Negocio | Noticias | 05 MAR 2018

La posible compra de Qualcomm por Broadcom pone en alerta a las autoridades estadounidenses

Las adquisiciones de tecnología estadounidense por parte de empresas foráneas atraen el recelo de organizaciones como el Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS).
compras adquisiciones
Redacción

 

La posible adquisición de Qualcomm por parte de la empresa de Singapur, Broadcom, preocupa, y mucho, a las autoridades estadounidenses. La primera está aumentando, a cada negativa, su oferta por hacerse con su rival en el plano de la fabricación de chips y Qualcomm pelea por continuar como una compañía independiente.

Tanto la disputa como una posible adquisición final han llamado la atención de los organismos de seguridad del país, principalmente del Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS, por sus siglas inglesas), que mira de reojo las consecuencias que tendría la operación tanto para el control regulatorio fruto de un posible monopolio como para el trasvase de funcionarios que se derivaría de ella, según se hace eco Bloomberg. Además, Broadcom, que tenía sede en Singapur, trasladó su domicilio a los Estados Unidos el año pasado. Se trata de una medida más pensada para apaciguar a los funcionarios y facilitar futuras adquisiciones.

Este organismo está debatiendo si elaborar un informe sobre el asunto. De hecho, los funcionarios de seguridad del país ya se mostraron reacios a la actividad de Broadcom en el pasado cuando compró Brocade Communications Systems, por los lazos que podía tener con el Gobierno chino.

Broadcom confía en obtener todos los permisos para comprar Qualcomm en menos de un año, tal y como declaró hace poco un portavoz de la compañía.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios