Centro de datos | Noticias | 22 FEB 2012

Europa quiere superar a Estados Unidos en supercomputación

La Unión Europea quiere equipararse a la Casa Blanca en cuanto al esfuerzo inversor en materia de supercomputación se refiere y duplicó la partida asignada a tal efecto para este 2012. Los analistas plantean sus dudas sobre el éxito de la iniciativa.
Computerworld

La Comisión Europea anunció la semana pasada que está duplicando su inversión en favor del impulso a la supercomputación, desde unos presupuestos de 630 millones a una inversión total de 1.200 millones de euros para este año. Un anuncio que se produce a pesar de la actual situación económica y el contexto de ajustes y recortes en los sectores públicos de toda Europa.

Un movimiento que se podría entender como la respuesta europea a los presupuestos de la Casa Blanca, correspondientes al año fiscal 2013, que prevé nuevas ayudas para desarrollar este tipo de tecnologías. Sin ir más lejos, el Departamento de Energía norteamericano solicitó al Gobierno una inversión de 91 millones de dólares para la investigación en materia de supercomputación, de los cuáles recibió 73,4 millones, 28,3 más de los gastados en el ejercicio anterior. Para 2012, la petición asciende a 89,5 millones de dólares, aunque se estima que existen otras partidas camufladas en otros conceptos que también podrían ayudar a sufragar este tipo de proyectos, especialmente en los presupuestos de Defensa.

Ese nivel de inversión, explica el analista de IDC Earl Joseph, no es más que una migaja para una estrategia que puede requerir miles de millones. Mientras tanto, China se está adelantando tanto a Europa como a Estados Unidos con sus propios planes y lo más importante: cuenta con los recursos financieros y talento humano para avanzar en la informática de alto rendimiento. “Los europeos deben estar particularmente preocupados por China”.

Diferenciarse de sus rivales

La mayor parte de las inversiones de Estados Unidos en este campo van dirigidas a aspectos básicos como nuevos tipos de procesadores, memorias, sistemas operativos y compiladores, así como a nuevas oportunidades de negocio que también podrían ser aplicadas en el comercio, concluye Joseph.

Por ello, la firma de investigación recomienda que Europa se centre en el desarrollo de aplicaciones que puedan aprovechar y utilizar las capacidades de supercomputación a costa de poner un menor énfasis en el desarrollo de hardware.

Los europeos, al igual que los chinos, están viendo una gran oportunidad en el impulso de la supercomputación, con el objetivo de desarrollar sistemas 1.000 veces más potente que cualquiera de las infraestructuras que funcionan hoy en día. Un sistema de supercomputación será capaz de llegar a un millón de billones de operaciones por segundo.

Apuesta decidida de la UE

Pero la supercomputación "plantea numerosos retos difíciles", explicó la Comisión Europea (CE) en un informe que acompañó a sus anuncios de inversiones. supercomputacion ueLos desafíos incluyen la reducción en el consumo de energía, junto con el desarrollo de nuevos modelos de programación. “Estos retos son los mismos para todos los actores en el mercado y no pueden ser satisfechos por simple extrapolación, sino que requieren de una innovación radical en varias tecnologías", concluyó la UE "Esto ofrece oportunidades a los jugadores industriales y académicos de la UE para volver a situarse en el campo".

Al anunciar los planes europeos, la comisaria Neelie Kroes afirmó que "la informática de alto rendimiento es un factor crucial para la industria europea y para la creación de más puestos de trabajo en Europa. Tenemos que invertir inteligentemente en este campo, porque no podemos darnos el lujo de dejar avanzar a nuestros competidores".

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información