PUBLIRREPORTAJE | Artículos | 14 ABR 2015

Compilar aplicaciones utilizando la Cloud como plataforma

La variedad de plataformas y dispositivos empleados por los usuarios obliga a tener que desarrollar código y recompilarlo constantemente, valiéndonos de herramientas que se adapten a las necesidades de cada instante.
Arsys Apps mobile
Alfonso Casas

Es evidente que atravesamos una era transcendental en lo que respecta al desarrollo de aplicaciones, ya sean para entornos Web o para plataformas móviles, fruto de lo cual, las empresas requieren de procesos de desarrollo mucho más ágiles para acelerar su despliegue. 

Por este motivo, conviene emplear plataformas Cloud flexibles y escalables que permiten que el desarrollador se centre en su trabajo mientras el sistema pueda adaptarse a las exigencias de cada caso. La experiencia nos dice que inicialmente los proyectos escalan de una compilación rápida en su comienzo, a procesos más complicados con el paso del tiempo. Por ello, se hace necesario contar con una infraestructura de servidor básica al comienzo, y aumentar su capacidad a medida que la complejidad del código aumenta.

 

Actualmente, la solución que mejor se adapta a estos entornos es el despliegue de aplicaciones sobre plataforma Cloud. En el instante en que las necesidades crecen, podemos incrementar con un solo clic la capacidad del servidor, añadiendo más núcleos de CPU, la cantidad de memoria RAM, o los servicios asociados, con un modelo de pago por uso que ahorra con respecto al modelo tradicional de servidor local dedicado.

Un ejemplo claro lo encontramos en la plataforma Cloudbuilder de Arsys, con la que podemos fijar desde un primer instante la capacidad del servidor que previsiblemente necesitaremos, y comprobar en tiempo real el coste al variar alguno de sus parámetros. Si a la hora de compilar y ejecutar el código, observamos que nuestras previsiones se han quedado cortas, podremos reajustar los parámetros al instante. Así, se paga únicamente por las instancias o volúmenes consumidos, sin tarifas mínimas ni el hecho de adquirir compromisos por adelantado. Aunque el sistema operativo es el encargado de poner en ejecución y gestionar los procesos, con las infraestructuras Cloud es posible ejecutar diversos procesos de manera concurrente, gestionando las colas de manera eficiente.

 

Las ventajas de usar un entorno de desarrollo en máquinas temporales y con hardware adaptable, permite también ajustar tremendamente los costes y pagar tan solo por lo que realmente se consume. El hecho de optar por soluciones algo más elementales no nos limita en cuanto al uso de herramientas y servicios adicionales, por lo que podremos desplegar igualmente backups, realizar tantos snaphots como deseemos, clonar máquinas, o ampliar la capacidad de almacenamiento para abastecer toda nuestra demanda.

 

Los beneficios también redundan en la cantidad de herramientas que se encuentran a disposición del programador. De hecho, puede llevar a cabo la programación y compilar sobre los servidores Cloud, con lo que no tendrá que preocuparse sobre si la configuración de su equipo ofrece el rendimiento necesario. Estas herramientas también permiten subir el código la noche anterior y acceder a la mañana siguiente para comprobar los posibles informes de errores. Con la interfaz ofrecida por Arsys, es posible optimizar los recursos para que los servidores se inicien y apaguen según tus necesidades cuando el código haya terminado su compilación. Las ventajas son infinitamente mejores dado que permite la multitarea o abordar determinados fragmentos de código trabajando en grupo.

 

 

Al crear el almacenamiento Cloud, el panel de Cloudbuilder nos permite elegir entre tres infraestructuras de almacenamiento diferentes en función del rendimiento. La más alta ofrece cabinas de discos con redundancia RAID y discos Fibre Channel, por lo que es la más indicada para Bases de Datos y Big Data. Para nuestro caso, podemos valernos de la Effficient Pro Cloudstorage, muy indicada para aplicaciones de negocio.

 

 

Tras el uso de la plantilla para crear el servidor, llega la hora de elegir la configuración del mismo, barajando las opciones de CPU hasta 8 núcleos, RAM hasta 128 GB, almacenamiento y nivel de servicio. Siempre podemos añadir discos adicionales. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información