Movilidad | Noticias | 17 JUN 2016

El mercado de 'wearables' superará los 213 millones de unidades en 2020

IDC apunta a los relojes inteligentes y las pulseras de fitness como las propulsoras de un mercado donde también tomarán fuerza la ropa y las gafas conectadas.
Wearable y smartwatch
Toñi Herrero Alcántara

La consultora IDC ha presentado sus datos sobre el mercado de los wearables que, según sus estimaciones, podría alcanzar los 101,9 millones de unidades a finales de año. Esta cifra representa un crecimiento del 29% respecto a las conseguidas en 2015. La consultora también coloca la tasa anual de crecimiento (CAGR) en un 20,3%, lo que supondría llegar a las 213,6 millones de unidades distribuidas en 2020.

Una de los aspectos que caracterizan al mercado de los wearables es la gran cantidad de dispositivos diferentes que lo conforman, liderados hasta el momento por  los relojes y las pulseras o bandas de actividad, aunque esta tendencia podría cambiar según las estimaciones de IDC. “Los relojes y las pulseras son y siempre serán populares, pero el mercado se beneficiará claramente a partir de la aparición de factores de forma adicionales, como la ropa y gafas, que ofrecerán nuevas capacidades y experiencias. Las gafas tienen un claro enfoque en la empresa como es lógico, para complementar o reemplazar los dispositivos informáticos existentes, en particular para los trabajadores de campo  o de  la fábrica. Por su parte, la ropa va a poner la mira en el consumidor, ofreciendo la posibilidad de capturar nuevas formas de datos descriptivos y prescriptivos”, comentó Jitesh Ubrani, analista de investigación senior de IDC Mobile Device Trackers.

Además IDC ha identificado otros dos factores que influirán en la tendencia al alza del mercado de los dispositivos llevables: la conectividad móvil y las aplicaciones. En el caso de la conectividad móvil, los beneficios son claros en tanto que ayudaran a los wearables de deshacerse de la dependencia del smartphone. “El caso de uso inmediato será para hacer llamadas telefónicas, pero va mucho más allá de eso.  La conectividad móvil en un wearable puede transmitir y recibir datos, incluyendo el tiempo, la ubicación y otros datos sobre un usuario y su entorno. Imagínese lo esto significa en el seguimiento de los pasos, el análisis de la actividad del paciente, o en las compras: la información se puede compartir inmediatamente con un segundo o tercero, y el usuario puede, a su vez, recibir información adecuada al contexto”, aseguró Ramón T. Llamas, gerente de investigación para el programa wearables de IDC.

En el caso de los desarrolladores, el mercado de los wearables también aporta muchas posibilidades, según IDC, teniendo en cuenta que las aplicaciones aumenten el valor y la utilidad de los dispositivos. “Las aplicaciones de noticias, el clima, los  deportes, los medios de comunicación social, así como Internet de las Cosas (IoT) tendrán su lugar en los wearables . Y, combinadas con la conectividad móvil, los usuarios no tendrán que sacar sus smartphones para obtener la información más reciente. Lo único que tendrán que hacer es echar un vistazo a su wearable”, comentó Llamas.

En su informe, IDC también ha señalado las principales categorías de wearables que existen en el mercado, empezando por los más populares, los smartwaches, que pusieron de moda dispositivos como el AppleWatch o el Moto 360. Según la consultora, esta categoría aumentará del 41% del total de envíos de wearables en 2016 al 52,1% en 2020. Aunque según sus estimaciones, este crecimiento vendrá dados por dispositivos más básicos que ofrezcan algún tipo de seguimiento de actividad, sin ser demasiado sofisticados para ejecutar aplicaciones de terceros en el propio reloj.

Las bandas de muñeca o pulseras centradas en el fitness son otras de las triunfadoras del mercado, especialmente impulsadas por los proveedores de bajo coste como Xiaomi o los grandes fabricantes como Fitbit. Aunque esta categoría seguirá manteniéndose, podría verse influenciada por el dominio de los relojes, que ya incluyen entre sus funciones algún tipo de características de acondicionamiento físico.

Por otra parte, están las gafas impulsadas por los grandes fabricantes con anuncios como el Windows Holographic o la plataforma Android de Google. De estos dispositivos se espera que traigan una transformación en el mundo de la informática móvil para seleccionar las industrias y funciones de trabajo.  Aunque, según IDC, algunos fabricantes también están trabajando ya en dispositivos para el consumidor. Las gafas representarán tan sólo un 10% de los envíos de wearables en 2020, aunque podría representar hasta el 40% de los ingresos totales del mercado debido al alto precio de los dispositivos.

En cuanto a la ropa conectada, las empresas de moda tradicionales ya están creando alianzas con compañías tecnológicas para lanzar sus dispositivos, y los gigantes tecnológicos como Lenovo o Samsung también están llevando a cabo proyectos en este ámbito. Según IDC, podría representar el 7,3% del mercado en 2020.

Por último, en el apartado Otros, IDC ha incluido dispositivos menos conocidos como los dispositivos con clip, los hearables o los cascos que representarán un 6,1% del mercado en 2016, cayendo hasta el 3,3% en 2020.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información