Tecnología | Artículos | 14 MAY 2004

¿Cómo reducir los costes de un proyecto de almacenamiento?

Razones para convencer a la dirección general
No hay soluciones abreviadas baratas. Para ahorrar dinero a largo plazo, hay que invertir en redes de almacenamiento. Los directores de TI lo saben y su gran reto es convencer a la dirección general de la conveniencia de hacerlo para no poner en peligro la continuidad de sus respectivas empresas. El secreto para lograrlo es seguir una estrategia que logre reducir los costes de almacenamiento paso a paso, mediante una planificación diligente y continua.

Muchas empresas y organizaciones se están enfrentando a unas necesidades de espacio de almacenamiento de datos y de sistemas de recuperación de desastres cada vez mayores a la vez que tienen que actuar en un clima económico difícil, con presupuestos congelados y un staff con exceso de trabajo.
Estas empresas comprenden que ahorrar dinero en almacenamiento de datos sin costosas inversiones en tecnologías de “almacenamiento conectado en red” o NAS (Network Attached Storage) es casi imposible. Desafortunadamente, estas redes de almacenamiento de datos no son baratas y no ofrecen un remedio rápido para reducir inmediatamente los costes de almacenamiento.
Por lo tanto, la paradoja del almacenamiento es que hay que gastar dinero para ahorrar dinero. ¿Qué puede hacer una empresa?
Algunos analistas del sector, consultores, proveedores de almacenamiento y departamentos u organizaciones de Tecnologías de la Información afirman que reducir los costes de almacenamiento es un proceso paso-a-paso, que comienza con una planificación diligente y continua. Los siguientes son los cinco pasos clave a seguir.

1. Planificar para consolidar
El primer paso es aplicar una “disciplina de centro de proceso de datos” al almacenamiento situado fuera del centro de proceso. Es de importancia crítica consolidar todo el almacenamiento en todas las plataformas, para reducir los costes de gestión y de mantenimiento.
Por ejemplo, tener siete servidores con “Almacenamiento de Conexión Directa” o DAS (Direct Attached Storage) es mucho menos eficiente que tener una red de área de almacenamiento (SAN) que actúa como un pool de almacenamiento que pueden utilizar varios servidores. Por lo pronto, un único pool de almacenamiento resulta más barato que gestionar sistemas de almacenamiento de conexión directa con servidores. Además, cuando el almacenamiento es compartido en una red SAN, no es necesario mantener grandes cantidades de capacidad extra (con fines de duplicación o de backup) para cada servidor.

2. Conectar subsistema modulares
Una ventaja de las redes de almacenamiento es que se puede añadir capacidad de almacenamiento de forma modular cada vez que el negocio lo demanda, evitando así el tiempo inactivo causado por carencias de espacio de almacenamiento ocasionales.
Pasar a entornos de almacenamiento en red que permiten modularidad hace mucho más fácil mantener y asignar espacio de almacenamiento de acuerdo con las necesidades del negocio, y permitirá definitivamente reducir los costes. Aunque la principal ventaja de “hacerse modular” es que se reduce el coste del tiempo inproductivo, también se reducen los costes de explotación diarios, ya que se requieren muchos más recursos para el mantenimiento de varios dispositivos de almacenamiento de acceso directo que mantener una red SAN.
La firma de abogados Paul, Hastings, Janofsky & Walker LLP solía entrar en una crisis de almacenamiento cada pocos meses con su almacenamiento de acceso directo. Ahora está implementando una infraestructura de almacenamiento de 18TB de la empresa EMC para atender a las demandas de aplicaciones críticas, incluyendo facturación mensual, documentación, contabilidad, correo electrónico y otros tipos de software a nivel de empresa.
Esta empresa necesitaba ahorrar dinero y gestionar más eficientemente los recursos de almacenamiento, porque el coste del almacenamiento de conexión directa para más de 100 servidores de ficheros resultaba insostenible. “Los costes de mantenimiento y otros varios de la oficina central excedían por sí solos de 400.000 dólares al año”, según Stova Wong, director de Telecomunicaciones de la firma.
Wong evaluó ofertas de IBM, Hewlett-Packard y EMC, y eligió a EMC por su experiencia en el sector legal en la zona donde radica la compañía. Recientemente, la firma comenzó a instalar redes SAN EMC Symmetrix y Clariion utilizando conmutadores Fibre Channel para ofrecer almacenamiento de datos consolidado.
Además está implementando almacenamiento de conexión en red (SAN) para documentos basados en imágenes y otros documentos visuales que sirven de apoyo a las litigaciones. Y el software de gestión EMC controlará de forma centralizada toda la infraestructura SAN y NAS.
El entorno NAS de almacenamiento en red ha mejorado ya la precisión y eficiencia de los procesos de facturación, reduciendo de seis horas a una el tiempo necesario para el proceso de fin de mes. “Eso significa menores costes de contabilidad, porque no tenemos ya que pagar al responsable de contabilidad por esperar seis horas mientras se procesan los informes de facturación”, asegura Wong.
La mayoría de los ahorros han sido resultado de reducir los gastos generales administrativos y el tiempo improductivo, comenta. Antes, la empresa sufría carencias de espacio de almacenamiento cada pocos meses, lo cual significaba que había que interrumpir el sistema. Esa situación ha sido eliminada con la infraestructura de almacenamiento en red.

3. Gestionar estrictamente el almacenamiento
“Hay que hacer responsables a los usuarios del almacenamiento que utilizan”, afirma Chuck Hollis, vicepresidente de Mercados y Productos de EMC. “Es necesario saber de cuánta capacidad de almacenamiento se dispone –en toda la empresa– y para qué se está utilizando”.
Sorprendentemente, muchas empresas no controlan los niveles de utilización de su almacenamiento –excepto en los entornos mainframe, en los que se utiliza inútilmente muy poca capacidad–. Sin embargo, algunas estimaciones sobre el sector sugieren que en los entornos Unix se pierde un 30% de la capacidad de almacenamiento. Y esa cifra llega al 70% en los entornos Windows.
Hollis transmite con frecuencia un mismo mensaje a sus clientes: “Que continúan desperdiciando hasta dos terceras partes de su capacidad de almacenamiento actual y que pueden aumentar la utilización y reducir los costes mediante consolidación en almacenamiento conectado en red y una gestión estricta del almacenamiento”.
Esto significa en realidad medir cómo se está utilizando el almacenamiento. “Cuando se presenta el almacenamiento como si fuera gratis e infinito, todo el mundo lo utilizará hasta agotarlo,” asegura Hollis. Sin embargo, las organizaciones y departamentos de Tecnologías de la Información deben poder analizar en detalle, por ejemplo, los beneficios comerciales de esos 2TB de ficheros MP3 de un determinado servidor Windows, si desean controlar los costes de utilización.

4. Buscar la interoperabilidad
La modularidad permite a las organizaciones TI dar un gran paso adelante en la reducción de los costes de gestión del almacenamiento, pero es la interoperabilidad la que se considera el Santo Grial u objetivo más deseado, al permitir a los clientes elegir entre múltiples dispositivos conectados en red para mantener bajos los costes. Sin embargo, en su mayor parte, ese continúa siendo un sueño inalcanzado.
Los proveedores de
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios