| Artículos | 19 ENE 1996

UMTS: una promesa para 1999

La continua aparición de estándares europeos, muchos de ellos con vocación mundial, está simplificando poco a poco la Torre de Babel inalámbrica que todavía sufrimos. Pero habrá que esperar a 1999 para disponer del prometido UMTS, que integrará los actuales sistemas móviles, inalámbricos y por satélite.

Además de voz, el sistema ofrecerá transmisión de datos, fotografías, gráficos y multimedia, acercándose a la idea de lo que podría llamarse "autopista móvil de la información. Mientras, las tecnologías hoy existentes comienzan a preparar el camino.

Quizá simplificando, se podría decir que el mundo de las comunicaciones móviles se mueve hoy entre dos grandes circunstancias: crecimiento vertiginoso y diversidad tecnológica. El mercado, por su parte, está registrando un período de enorme expansión, hasta el punto de que, según la consultora Analisys, el número de abonados celulares en Europa se incrementó un 63% sólo en el ultimo año. Por lo que respecta concretamente a los servicios móviles de valor añadido, entre los que se incluyen los de datos y mensajes, las estimaciones de Ovum apuntan a un volumen de negocio de 25.600 millones de dólares para el año 2000 en Europa y Estados Unidos, multiplicando por 13 su valor actual.

Todo hace pensar que a final de siglo habrá varios millones de usuarios de aplicaciones móviles de datos en nuestro continente.

Pero, al mismo tiempo que crece el interés de los usuarios por los dispositivos móviles, existe una enorme disparidad de sistemas, tecnologías y terminales que dificultan -cuando no impiden- la interoperatividad entre sí. Tanto es así que, por las propias características y aplicaciones de este tipo de servicios, en las que la movilidad del usuario constituye una premisa básica, parece existir un verdadero abismo entre lo ofrecido por el mercado y lo deseado por la demanda.

Cada tecnología dispone de su propia norma, en ocasiones incompatible con las demás. Ello dificulta considerablemente la interoperatividad de sistemas y su difusión extrafronteriza, propiciando por contra la aparición de tecnologías, normas y sistemas "asesinos", que engullen a los que no logran la supervivencia comercial.

La aparición de normas paneuropeas como GSM, DECT o ERMES está ayudando a solventar en gran parte el problema, pero los usuarios todavía esperan más: un sistema móvil capaz de proporcionar todo a todos, en cualquier lugar y en cualquier momento. Ese concepto ya tiene siglas, UMTS, y fecha fija para hacerse realidad, 1999.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información