Centro de datos | Noticias | 04 ABR 2016

HPE estrena la 'memoria persistente' en sus servidores

La compañía lanza sus primeros servidores Proliant Gen9 con la tecnología NVDIMM de 'memoria persistente' en la que se unifica la memoria DRAM junto con memoria Flash de almacenamiento en un mismo módulo DIMM. Los rendimientos en servidores son muy superiores frente a la tecnología tradicional.
HPE 8 GB NVDIMM
Alfonso Casas

La memoria y el almacenamiento son componentes que, durante décadas, siempre se han concebido de forma separada en las configuraciones de los ordenadores tradicionales. Pero según la visión de Hewlett Packard Enterprise, esto está cambiando para proporcionar mejores rendimientos en servidores. Así, HPE considera que es necesario ir más allá del planteamiento tradicional de años atrás y unificar ambos componentes en una nueva “memoria persistente” que es lo que la compañía está anunciando estos días. Dicho “módulo” combina 8 GB de memoria DRAM junto con 8 GB de memoria tipo Flash en un único módulo de formato DIMM, el cual podría convertirse en la memoria estándar para servidores.

El slot DRAM opera a altas velocidades pero por el momento resulta excesivamente caro, y si un servidor se cae de manera inesperada, cualquier dato en DRAM puede perderse. Por su parte, la memoria Flash es de tipo no volátil, permitiendo retener los datos cuando la fuente de alimentación es retirada o reemplazada.

HPE menciona que los módulos de “memoria persistentes” son conocidos como NVDIMMs, combinando la velocidad habitual de la DRAM con la resistencia de Flash.

La tecnología no pretende reemplazar las soluciones de almacenamiento externo ya existentes, como los discos duros, las unidades SSD o los sistemas de cinta utilizados para las copias de seguridad cuando se trata de manejar grandes cantidades de datos. Se trata de proporcionar una porción de almacenamiento que quede residente en el bus de la memoria para garantizar alta velocidad y disponibilidad, conservando los datos en el caso de que se bloquee el servidor. De este modo, las aplicaciones en NVDIMM pueden correr mucho más rápido, según destaca HPE, ya que los datos no tienen que viajar entre las unidades de CPU y los sistemas de almacenamiento. HPE dice que NVDIMM ofrece hasta seis veces el ancho de banda de los SSD basado en la alta velocidad de NVMe y proporciona un rendimiento de 24 veces más en IOPS (operaciones de entrada y salida).

HPE no se encuentra solo en este nuevo formato, ya que otros fabricantes como Micron Technology y Viking fabrican VNDIMMs, y otros fabricantes de servidores ya están experimentando con modelos similares de la denominada “memoria persistente”.

Patrick Moorhead, analista principal en Moor Insights y Strategy comenta que “HPE juega con cierta ventaja sobre sus rivales, en lo que respecta al mercado de servidores”. La compañía tiene planes para su comercialización a partir de este mismo mes, y es posible encontrarla en dos modelos diferentes de servidores Proliant Gen 9: el DL380 y el DL360. 

También es necesaria la participación de fabricantes de software para sacar el máximo partido a esta tecnología. Los sistemas operativos deben ser conscientes de NVDIMM para aprovechar todo su potencial, y mientras las aplicaciones estándares verán mejoras de rendimiento, los mayores beneficios llegarán una vez que los desarrolladores programen para aprovechar el uso de la “memoria persistente”.

De momento, HPE ha desarrollado un controlador para Windows Server 2012 R2 que estará disponible con los nuevos servidores. Además, los socios de HPE, como Microsoft, apoyarán NVDIMM en las versiones de Windows Server 2016, la cual se espera que llegue a finales de este año. La compañía también está trabajando con proveedores de Linux y otros fabricantes de software.

En cuanto a precios, NVDIMMs no es barata ya que presenta un precio de 899 dólares, en comparación con las tecnologías ya existentes, donde un módulo DRAM estándar de 8GB de memoria RAM cuesta unos 249 dólares. Los módulos NVDIMMs cuentan con un microcontrolador y se conectan a una batería de iones de litio de 96 vatios integrado en el servidor. Si un servidor falla, la batería dota del voltaje necesario para alimentar al módulo hasta que los datos en la memoria DRAM hayan sido respaldados y no se pierdan. La batería puede soportar hasta 128 GB de “memoria persistente” en un servidor.

Desde HPE destacan que los principales beneficiarios de NVDIMM serán entornos de aplicaciones como bases de datos. Diversas pruebas ya han demostrado que es posible incrementar el rendimiento hasta 10 veces más. 

 

Los portavoces de HPE también destacan que Intel puede ofrecer su tecnología 3D Xpoint de alta velocidad en una forma de “memoria persistente”. Así pues, NVDIMMs podría convertirse en un futuro próximo en la tecnología de arquitecturas avanzadas. 

Es una información de Agam Shah, del servicio IDG News Service

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información