Entrevistas | Noticias | 02 AGO 2018

Sisteplant consolida los requisitos para alcanzar la 'fábrica inteligente'

"Hay que saber distinguir la digitalización convencional de las estrategias puras de industria 4.0", asegura Alfonso Ganzábal, director general de la compañía.
Alfonso Ganzábal, director general de Sisteplant
Alfonso Ganzábal, director general de Sisteplant
Mario Moreno

 

España tiene un compromiso con la Unión Europea. Un compromiso que no va a cumplir. Se trata del plan de reindustrialización “para la era  de la globalización”, por el cual los países miembro tienen como objetivo que la industria represente un 20% en el peso de su PIB. Salvo contadas excepciones –La Rioja, Navarra y País Vasco– no vamos a llegar a tiempo. Y eso que el Ministerio de Industria lanzó un plan en 2014 –que ya se ha ejecutado en un 80%– a fin de estimular esta estrategia .El país tiene que avanzar hacia un nuevo modelo, el conocido como Industria 4.0.

Precisamente es en el ecosistema vasco, uno de los más avezados,  donde nace Sisteplant, la compañía que trata de ayudar a las fábricas a avanzar estos modelos. Pero, para definir este panorama, indica Alfonso Ganzábal, director general de la firma, hay que distinguir entre las plantas que realmente han experimentado este cambio y las que han realizado una digitalización convencional. “El sector lleva invirtiendo en tecnologías desde hace mucho tiempo, pero las estrategias 4.0 todavía están muy localizadas”, indica. “Una cosa es tener software, algo que está bastante extendido en España, y otra muy distinta es tener estrategias puras”.

Obviamente, explica, para llegar a ese concepto hay que partir de unos niveles mínimos, como la automatización de procesos en plantas de no valor o la reducción de tareas administrativas. “Hablamos controlar los procesos productivos, contar con sistemas de información y establecer una cultura organizativa para que se puedan comparar esos procesos con estándares y ver cómo van en cuanto a calidad, plazos de entrega y la identificación de las brechas que hacen que no se rinda al 100%”. Una vez superada esta fase, entiende Ganzábal que ya es posible pensar en 4.0. Si la digitalización tiene que ver con el dominio del proceso, explica, el siguiente paso está muy relacionado con las personas. El empleado ya conoce, de manera tácita, las tecnologías de fabricación pero tiene una falta de dominio del proceso. “Es aquí donde entran en juego las plataformas 4.0 de inteligencia artificial y de machine learning que permiten modelar matemáticamente los procesos productivos y entrenar a las personas en la explicitación del conocimiento”, sostiene. Por último, y para culminar la nueva estrategia, Ganzábal cree necesaria la propia regulación del proceso. Es decir, que sea el propio proceso, mediante tecnologías embebidas, quien incorpore esa inteligencia.

Dentro del abanico de tecnologías que la ‘fábrica inteligente’ (así es el concepto con el que define Sisteplant al nuevo panorama) el directivo destaca desde las ciencias de tratamiento de datos hasta las de comunicaciones, sin olvidar la importancia de la inteligencia artificial y el machine learning. “Una de las características distintivas de la industria 4.0 es el pronóstico; la capacidad de identificar los ratios de calidad o, por ejemplo, cuándo se va a producir el fallo de una máquina”. Asimismo, nos encaminamos a fabricaciones de productos con series muy cortas y personalizadas. “La flexibilidad hacia los clientes también es esencial”, indica. Tanto es así que incluso la impresión 3D ya se ha empezado a abrir hueco en el panorama.

 

Más de 30 años de trayectoria

Sisteplant nace en 1984.Con este recorrido, se ha tenido que reinventar para orientarse hacia modelos 4.0. Cuenta Ganzábal que en los años previos a 2010 el sector vio como muchas industrias avanzadas como automoción o aeronáutica habían llegado a un modelo de excelencia alto que no se podía sostener con modelos convencionales. “Empezamos a pensar cómo ofrecer valor añadido. La informática se había centrado mucho en la reducción de pérdidas de valor pero ya se demandaba trabajar sobre el conocimiento como base”.

Por ello, la plataforma que oferta Sisteplant está basada en esta visión holística que aglutina tecnologías procesos y personas. Además, creó recientemente Automotive Intelligence Center  (AIC), un centro de competencia con el objeto de que las empresas puedan experimentar sus propuestas antes de llevarlas a las fábricas.

La compañía está presente en España, México y Brasil, aunque ya cuenta con proyectos en otros países europeos y en Estados Unidos. A pesar de la reticencia de la industria española, este sigue siendo el mercado de mayor peso para la firma. Sin embargo, Ganzábal reclama un poco más de “valentía” a los directivos para crear realmente fábricas 4.0. “Tengo la sensación de que no se atreven porque estos conceptos se relacionan con grandes inversiones. Pero hay mil formas de empezar, poco a poco, con pequeñas experiencias en planta que van quitando el miedo”, concluye.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios