Tecnología | Noticias | 29 JUN 2016

El nuevo servidor de Fujitsu, Primergy CX600 M1, supera los 500 TeraFlops de rendimiento

Ofrece además computación paralela en altos niveles así como la compatibilidad con otros softwares.
Fujitsu servidor

Fujistu ha presentado su nuevo servidor Primergy CX600 M1, una plataforma de computación que busca cambiar las reglas del juego con nuevos niveles de computación masiva paralela. Su objetivo es responder a las crecientes necesidades del mercado en cuanto a rapidez y capacidad de cómputo causadas por la aparición del Big Data así como de los amplios avances tecnológicos de la industria.

El Primergy CX600 M1 cuenta con ocho nodos de cómputo en dos unidades de rack, aunque su auténtico punto fuerte es la 2ª generación de procesadores Intel Xenon Phi con los que cuenta, los encargados de proporcionar el rendimiento, “lo que crea un servidor de extremada densidad”, según estima Juan Antonio García, director de Desarrollo de Negocio de HPC y Analytics en Fujitsu .

Fabricado en Alemania y diseñado en Japón, “se trata de un auténtico samurái de la computación”, explica Juan Antonio García. Además, la plataforma puede refrigerarse mediante aire o agua a elección del cliente, “lo cual optimiza el uso energético de la máquina y ahorra costes”.

“La importancia de esta plataforma radica en su gran densidad; es una gran disrupción para la industria”, ha comentado Adriano Galano, director de Desarrollo de Negocio en España de Fujitsu. Este valor se alcanza mediante los ya mencionados nodos, que multiplican por seis su rendimiento en comparación a un servidor estándar. “Pero también es importante su capacidad de procesar trabajos paralelos y su compatibilidad con otros softwares”, estima Galano.

En un solo rack estándar se pueden almacenar hasta 168 nodos de cómputo, más de 12.000 cores y 64 Terabytes de memoria; “si la computación es la Fórmula 1 de la informática, la carrera por la que se está compitiendo es alcanzar la cifra de 1.000 petaflops. Pues bien, con estos servidores se puede alcanzar un rendimiento de más de 500 Teraflops, un azance clave e histórico”, explica el director de Desarrollo de Negocio de Fujitsu.

Su uso es muy variado: no se limita solo a las industrias típicas, si no que puede ser una solución especialmente útil en el entorno de las Ciencias de la Vida. “Mejoraría mucho procesos como la secuenciación genómica o el diseño de fármacos”, comenta García. “En España hay especialmente una gran apuesta en esta área, y para poder llevar a cabo todos esos cálculos, contar con un servidor que reduzca el tiempo de días a horas cambiaría la forma de avanzar en la investigación”.

Simon Viñals, director de Tecnología de Intel, señala la importancia de este avance para las empresas: “Antes estos niveles de cálculo y sus beneficios solo los obtenían universidades y gobiernos; ahora con este lanzamiento se democratiza la alta computación, lo cambia todo”, añade Viñals.

“El hecho de que utilice además la arquitectura X86 es lo que además concede su amplitud del ecosistema y su compatibilidad”, señala el director de Tecnología de Intel. “Con el X86 se buscaba volar, y el procesador Xenon Phi lo consigue con una computación rápida y una baja latencia de comunicación”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información