Tecnología | Artículos | 14 MAY 2004

El almacenamiento, la clave de la consolidación

Un paso lógico en las TI
La consolidación, que comenzó hace casi seis años coincidiendo con la explosión de Internet, se ha convertido ahora es un paso clave en la evolución de las Tecnologías de la Información. Todos los proveedores de TI coinciden en que la consolidación trae consigo beneficios claros y fácilmente demostrables, entre los que se encuentran la optimización de infraestructura, procesos tecnológicos y de negocio, niveles de servicios y mejor respuesta a la recuperación ante desastres.

La mayor complejidad de las grandes infraestructuras tecnológicas, con multiplicidad de servidores y problemáticas cada vez más difíciles de administrar, ha favorecido los procesos de consolidación de las infraestructuras de información. Gracias a la consolidación es posible optimizar todos los proceso de la empresa, tanto tecnológicos como de negocio, y cumplir el objetivo de reducir costes. Según un estudio de Giga Group, la consolidación de infraestructuras proporciona un retorno de inversión (ROI) en torno a un 20-30% de reducción en costes en un período de entre 6 y 18 meses.
Actualmente, los responsables de TI muestran una mayor atención sobre sus infraestructuras sobre todo porque su actividad está sujeta cada vez más a la justificación del retorno de inversión y a una maximización de la productividad de su área, mediante la contención de los recursos dedicados a la gestión de TI (personas, equipos, tiempos, espacio e inversiones). De esta manera, la consolidación de infraestructuras informáticas tiene como objetivo incrementar la flexibilidad para que las compañías se adapten a los cambios al tiempo que aumenta el retorno de inversión.

Beneficios
La integración de entornos heterogéneos de Tecnologías de la Información como resultado de fusiones de empresas, la mejora de los niveles de servicio gracias a una más alta disponibilidad de los sistemas y a menos caídas de los mismos, y el aumento de la flexibilidad de una empresa, que le permite poner sus productos y servicios en el mercado con mayor rapidez son algunos de los beneficios más claros de un proceso de consolidación. Pero estos aspectos traen como consecuencia, además, la reducción de los costes de Tecnologías de la Información globales, garantizando la protección de la inversión de los equipos existentes, una mayor eficacia en la gestión de la información ofreciendo al mismo tiempo una alta disponibilidad de los datos y un valor añadido para el cliente, aportándole mejores tiempos de respuesta.

Soluciones de valor
Hoy en día, los términos de consolidación y centralización tienen el foco en las plataformas de almacenamiento, sobre las que pivota la optimización de la utilización de la infraestructura. NAS (Networking-Attached Storage) para la mejora de su conexión IP, SAN (Storage Area Networks) para la mejora del canal fibra y CAS (Content-Addressed Storage) para el almacenamiento y recuperación de contenido fijo se erigen en las distintas tecnologías que contribuyen y facilitan el logro de estos objetivos.
En este contexto, EMC dispone de la más extensa y completa gama de soluciones que le permiten implantar la infraestructura óptima de almacenamiento y gestión del ciclo de vida de la información para cualquier tipo o tamaño de empresa u organización.
A finales del año 2001, EMC comenzó a desplegar una estrategia denominada AutoIS (Automated Information Storage), que formaba la base sobre la cual se liberarían una serie de productos orientados a unificar la administración de diversas plataformas, propias de EMC y de terceros. Esta iniciativa tuvo aceptación de otros proveedores, quienes dispusieron los mecanismos necesarios para integrar sus productos con esta solución de EMC.
EMC dispone de soluciones de Networked Storage, término que acuña la posibilidad de hacer accesible información de diversos sistemas y tecnologías, a través de la conectividad que requieren sus clientes, sea SAN, NAS o CAS, los cuales son respaldados por una gama de productos como Symmetrix DMX, la familia CLARiiON, integrada por los sistemas CX300, CX500 y CX700, Celerra, Centera, Connectrix, Control Center/Open Edition.
Asimismo, para incrementar el rendimiento de la red de almacenamiento, EMC cuenta con el software Replication Manager y Automated Resource Manager (ARM). El primero administra todo el proceso de replicación de la información, desde el descubrimiento y configuración hasta la operación de múltiples réplicas en disco. Por su parte, ARM es un software abierto que reduce la complejidad y los costes asociados a la asignación de los recursos de almacenamiento en función de las necesidades de las aplicaciones. Gracias a la automatización del suministro de capacidad, el producto logra agilizar los pasos requeridos para el proceso de asignación, disminuyendo también el número de errores y asegurando que cada aplicación recibe los recursos necesarios según los requerimientos del negocio. Producto clave dentro de la familia EMC ControlCenter –gama de software integrado para el almacenamiento en red-, esta solución permite al propio cliente definir de forma fácil y rápida sus políticas de almacenamiento fijando niveles de servicio concretos para aplicaciones específicas. El software dispone de diversas opciones que pueden instalarse en función del tipo de almacenamiento, el nivel de RAID, los parámetros de replicación o el número de enrutamientos entre el servidor y las soluciones de almacenamiento. Automated Resource Manager soporta los dispositivos EMC Symmetrix, EMC CLARiiON y HP StorageWorks, y actualmente la compañía trabaja para ofrecer soporte de dispositivos de otros fabricantes.
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios