las necesidades de nuestros clientes. Un banco, un ministerio, una consejería de un gobierno autonómico, una empresa de agua, electricidad o de gas. Un factor común en todas ellas es el gran número de clientes o usuarios de sus servicios. Poco a poco hay oferta tecnológica para que no sea un servicio persona a persona, sino un servicio atendido por herramientas tecnológicas. Por eso estamos en temas de respuesta audible, tarjetas inteligentes, en cualquier tecnología que de alguna manera ayude a gestionar y a mantener satisfechos a un número importante de clientes o de usuarios de una empresa, de un sistema, de una entidad.

O sea, Centrisa se ocuparía del desarrollo...

- Giralt: Exacto. Pero la tecnología base en muchos casos sería con alianzas con empresas que llevan muchos años invirtiendo fuertemente en ello. Algunos de estos proyectos están en marcha, sobre todo en banca, distribución de servicios públicos y sanidad. Cualquier entidad que tenga un número de lectores, usuarios, etc. con una potencial comunicación con la empresa matriz es posible intervenir informáticamente.

¿En relación a las redes podría ser una especie de IGR, empresa en la que participa la Caixa?

- Giralt: Algo más serio, no querría ser como una IGR. Estamos totalmente convencidos de que uno de los mundos que se está abriendo fuertemente en gestión de instalaciones es la gestión de las redes. ¿Por qué? Porque en la nueva tecnología de desarrollo de aplicaciones, como el cliente-servidor, se genera una problemática diferente que la existente hasta ahora. Se necesitarán centros de gestión de redes que vayan algo más de lo que es el puro trato dado a que un terminal o una línea telefónica se haya estropeado. Hablamos de mantenimiento, instalaciones, software, de todas las aplicaciones de microinformática. Hablamos de laboratorio o fábrica de software, un centro en el que las aplicaciones que se vayan instalando en los diferentes centros de cliente-servidor estén controlados de determinada manera. E integrar la gestión de redes con la ingeniería de sistemas, lo cual nos permite llegar hasta el host.

¿Cuál sería el mercado natural para este tipo de

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios