Negocio | Noticias | 16 OCT 2015

Análisis: El gigante Dell-EMC "necesitará un discurso nuevo"

Alberto Bellé, director de Análisis de IDC España, profundiza sobre la mayor operación escenificada en la historia del sector de las TI: la compra de EMC por parte de Dell.
acuerdo_alianza_partner
Esther Macías

El pasado lunes el sector TIC se despertaba con el anuncio de la mayor adquisición de la historia de este mercado, protagonizada por Dell y EMC. La primera se hacía con la segunda a través de una operación que combina el pago en efectivo y la compra de acciones y que está valorada en nada más y nada menos que 67.000 millones de dólares. ¿Hasta qué punto es tan interesante esta operación para ambas compañías? Alberto Bellé, director de Análisis de IDC España, sí la considera “interesante sobre el papel. Son dos actores que se complementan bien y apenas tienen áreas de solape. Con este acuerdo EMC accederá a todos los clientes de Dell, mientras que esta última adquiere software y almacenamiento que la convierten en un jugador muy completo en el mercado. Además, en el mercado no se percibía del todo el potencial que tiene EMC y esto ayudará a posicionar su tecnología”.

La adquisición, apunta Bellé, “beneficia a ambas compañías aunque ahora hay que hacerla realidad, lo que abre varios interrogantes”. El principal es el propio reto de la integración, según el analista. “Han creado un gigante, lo que no es ni bueno ni malo en sí mismo, pero sí es cierto que es preciso trabajar para no perder agilidad”. Otro desafío es la cartera de clientes: “Muchos es verdad que coinciden, y la fuerza comercial también; es preciso articular bien la estrategia a seguir”.

Un punto positivo de la operación es que cuando ésta termine (se cerrará entre mayo y octubre de 2016) EMC pasará a ser una empresa privada dentro de Dell, que ya lo es y tiene como propietarios al propio Michael Dell, su fundador, así como a MSD Partners y Silver Lake. “Al ser una compañía privada tendrá más agilidad, podrá hacer experimentos sin tener que dar tantas explicaciones”. Fuera de esto queda VMware, una de las empresas de las que EMC es propietaria (tiene más del 80%), que, aunque está incluida en el acuerdo de compra, continuará siendo independiente y cotizando en Bolsa, como lo hace en la actualidad.

 

Importantes desafíos

Al tándem Dell-EMC se le abre un panorama complejo por delante, al que, de hecho, se enfrentan todas las grandes tecnológicas. “La industria está cambiando con el auge de la llamada ‘tercera plataforma’. Y la nueva Dell, como el resto de jugadores, tiene importantes desafíos por delante”, sentencia el experto, que apunta que mientras que los movimientos de los actores tradicionales de este sector, como HP o IBM, son más predecibles, no lo son los de los nuevos que aún están por llegar y que ni conocemos. “El reto que tiene ahora el equipo que lidere Dell-EMC es crear un discurso nuevo aprovechando la estrategia actual que tiene. En este sentido VMware será una importante fortaleza a nivel estratégico y financiero”.

Para Bellé es esencial que el nuevo tándem se posicione con tino en el mercado de la cloud híbrida. “Deben buscar un nicho diferente al de AWS o Google que les brinde beneficios como es el de la nube híbrida”. De todos modos, insiste el analista, “el gran competidor de este nuevo gigante aún no existe” y para luchar contra él es necesario “que la combinación de ambas empresas no se quede en una mera suma de ‘Dell más EMC”.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información