Tecnología | Noticias | 15 ENE 2016

Diez inquietantes historias tecnológicas de 2015 (parte I de III)

Desde los cambios que ha experimentado el perfil del directivo hasta llegar al estadio de personas que hacen de baterías humanas, pasando por la informática cuántica capaz de enviar información a una dimensión espacio-temporal del pasado, el universo tecnológico no para de asombrar. Iniciamos un reportaje de 10 historias raras del ecosistema TI dividida en tres partes, cuya primera entrega presentamos hoy.
CHIP CUÁNTICO
Chip cuántico
Redacción

 

Las noticias relacionadas con historias extrañas en el mundo de la tecnología son un género en sí mismo dentro de la prensa. Este tipo de información representa las luces y sombras de las noticias efervescentes de tipo “fast food” que, tan pronto retrata a una banda de delincuentes como desgrana las travesuras infantiles de un gurú multimillonario de la industria TI, ocupando las portadas de todos los medio, incluidos los informativos de máxima audiencia, retransmisiones en directo y redes sociales.

 

De un modo inexplicable, la mayoría de artículos investigación e innovación en ciencia y tecnología acaban en la sección de fenómenos extraños, junto a la de astrología y otras charlatanerías más propias del ámbito de la prensa del corazón. En cualquier caso y, debido a que el mundo de las TI se mueve muy rápidamente, este tipo de temas permanece en la palestra de manera efímera, sucumbiendo rápidamente al volumen de un tsunami de noticias que parece no tener fin.

 

De hecho, este tipo de información de lectura rápida se diluye tan pronto que no permite apreciar el valor genuino que destila, y menos aun proporciona datos que redunden en implicaciones a un nivel más amplio. Es por eso que vamos a echar la vista atrás por un momento y a contemplar diez realidades de 2015 que trascendieron por su importancia durante pocas horas pero que acabaron sucumbiendo al maremágnum informativo que, al final, lo acaba engullendo todo, como un modelo de gargantúa más actual que deglute tanto noticias de maquinas que se replican solas, como a aquellas que hablan de los parches de piel que crean baterías humanas, pasando por computadoras que hacen un seguimiento pormenorizado de los viajeros en ruta.

 

Parches de piel que se transforman en baterías de recarga

El momento crítico ha llegado: máquinas que emplean personas a modo de baterías. En enero de 2015, investigadores de la universidad de Singapur descubrieron un sistema que era capaz de acumular energía humana a través de la piel. El dispositivo de recarga dermal acumula la electricidad estática que desprende el cuerpo a través del efecto triboeléctrico, causado por la fricción que genera el roce de dos superficies similares.  

Cuando se adhiere al antebrazo o a la garganta del usuario, el dispositivo recoge energía procedente de las actividades del día a día. El parche dermal es en la actualidad uno de muchos sistemas en desarrollo que existen para la recogida de energía de humanos para accionar wearables y dispositivos móviles.

 

La informática cuántica viaja en el tiempo

Un grupo internacional de investigadores llegaron a la palestra de la actualidad cuando anunciaron, con total seriedad, un modelo informático que enviaba información retrocediendo en el tiempo. Podríamos necesitar un doctorado, o tres, para llegar al kit de la cuestión, pero lo cierto es que: la profundidad y extrañeza que entraña la informática cuántica demostró que es posible el envío de datos “paquetizados” a través de una curva cerrada espaciotemporal que actúa a modo de agujero de gusano que es capaz trasladarse en el tejido del espacio- tiempo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información