Negocio | Noticias | 15 JUN 2018

El Corte Inglés, ante su mayor reto

Más allá de la guerra por la presidencia de la compañía, el verdadero reto de los grandes almacenes está en la puesta en marcha de una estrategia digital que le permita competir con gigantes como Amazon.
el corte ingles
Nerea Bilbao

El Corte Inglés, que acaba de estrenar presidente, tiene un gran reto por delante: no quedarse atrás en la carrera digital.

El Corte Inglés está acaparando buena parte de los titulares de la prensa en los últimos días. La razón, el nombramiento de su nuevo presidente, Jesús Nuño de la Rosa.

La visibilidad de la noticia no hubiera sido tal si este nombramiento no hubiera estado envuelto de polémica. Nuño de la Rosa llega al sillón de presidente después de que la mayoría del consejo de administración decidiera destituir a Dimas Gimeno. En el fondo del asunto, un agrio enfrentamiento familiar con las hijas del anterior presidente, Isidoro Álvarez.

En una entrevista concedida al diario Expansión Gimeno elevó el tono al tachar la decisión de la destitución como fruto de un “tema personal” que buscaba “quitar al presidente a toda costa”. Advirtió que Álvarez nunca quiso que sus hijas participaran en la gestión de la compañía. “Han ido trabajando para ganar poder” en el momento en que obtuvieron acciones, aseguró.

Más allá de las rencillas familiares, lo cierto es que la compañía no sólo se enfrenta a un cambio en el estilo de liderazgo que imprimirá sin duda alguna Nuño de la Rosa. El principal reto de la firma es hacerse un hueco en el sector del ecommerce. En su contra tiene, advierten los expertos, una experiencia limitada al grupo El Corte Inglés, lo que no ayuda a la hora de abrirse a nuevas necesidades y un nuevo mercado.

Frente al reto digital

El Corte Inglés es la tercera compañía de ecommerce de España por facturación, muy por detrás de Amazon y Aliexpress, que lideran el listado. La todopoderosa Amazon facturó 4.241 millones de euros en 2017 y el gigante chino, 1.234 millones de euros. Los ingresos de la firma española apenas alcanzaron los 683 millones de euros, una cifra que se distancia bien poco de los 678 millones de euros que facturó eBay.

El negocio digital de la compañía es residual atendiendo a su volumen. La facturación del grupo español supera los 15.500 millones de euros anuales y emplea a 92.000 personas. Es el principal grupo de grandes almacenes europeo y el cuarto del mundo.

Su éxito digital dependerá, según Marcos Eguillor, Managing Partner de BinaryKnowledge y profesor en el IE Business School, de su capacidad para definir su propia hoja de ruta, más allá de imitar otros modelos.

El hasta ahora presidente ya había anunciado en público sus intenciones. La idea de Gimeno era la de replicar la oferta de su red de establecimientos en la red, apoyada por una política de entrega de pedidos en menos de dos horas y con una visión omnicanal. Hasta el momento los grandes almacenes ya han implementado fórmulas de pago digitales. Para una competencia justa reclamó además igualdad en las reglas de juego con respecto a gigantes como Amazon.

Pero tal y como opina Eguillor, "para una marca con vocación de permanencia es clave considerar el relevo generacional de su segmento target". Alcanzar este objetivo implica "conseguir tener presencia y notorirdad en los canales digitales propios y utilizar sus códigos", recomienda. La única forma de conseguir relaciones "transaccionales y estratégicas duraderas" es a través de un reconocimiento de la audiencia y de una presencia orgánica.

 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios