Negocio | Noticias | 07 MAY 2018

El Financial Times reduce un 80% sus costes adoptando Docker y Kubernetes

El grupo de comunicación fundado en 1888 ha conseguido reducir considerablemente sus costes tecnológicos al adoptar una nueva plataforma de contenidos mucho más estable relacionada con los contenedores Docker. La migración no ha sido sencilla pero el movimiento iniciado en 2015 ya da sus frutos.
Sarah Wells de Financial Times
Sarah Wells, directora de operaciones de Financial Times
Charlotte Jee, Computerworld UK

Dentro del marco del evento KubeCon 2018 que esta semana pasada ha tenido lugar en Copenhague, la directora de operaciones de Financial Times, Sarah Wells, destacaba que “Docker es bastante innovador en estos instantes aunque hemos tenido que trabajar mucho para lograr que los componentes funcionen”.

Durante su ponencia, Wells advirtió que existen una cantidad limitada de cambios en la infraestructura que pueden llegar a implementarse al mismo tiempo, lo que sugiere que las organizaciones deben pensar en sí mismas con un número finito de cambios y fichas de innovación, siempre valorando la prudencia. La directiva menciona que el equipo tuvo que construir su propia plataforma de orquestación de contenedores debido a la falta de opciones con la que se encontraron para ajustarse a sus necesidades. El equipo introdujo la plataforma de orquestación de contenedores Kubernetes en 2017 para ayudar en la administración de toda la pila de contenedores de tecnología existentes, la cual consta de hasta 150 microservicios. La adopción de esta arquitectura les permitió pasar de 12 lanzamientos al año a una sorprendente cifra de 2.200. Wells afirma además que mover toda la pila de servidores a ocho grandes máquinas virtuales fue lo que les permitió reducir los costes tecnológicos en torno a un 80%. La migración a Kubernetes no fue algo sencillo, enfatiza la responsable del proyecto. “De hecho, el equipo lo llevó a cabo dado que los beneficios superaban con creces los riesgos. La plataforma interna planteó una serie de desafíos en cuanto a compatibilidad y documentación”, comenta Wells.

El equipo optó por Kubernetes por dos razones principales. En primer lugar, lo preferían a las otras plataformas evaluadas, y en segundo lugar, parecía ser un estándar emergente que la industria estaba y ha continuado convergiendo. Dado que el uso de Kubernetes se basa en código abierto, existe una gran comunidad con muchas oportunidades para compartir documentación y aprender en conjunto.

Dentro de los desafíos a los que se expuso la organización, se encuentra la dificultad de pasar de la plataforma interna a Kubernetes, corriendo ambas en paralelo y sin podernos permitir paradas. “Al comenzar la migración teníamos 150 servicios en vivo y muchos otros trabajos en curso. Tuvimos que ser capaces de migrar todo ello sin afectar al funcionamiento del día a día”, destaca Wells. Resultó difícil mantener ambas pilas sincronizadas, implementar cambios en ambas y probar todo dos veces en ambas plataformas.

“Ahora disponemos de un sistema mucho más estable y económico, así como un equipo mucho más unido que trabaja en aspectos funcionales en lugar de simplemente mantener en funcionamiento la plataforma” concluye Wells durante su interesante charla a los asistentes.

 
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios