PUBLIRREPORTAJE | Noticias | 09 FEB 2015

La escalabilidad ofrecida por un entorno Cloud

La utilización de una infraestructura Cloud, proporcionada por un proveedor hosting, nos va a permitir prescindir del hardware dedicado que tengamos desplegado en las dependencias de la empresa. Además de eliminar la inversión en hardware y el coste de las licencias de software, destaca por sus posibilidades para redimensionar los recursos con modalidades de pago por uso.
Arsys Cloudbuilder controlpanel
Alfonso Casas

La principal ventaja de apostar por una plataforma de servidores Cloud radica en la posibilidad que ofrece la infraestructura de poder responder a la demanda de recursos sobre la marcha, según surjan las necesidades. De este modo, las empresas que apuestan por el hosting hospedado de servidores, pueden habilitar servicios adicionales, o ampliar su capacidad de respuesta, en función de la demanda de cada instante. Éste servicio de hosting en la nube garantiza una infraestructura propia, con hardware que puede adaptarse a cada necesidad, flexible ante los picos de demanda, en función del número de usuarios que tengamos en cada instante. Permite eliminar los costes que llevan implícitos los servidores dedicados, como es la adquisición de nuevo software, la gestión de licencias, o el mantenimiento de los mismos con su correspondiente despliegue de medidas de seguridad o configuración de sistemas replicados.

 

Gran parte del éxito del hosting on-line radica en la versatilidad de la infraestructura Cloud, ya que la compañía que alquila los servicios tan solo paga por los recursos que utiliza. En los modelos de servidores locales tradicionales, la infraestructura puede que no esté capacitada para dar una respuesta satisfactoria ante picos de conexión o excesos de demanda. La compañía podría verse en la necesidad de invertir en más hardware para dar respuesta a una fuerte demanda puntual que con el paso del tiempo podría volatilizarse de nuevo. El servidor volvería a estar infrautilizado. En este sentido, varios estudios han corroborado como la modalidad de pago por uso en entornos descentralizados supone un ahorro en infraestructura estimado del 75 por ciento para los que emplean servicios de hosting frente a los tradicionales.

 

Una compañía típica puede comenzar utilizando servicios básicos de hosting Cloud, y según sus necesidades, ampliar los recursos hasta infraestructuras más avanzadas y complejas en las que aparecen agentes de sistemas virtualizados. Dentro del área de servicios y aplicaciones, Cloud ofrece a los profesionales plantillas, copias de seguridad, así como puntos de restauración o reglas de dimensionamiento en los casos que sea necesario.

 

Gracias a la sencillez de manejo a la hora de utilizar el panel de control ofrecido por el proveedor Hosting, podemos variar manualmente los parámetros del servidor virtual Cloud, modificando los recursos empleados para balancear la carga cuando sea necesario. La interfaz nos permite ampliar o reducir el uso de memoria, disco duro o CPU de cada servidor. Si el sistema es avanzado, como ocurre con Cloudbuilder de Arsys, podemos ver en tiempo real los costes asociados a cada modificación que realicemos. Esta transparencia nos permite contemplar los costes de manera transparente e instantánea, sin que se produzcan sobresaltos con los cargos que emita el proveedor.

 

 

Además, no importa el tipo de sistema operativo empleado, o los paquetes de software Opensource que integremos. Con las más de 100 plantillas disponibles en Cloudbuilder, podremos tener operativa en pocos instantes la arquitectura deseada, la cual podrá estar compuesta por diversos servidores, balanceadores y sistemas de protección firewall. El motor de acciones Action Engine permite establecer acciones en función de condiciones preestablecidas. Es posible crear reglas como el que se aumente la cantidad de memoria RAM de los servidores, de manera automática, si el uso supera el 80 por ciento durante un período de tiempo concreto.

 

El uso de un servidor Cloud resulta especialmente interesante en los casos en que las empresas necesitan probar el desarrollo de aplicaciones. Con la infraestructura comentada, podrá simular sus trabajos y desarrollos antes de su puesta en producción. Los desarrolladores utilizan habitualmente los entornos Cloud de manera intensiva, aplicando puntos de restauración, o gestionando copias de seguridad que permitan volver atrás ante cualquier despliegue. Todo es más sencillo si se manejan sesiones virtualizadas dentro de los denominados servidores en entornos Cloud.

 

 

No menos importante es el hecho de garantizar el funcionamiento del servicio en todo momento. Para ello, el uso de servicios como CloudStorage nos permitirán desvincular la infraestructura y los datos de la ubicación física de la empresa, protegiendo el ADN de la empresa de cualquier catástrofe o imprevisto que pueda producirse.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios