| Artículos | 14 SEP 2001

¿Quién gana y quién pierde en el enlace Compaq y HP?

Los entresijos de la fusión más importante de la historia de las TI
La noticia de la compra de Compaq por parte de HP por cerca de 25.000 millones de dólares ha convulsionado los cimientos del sector tecnológico que no ha asistido jamás a la fusión de dos gigantes de semejante calibre. De hecho, todas las grandes consultoras han asegurado sin excepción que ésta es una de las operaciones más importante de la historia de la tecnología de la que ya ha resultado un coloso al que tan sólo IBM es capaz de hacer frente en términos de ingresos. Pero, ocupar el segundo lugar en el podium de las TI conlleva una serie de costes el primero de los cuales ha sido tasado ya en la supresión de cerca de 15.000 puestos de trabajo y una leve reducción en la facturación en 2002 y 2003.

La complejidad que entraña una transacción de este calibre conlleva que muchas de sus principales consecuencias sean todavía incalculables. Pese a haberse convertido en la segunda empresa tecnológica por volumen de ingresos a nivel mundial con unas ventas conjuntas de 87.000 millones de dólares frente a los 90.000 millones que ingresó IBM el pasado año, HP y Compaq, todo en uno, deben enfrentarse ahora a la aprobación de los organismos antimonopolio europeos y norteamericanos, a un proceso de integración plagado de dificultades, a la necesaria reestructuración del mercado y una cartera de clientes, cuando menos desconcertados.
La consecuencia más evidente es, sin duda, el fortalecimiento de dos compañías afectadas por despidos masivos (8.500 en el caso de Compaq y 9.500 en el de HP) y un notable descenso en las ganancias generadas por su negocio principal, la venta de ordenadores personales. Tras la fusión, el conglomerado Compaq-HP se coloca en situación de competir cara a cara con el Gigante Azul, cuyo liderazgo hasta la fecha ha sido indiscutible y, que según han señalado los más importantes analistas, es hoy por hoy, la única organización capaz de plantar cara a un gigante de la talla de HP y Compaq. Otra de las compañías amenazadas por la nueva alianza es Dell Computer, que encabeza el ranking en el segmento de PCs con una participación del 13% a nivel mundial. Según todos los pronósticos, la alianza de estos dos fabricantes desbancaría a Dell al sumar una cuota del 19% lo que le convierte en el primer suministrador de ordenadores personales del mundo. Pero además de en la industria del PC esta fusión tendrá implicaciones en el mundo de los servicios, en el que competirá con IBM Global Services, servidores y redes de almacenamiento, en los que se enfrentaría a IBM, de nuevo, y a otro gigante: Sun Microsystems. Otro segmento en el que la nueva organización jugará un papel importante es el de los ordenadores de mano, en el que pasará a competir seriamente con Palm Computing.
En el apartado de beneficiados, todas las miradas se vuelven hacia Microsoft que mantiene desde hace tiempo un estrecha relación con Compaq. Con la unión la compañía de Gates obtendría los favores también de HP así como una ingente cantidad de personal de servicios dando soporte a sus productos, especialmente un amplio soporte post-venta a la infraestructura de Microsoft en la empresa.

¿Afectará a la libre competencia?
El nacimiento de este nuevo gigante implica la modificación de las bases de la competencia en la industria de las TI. Por ello, las autoridades antimonopolio europeas y norteamericanas no han tardado en reaccionar abriendo una investigación ante la amenaza de que la unión de los dos gigantes informáticos supone para la libre competencia con el objetivo de asegurar que la operación se ajusta a la normativa de ambos territorios. Los consejos de ambas compañías han aprobado la fusión que queda pendiente de la aprobación por parte de los accionistas y de los organismos reguladores europeos y estadounidenses.
Por su parte, desde la cúpula directiva de ambas organizaciones no han cesado los esfuerzos por asegurar que la megafusión se llevará a cabo de acuerdo con las normas regulatorias vigentes tanto en Europa como en Estados Unidos. Para ello, han manifestado que la transacción será realizada con extremo cuidado de no violar ninguna ley y que se ejecutarán los recortes necesarios para adaptarse a dichas exigencias. Rápidamente, ante estas declaraciones, varios expertos en legislación antimonopolio han comenzado a analizar en qué sentido podría hacer recortes la compañía para no traspasar estas leyes. Muchos de estos expertos han coincidido al afirmar que normalmente, en una megafusión de magnitud semejante lo primero sería deshacerse de plantas de producción. En este sentido, y de acuerdo con los informes elaborados por las diferentes consultoras, la nueva empresa ostentará la mayor cuota de mercado combinado (25,8%) de los sectores informáticos en la Unión Europea, Asia y Oriente Medio, por lo que el único competidor lejano será Dell, abarcando una cuota de tan sólo el 10,1%.

El canal, el gran perjudicado
A pesar de que la operación de Compaq por HP ha provocado el nacimiento de un nuevo coloso tecnológico, todavía queda un largo y arduo camino para que esa situación sea una realidad. De hecho, parece ser que las fusiones entre compañías nunca han sido fáciles, y en opinión de la consultora Canalys, la anunciada la pasada semana por HP y Compaq va a dar como resultado un gran perjudicado: el canal de distribución, en general y, especialmente el europeo, “que actualmente ya tiene que sobrevivir a una etapa de escasos márgenes y arreglárselas con una demanda estancada”.
Por otro lado, según el informe elaborado por la firma analista Canalys, la fusión de estas dos grandes compañías supone también una de las mayores oportunidades para algunas empresas como por ejemplo, Fujistu Siemens, Toshiba, Acer y Sony.


El futuro de la fusión a examen
-------------------------------------------
La operación ha cogido por sorpresa a todos el sector de TI. Nadie, ni analistas, ni fabricantes, ni distribuidores esperaban un movimiento semejante por parte de HP por lo que las más importantes consultoras se han puesto a trabajar rápidamente para analizar el futuro de una operación cuyo éxito o fracaso es todavía difícil de predecir. Algo que, de acuerdo con los analistas, depende en gran medida de las estrategia adoptada y de la capacidad de ambas compañías para reducir sus costes. Sobre este último aspecto, las compañías calculan que la fusión ahorraría 2.500 millones de dólares a mediados del año fiscal del 2004 y que se eliminarán unos 15.000 empleos, alrededor del 10 por ciento de la plantilla conjunta.
En este sentido, Carly Fiorina, presidente de HP, ha declarado que la clave del éxito estará en la integración de las dos firmas. “No negamos que la integración vaya a ser compleja”, aseguró, “pero ambas compañías tienen organizaciones similares y las fuerzas de ventas están estructuradas de forma muy parecida lo que facilitará el proceso”.
Por su parte, la consultora independiente Gartner Group, opina que es difícil que esta fusión llegue a buen puerto alegando que “el ahorro de costes estimado por las compañías supone solamente el 3% de los costes combinados” a esto añade que tendrá que superar grandes dificultades legales y la complejidad de tener que gestionar dos negocios y dos marcas. Los inversores de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información