Negocio | Noticias | 31 OCT 2017

Ibercaja amplía su "matrimonio virtual" con Microsoft

La entidad financiera contará con la tecnológica en la siguiente fase de su plan de transformación digital.
ibercaja microsoft
Tiago Monteiro, director de Servicios de Microsoft Ibérica, Ana Alonso, directora de Grandes Cuentas y Partners de Microsoft Ibérica, Nacho Torre, director de Área de Marketing y Estrategia Digital de Ibercaja, y Leandro Hermida, director de Tecnología y
Esther Macías

El 5 de mayo de 2016 Ibercaja se enroló en un acuerdo con Microsoft por el que la tecnológica se convertía en el socio de referencia de la entidad financiera en un camino de transformación digital que ésta había comenzado en 2015 y en el que sigue embarcada. Este “matrimonio virtual”, como lo definen desde la entidad financiera, tiene una cifra: 50 millones de euros, que es el montante que la entidad ha invertido en este primer ciclo del proyecto. “Una inversión [ya cumplida] conservadora y que en la próxima fase del proyecto, que arrancará en 2018 y durará unos tres o cuatro años, habrá que aumentar, porque hace falta”, aseveró en un encuentro reducido con la prensa Leandro Hermida, director de Tecnología y Sistemas de Ibercaja, quien desvelaba así la intención de la entidad financiera de seguir contando con la compañía de Redmond como principal socio tecnológico.

Tanto Hermida como Nacho Torre, director de Área de Marketing y Estrategia Digital de Ibercaja, hicieron balance de esta primera fase del proyecto de transformación digital de la compañía, gracias al que ya han conseguido 855.000 clientes digitales, “un tercio de nuestra base”, según Torre. Este último explicó que el grupo –“el séptimo en España, con 1.200 oficinas, 5.500 empleados y más de 140 años de historia”– ha superado a lo largo de su vida múltiples cambios y fuertes crisis de todo tipo.

“En los últimos años hemos visto cómo ha cambiado el cliente, la tecnología, la sociedad en la que vivimos, la economía y la regulación, al tiempo que han ido entrando nuevos jugadores en nuestro negocio –las fintechs y las telco también– que suponen un reto pero gracias a ellos estamos aumentando nuestro nivel”, aseveró. Fue en 2015, explicó, cuando Ibercaja decidió abordar la transformación digital “diferenciándonos por lo que somos: nuestra calidad de servicio, trato cercano con el cliente y nuestros servicios de asesoramiento financiero”. Un camino en el que, reconoce Torre, “vimos que nos venía bien tener ayuda, y así nació nuestro matrimonio virtual con Microsoft, convencidos de que con esta empresa podríamos llegar lejos”.

Objetivo: ‘customer first’

Desde entonces (en realidad el trabajo con Microsoft comenzó en diciembre de 2015), y con una visión basada en “el customer first, más allá del customer centric”, es decir, en diseñar los productos pensando en el cliente desde el inicio, Ibercaja ha emprendido un camino para aumentar sus clientes digitales, mejorar la experiencia de sus clientes en general, crearse una posición digital, optimizar la eficiencia y la productividad, desarrollar nuevas fuentes de ingresos y ampliar la agilidad de los proyectos. “Desde agosto de 2016 tenemos una nueva app y hemos aumentado en un 86% (respecto al año anterior) nuestros clientes de banca móvil”, según Torre, que también desveló que el incremento de usuarios en el total de activos digitales ha sido del 25%. En cuanto a la operatoria, el número de operaciones de financiación de pagos con tarjetas se incrementó un 10% y el de financiación al consumo lo hizo en un 60%, respecto a agosto de 2016. Incluso las transacciones de valores han experimentado un incremento de 10% respecto a esa misma fecha.

La tecnología es un agente de cambio que nos ha ayudado a generar valor”, en palabras del CIO de la organización, que destacó lo que Microsoft les aporta en aspectos como inteligencia artificial, chatbots y blockchain.

Logros

En estos apenas dos años de colaboración Ibercaja ha logrado, según Hermida, renovar su servicio de banca móvil y pago digital (la nueva app incorpora un chatbot basado en los sistemas cognitivos de la plataforma de inteligencia artificial de Microsoft), ha introducido una nueva forma de trabajo, herramientas y arquitectura, una nueva plataforma de microservicios como base de la plataforma digital de la entidad  para crear nuevos servicios digitales (aprovechando las capacidades de la plataforma en la nube de Microsoft: Azure), ha actualizado su infraestructura y ha creado nuevas capacidades alrededor del puesto de trabajo (mediante la plataforma Office 365 y Windows 10) y ha puesto en valor los datos transaccionales fuera de los sistemas legacy.

“De momento la implantación de Office 365 es un proyecto de unas 60 personas pero esperamos que esta plataforma de productividad esté totalmente instalada dentro de unos tres años en toda la entidad”, según Hermida, que también reconoce que aunque por ahora el uso de la nube de Microsoft no es tan amplio en la entidad –“tenemos limitaciones en el uso de cloud por temas de la regulación” –, la “idea de futuro es ir hacia la nube” en su arquitectura de TI. En la próxima fase de esta colaboración con la tecnológica destacarán también proyectos basados en tecnologías como blockchain y en las soluciones de big data de Microsoft.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información