Tecnología | Artículos | 14 MAY 2004

ILM, el valor de la información

La gran evolución en la industria del almacenamiento
La información se ha convertido en una herramienta crítica no sólo en la vida diaria de cualquier ciudadano sino también en los negocios. A medida que este proceso ha avanzado, también se ha intensificado su tratamiento, que en la actualidad está sujeto a los requerimientos legales que regulan cómo deben almacenarse, recuperarse y manejarse los activos de la información. ILM (Information Lifecycle Management en sus siglas en inglés) es la solución para mantener productiva la información a lo largo de todo el ciclo de vida de los datos y responder rápidamente a los cambios imprevisibles del negocio.

La gestión del ciclo de vida de la información o ILM es, como su propio nombre indica, un modelo para manejar la información a través de la vida útil de los datos, desde su generación hasta su uso, pasando por el archivo y su destrucción. Y es que, como todo, la información dispone de su propio ciclo de vida, durante el cual el valor de los datos evoluciona, desde su nacimiento hasta el término de su vida útil.
ILM es un nuevo paradigma de la gestión del almacenamiento y sobre él hay puestas grandes expectativas dadas las posibilidades que ofrece, ya que sin duda cambiará el modo en que se gestiona la información, simplificándola y automatizándola.
Antes de sumergirse en la gestión del ciclo de vida de la información, las empresas deben optimizar sus infraestructuras para poder hacer frente al crecimiento explosivo de la información que generan los negocios de hoy en día. Una vez que se apueste por esta vía, previamente deben darse dos pasos. El primero de ellos será identificar las metas fijadas con la gestión de la información, como reducción de costes, incremento de la utilización de recursos, cumplimiento de la ley o mejora en los tiempos de recuperación. El segundo paso consiste en clasificar la información en función del valor que aporta al negocio, requisitos de protección, demandas de acceso, etc.
Con una red de almacenamiento operativa y estas políticas definidas, los usuarios disponen de lo necesario para la implantación de una solución ILM, que permita gestionar todo el ciclo de vida de la información, desde su creación hasta su destrucción, al menor coste posible. Con una infraestructura de almacenamiento en red automatizada es posible vincular la información con los niveles de servicio y los requerimientos de precio de una solución de este tipo. A medida que el valor de esa información aumenta o disminuye, se podrá proceder a su recolocación en el lugar más apropiado y con el coste efectivo más indicado.
ILM se aplica sobre cualquier tipo de información, desde la contenida en bases de datos estructuradas hasta datos no estructurados, pasando por información flexible, documentos, vídeo o audio. La automatización es la que facilita la gestión de la información a través de una política basada en reglas. A través de sistemas abiertos y heterogéneos, ILM también puede aplicarse en infraestructuras ya existentes e ir creciendo y desarrollándose progresivamente. Lo importante es que todos los sistemas sean controlados a través de una gestión centralizada.
Tal es el potencial que presenta ILM que un gran número de proveedores tecnológicos se han lanzado a ofrecer soluciones en esta línea que abarcan desde sistemas de almacenamiento de red, hasta software de gestión inteligente, además de establecer un conjunto de reglas que alineen los procesos de negocio con la infraestructura de almacenamiento, todo ello con la capacidad de combinarlo en una solución global de trabajo. Sin embargo, para elegir la opción más adecuada, los usuarios deberían analizar concienzudamente las propuestas pues algunas no abarcan una estrategia global, sino que se limitan a ofrecer soluciones aisladas.
Uno de los proveedores más involucrados en ILM es EMC, cuyas recientes adquisiciones refuerzan su oferta de gestión del ciclo de vida de la información. Según Howard Elias vicepresidente ejecutivo de Nuevos Mercados, “las tecnologías que hemos adquirido con Legato, Documentum y VMware son pilares básicos en una solución ILM. En EMC no teníamos estas capacidades, así que tuvimos que plantearnos desarrollarlas o hacernos con ellas, y optamos por la compra”. Las soluciones de respaldo y recuperación de Legato complementan el portfolio de EMC en esa área. Documentum y Legato han contribuido tecnológicamente a que los usuarios puedan automatizar y optimizar la gestión de sus datos y documentos, tanto los estructurados como los no estructurados. “Con VMware –continúa Elias-, nos hicimos con la esencia para desarrollar una infraestructura de información virtual. La combinación de servidores y virtualización del almacenamiento dota a los usuarios de la flexibilidad necesaria para adaptar el hardware a los nuevos requerimientos del mercado, así como disponer de las aplicaciones y los datos más libremente”. Elias mantiene que “EMC dispone de la mejor oferta en ILM, además de por nuestros productos, porque hemos sabido combinar almacenamiento, servidores, redes y accesos, y concebirlos como un todo mientras otros los siguen segmentando. De esta forma, nuestros clientes disponen de mayor flexibilidad y capacidad para usar su información y explotar sus aplicaciones en función de sus necesidades”.
Frente a opciones como las de otros competidores, que incluyen en su oferta soluciones de servidores y aplicativos, Howard Elias concluye que éstas no tienen nada que hacer frente a EMC, porque “la inteligencia, las redes, y la optimización de niveles de servicios requeridos para gestionar la información a través de su ciclo de vida, se conjugan en una infraestructura de almacenamiento y ninguna compañía ofrece servicios y consultoría más amplios en este campo que EMC”.
En resumen, el sistema de almacenamiento ha dejado de ser un periférico controlado por el servidor y ha adquirido protagonismo propio en las infraestructuras tecnológicas. Una vez que las empresas han optimizado sus infraestructuras, a los proveedores se les presenta el reto de ayudarles a gestionar el crecimiento explosivo de la información que generan sus actividades, y es cuando hablamos del próximo hito en almacenamiento: la gestión del ciclo de vida de la información o ILM.


Ventajas de la gestión del ciclo de vida de la información
-------------------------------------------------------------------------------
• Asegura un nivel de servicio. Establece requerimientos del nivel de servicio cotejando aspectos como el funcionamiento, disponibilidad, recuperabilidad y otros atributos de la información corporativa, con el valor de la entrega en cualquier punto de su ciclo de vida.
• Eficiencia operacional: Baja los costes de gestión de la información a través de la automatización, la consolidación y la utilización creciente de los recursos existentes, creando un equilibrio óptimo entre los niveles de servicios y los costes asociados.
• Protección de la información: Asegura la disponibilidad y recuperación de la información eliminando tiempos muertos, tanto planeados como imprevistos.
• Integridad de la información: Asegura la integridad y la seguridad de la información en sí misma previniendo caídas derivadas de fallos del sistema, alteraciones o acce
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios