Innovación | Noticias | 26 ABR 2016

Prepárate para tu nuevo compañero de trabajo: el robot

El autor del libro 'Only Humans Need Apply: Winners and Losers in the Age of Smart Machines' asegura que los trabajadores de éxito pronto estarán trabajando con sistemas inteligentes.
Prepárate para tu nuevo compañero de trabajo: el robot
Sharon Gaudin

No hay duda, los robots y las máquinas inteligentes estarán en condiciones de reemplazar a las personas en algunos puestos de trabajo en un futuro no muy lejano. La situación, sin embargo, no es tan grave como algunos quieren hacer creer, según Tom Davenport, coautor del libro 'Only Humans Need Apply: Winners and Losers in the Age of Smart Machines', que saldrá a la venta en mayo en Estados Unidos. En lugar de robar puestos de trabajo a los humanos, los sistemas de inteligencia artificial y los robots ayudarán a las personas a hacer mejor su trabajo. “Tenemos una nueva generación de tecnologías y necesitamos trabajar con ellas para ser más productivos y efectivos”, explicó Davenport. “Creo que en la mayoría de casos, vamos a trabajar con estas máquinas como colegas. Considero que la gente que prosperará será la que trabaje con las máquinas”.

Hay gran cantidad de titulares preocupantes apuntando a que los robots robarán el trabajo a todo el mundo. La rebelión de los robots, según predicen algunos, seguramente acabará con los señores de las máquinas pero podría empezar con los robots asumiendo tareas como las de bombero, cartero, conserjes, cocineros de cocina rápida o taxistas. El pasado noviembre, el economista jefe del Banco de Inglaterra alertó de que los robots podrían ocupar el 50% de los puestos de  trabajo en  Estados Unidos e Inglaterra en las próximas dos décadas. Esto supondría la pérdida del trabajo para más de 80 millones de americanos y hasta 15 millones de británicos. Unos meses antes, el Boston Consulting Group, predijo que en 2015 los robots pasarán de ocupar el 10% actual de los puestos de trabajo al 25%.

 

Mejor ser optimistas

Davenport, que ha escrito el libro junto con la periodista Julia Kirby, también es el autor de 'Big Data at Work' y 'Thinking for a Living' y asegura que la gente no debe tener miedo.  “Somos optimistas, creo que la gente no debe preocuparse demasiado por este tema”, aseguró Davenport, que es miembro del MIT Center for Digital Bussiness  y profesor en el Babson College. “Los puestos de trabajo no van a ser reemplazados por robots o por otras tecnologías cognitivas. Veremos cómo se pierden algunos trabajos marginales, seguramente en un rango de entre el 10% y el 20%, pero también veremos cómo se crean nuevos trabajos”. Según Davenport, estas pérdidas se irán dando en los próximos 10 años. “Estas cosas llevan mucho más tiempo de lo que se suele predecir”, explicó.

Los puestos de trabajo de fabricación no son los únicos en riesgo. Davenport señala que  las tareas de los trabajadores del conocimiento también podrían hacerlas los robots o las máquinas inteligentes. En los próximos 20 años, podría afectar a campos como el derecho, la medicina, el marketing o incluso al periodismo.  “Estas son las áreas en las que está trabajando Watson de IBM y otras tecnologías cognitivas”, comentó Davenport. “Necesitan tanto conocimiento que simplemente los humanos no pueden abarcarlo. La oncología, por ejemplo, es demasiado compleja, y con la genómica, ¿cómo se lleva un registro de todos los genes del cáncer?”.

 

Codo con codo

Todo esto implica que los humanos deben empezar a trabajar con robots y sistemas inteligentes. “En las aseguradoras, un humano podría hacer las tareas más difíciles en que se requiere un poco de investigación o falta algún dato. En otros casos, la máquina podría hacer el trabajo que solían hacer las personas y sólo deberíamos preocuparnos de que lo está haciendo bien”, comentó Davenport. Aquellos que acepten este tipos de cambios serán los que vayan por el buen camino.

Los que trabajan en puestos que probablemente serán controlados por las máquinas, deberán encontrar cómo pueden supervisar el trabajo de los robots o buscar nuevas tareas una vez se hayan liberado de sus ocupaciones más mundanas. Podrían incluso plantearse un cambio hacia puestos donde se estén construyendo los robots, apoyándolos o comercializándolos. Si se quiere evitar a los robots, hay que elegir cuidadosamente la profesión: Davenport recomienda los guionistas de comedias para televisión.

 “Hay mucho espacio para el optimismo”, dijo Davenport. “Las máquinas se harán cargo de esas tareas poco apasionantes. Y si diagnostican el cáncer más rápido o hacen sugerencias para mejorar los tratamientos, ¿por qué debemos oponernos?”

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información