Movilidad | Noticias | 11 MAY 2016

Eric Schmidt hace una buena defensa en el juicio entre Oracle y Google

El presidente de Alphabet consiguió ganar terreno en su comparecencia en el juicio aunque el abogado de la defensa aún no ha terminado su interrogatorio
Eric Schmidt
James Niccolai

Eric Schmidt  ganó algo de terreno para Google tras un tenso intercambio con el abogado de Oracle, en su declaración como testigo en el juicio por la demanda de violación de los derechos de autor interpuesta por Oracle contra Google. El presidente de Alphabet, la compañía matriz de Google, fue el primer testigo en este juicio en el que Oracle acusa a Google de infringir sus derechos de autor de Java en Android. Schmidt fue interrogado primero por el abogado de Google, y testificó que Google no creía que necesitara licencias para usar las 37 interfaces de programación de aplicaciones Java de las que tiene los derechos Oracle. Al ser preguntado por la base de esta afirmación, Schmidt contestó: “cuarenta años de experiencia”, haciendo alusión a la práctica aceptada en la industria del software de usar las API sin ningún permiso.

El interrogatorio se volvió más tenso cuando le tocó el turno al abogado de Oracle, Peter Bicks, pero el presidente de Alphabet mantuvo la calma. Bicks quería demostrar al jurado que Google necesitaba una licencia para hacer uso de sus API y que éstas se consideran una propiedad intelectual y un activo muy valioso. “¿Me está diciendo que no trata a sus API como su propietario?”, preguntó el abogado de Oracle a Schmidt. Google tiene “millones de API”, replicó Schmidt, quien pidió un ejemplo concreto. “No soy consciente de si estamos tratando alguna como propietarios tal y como comenta en su pregunta”, contestó Schmidt.

En otro punto del juicio, cuando Bicks intentó que Schmidt reconociera que Google tenía prisa por acceder al mercado de Android, Schmidt cuestionó que iPhone fuera un competidor para su sistema operativo móvil. “Usted sabía que iPhone era un compentidor para Android, no es verdad?”, preguntó Bicks. “Eso no es del todo correcto”, aseguró Schmidt. “La versión original de Android era un tipo diferente de plataforma móvil”.Finalmente, Schmidt reconoció que Google se encontraba bajo una “presión estratégica” por introducir en el mercado su sistema operativo.

En otro momento, Schmidt dijo no reconocer el nombre de Henrique de Castro, un conocido ejecutivo que dirigía la división de plataformas móviles de Google mientras Schmidt era CEO. Cuando Schmidt finalmente reconoció el nombre, dijo que Bicks lo había pronunciado de forma incorrecta.

Las respuestas de Schmidt hacen que sea más difícil para Bicks establecer los puntos que el él quería hacer ver al jurado, aunque no había acabado con su interrogatorio cuando el tribunal cerró la sesión. Y  Schmidt tendrá que acabar cuando se reanude el juicio hoy.

El abogado de Google, Bob Van Nest, reclamó que Oracle ya casi había acabado con Schmidt pero el juez William Alsup consideró que el jurado tenía derecho a terminar a tiempo. “Sé que este testigo es un hombre ocupado, pero también lo son los miembros del jurado, y en este momento la conveniencia del jurado cuenta mucho más”, sentenció Alsup.

Alegaciones de los abogados

El testimonio de Schmidt coincidía con el día en que los abogados de ambas partes debía hacer sus alegaciones ante el jurado y cada uno tuvo una hora para presentar su versión del caso.

Bicks fue el primero e intentó apelar al sentido del bien y del mal del jurado. “Ellos han roto una regla básica, por regla general: uno no toma la propiedad de otro y la usa en su propio beneficio”, indicó. Enfatizando la escala de las acciones de Google,  también comentó que hasta  100.000 smartphones Android se habrían activado mientras el acababa su discurso. Desde 2008, se han activado 3.000 millones de dispositivos, aportando a Google una facturación de 42.000 millones de dólares y hasta 21.000 millones de dólares en beneficios. “Google dirá que sólo ha usado 11.000 líneas de código”, dijo Bicks al jurado, remarcando que 11.000 líneas es mucho. “Se necesitaron 10.000 líneas de código en el módulo lunar Apollo”, explicó Bicks mostrando una foto de la nave.

El abogado de Google, por su parte, tiene un punto de vista diferente. Retrató a Google como una compañía innovadora que trabaja duro para construir un nuevo sistema operativo diferente a todo lo que había hasta el momento. “Estas API que ellos reclaman, representan menos del 1% de lo que es Android”, explicó Van Nest al jurado.

El uso de Google de las API fue “transformador”, comentó, aludiendo a uno de los factores clave en la determinación de uso justo según la ley de propiedad intelectual. “Si se añade algo nuevo, con un propósito diferente o un carácter diferente, incluso si es comercial, se trata de un uso justo”, explicó Van Nest al jurado. “Android es exactamente el tipo de uso transformador que este 'uso justo' intenta proteger y fomentar”, aseguró.

Se espera que el juicio dure unas cuatro semanas. Oracle reclama 8.800 millones de dólares en daños mientras que Google niega cualquier infracción y dice que Oracle no tiene nada que hacer.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información