Economía digital | Noticias | 15 SEP 2016

España es la 14ª economía mundial, pero baja al puesto 45 en digitalización

Un estudio sobre la digitalización de la actividad económica en España, elaborado por la consultora Roland Berger en colaboración con Siemens, urge a las empresas españolas a emprender un proceso de cambio para adaptarse al mundo digital.
Joan Francás de Siemens
Joan Francás, vicepresidente y director general de Siemens Industry software para España y Portugal.
Marga Verdú (Barcelona)

Siemens PLM ha presentado en Barcelona el informe “España 4.0, el reto de la transformación digital de la economía”, realizado conjuntamente con Roland Berger, en el que destaca el largo trayecto que les queda a las compañías de este país por recorrer para alcanzar el éxito en desarrollo digital. Centrando el discurso en el sector de la economía dedicado a la cadena de producción, el estudio se hace hincapié en el hecho de que la obligada transformación digital hacia la España 4.0 conlleva asociados importantes beneficios para las empresas, gracias a la mejora de la cifra de negocio y la optimización de los costes, que pueden descender hasta un 20%.

Es destacable del informe que, si bien la economía española ocupa en el mundo la posición número 14 por volumen de PIB, desciende hasta el puesto 45 en desarrollo relacionado con la transformación digital. El informe señala asimismo que, para reducir este diferencial respecto a otros países, es necesaria una acción coordinada por parte de la Administración, empresas y asociaciones, con la finalidad de impulsar la inversión, potenciar la I+D y fomentar el desarrollo de capacidades digitales, creando así un verdadero ecosistema digital. No obstante, diversos son los obstáculos que España ha de afrontar para asumir el potencial de esta transformación, empezando por la falta de inversión. Según datos del Eurostat, nuestro país invierte solo el 1,2% del PIB en I+D, frente al 3%  que dedica Alemania o el 2% de la media de la UE, respectivamente.

“Lograr el éxito en el camino hacia la transformación digital supone mantener las ideas claras en el negocio, y contar con una cultura empresarial que esté abierta a la innovación y la adopción de estas nuevas estrategias impulsadas por la tecnología. No obstante, junto a la falta de inversión, existen muchas otras barreras que se interponen como la resistencia al cambio, los costes que conlleva el proceso de transformación y la falta de competencias”, afirmaba Joan Francás, vicepresidente y director general de Siemens Industry software para España y Portugal.

De acuerdo con los resultados, solo un 38% de las empresas cuenta con una estrategia digital formalizada, mientras que el 26% no tiene un responsable en el área digital. Esta falta de apuesta se refleja en una importante carencia en la incorporación de nuevos perfiles profesionales, dado que el 20% no dedica ningún apartida presupuestaria a la formación digital necesaria para gestionar adecuadamente el cambio cultural y dotar a la empresa de capacidades digitales.

En este contexto, el responsable de Siemens PLM Software, unidad de negocio de Siemens Digital Factory Division ofrecía una visión del gap diferencial importante que existe  entre lo que opinan los directivos españoles sobre lo que ofrece la transformación digital frente a una falta de apuesta por el desarrollo digital, y lo hacía de esta manera: “El factor cultural es un elemento clave en el desarrollo de la digitalización; y va muy ligado a una necesidad constante y periódica de formar a los empleados. En España, muchos directivos son reacios a formar a sus trabajadores porque implica un gasto, con el temor a que se vayan cuando estén formados. Llegados a este punto, yo les pregunto: ¿es preferible no formarles, y que se queden?”

Del mismo modo Eduard Marfá, director de marketing EMEA de Siemens, señalaba a que en la edad digital en la que nos encontramos, la edad de los trabajadores ya no resulta tan determinante en el mercado laboral como años atrás. “Nuestro estudio pone de manifiesto que los equipos de trabajo integrados por millennials y por profesionales de más edad y experiencia en un entorno digital dan como resultado la mejor combinación para llevar al éxito a una organización”.

La diferencia o “gap de penetración digital” en España supera el 75% en sectores como salud o transporte, seguido de la energía, con un 51%. Por sectores, telecomunicaciones y servicios financieros son los que cuentan con mayor madurez digital, con el 91% y el 83%, respectivamente. En el caso de la industria, la energía o las farmacéuticas y salud, más de la mitad de las empresas manifiestan que no cuentan con los medios suficientes para llevar a cabo una estrategia digital.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información