Negocio | Noticias | 13 JUN 2018

Los gigantes del automóvil invierten en propuestas similares a Uber

Es una tendencia creciente. Muchos fabricantes automovilísticos están participando en empresas relacionadas con el 'carsharing'. La última en hacerlo ha sido la multinacional japonesa Toyota.
coches
Nerea Bilbao

Podría decirse que esta es la historia de una revolución silenciosa. Primeros espadas de la industria del automóvil llevan ya tiempo invirtiendo en negocios relacionados con la economía colaborativa.

La última en hacerlo ha sido Toyota, que ha inyectado 1.000 millones de dólares en una roda de financiación de Grab, compañía con sede en Singapur que ofrece servicios de transporte compartidos y de logística y mantenimiento de vehículos.

Tal y como han informado ambas partes, la idea es colaborar para lograr la conectividad en toda la flota de coches de Grab en el sudeste asiático. Los datos que generan se almacenan en la plataforma de servicios de movilidad de Toyota, MSPF. Colaborarán también en más áreas e insertarán a ejecutivos en sus respectivas juntas directivas.

Toyota no es el único fabricante de coches que está invirtiendo en nuevas modalidades de negocio relacionadas con el transporte.

General Motors es propietaria del 20% de Lyft, el principal competidor de Uber en Estados Unidos. La alemana BMW tiene DriveNow, una compañía de carsharing y Daimler AG, matriz de Mercedes-Benz, tiene car2go.

Tal y como declaró recientemente Arun Sundararajan, experto en economía de plataformas y sharing economy, a ComputerWorld, todas las grandes compañías tienen que pensar en cómo crear una estrategia de plataforma o en cómo formar parte de una. El experto cree que en un futuro habrá plataformas colaborativas en todos los sectores industriales y que el enorme poder de las actuales empresas tradicionales se verá reducido por el incremento de estas nuevas fórmulas.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios