ChipGate | Artículos | 31 MAR 2014

El Centro de cloud computing de IBM en España ofrece servicios híbridos en la nube

La rápida y elástica adaptación de los recursos necesarios a través de la virtualización de servidores, para organizar la complejidad de computación, y la casi completa automatización de la infraestructura convierten al centro de IBM de Barcelona en la apuesta decidida del Gigante Azul en el mercado cloud, del que espera obtener un negocio global de 7.000 millones de dólares en 2015.
IBM Centro Cloud Barcelona presentación
Marga Verdú (Barcelona)

Con el objetivo de dar respuesta a las necesidades presentes y futuras que plantea el nuevo reto cloud fundamentado en la inmediatez, la corporación IBM anuncia la disponibilidad de tecnologías y servicios en la nube orientados a un nuevo modelo de consumo y prestación de servicios, que permite aportar más transparencia al consumidor y un mayor dinamismo para adaptarse a sus necesidades. Esto lo hace posible a través del nuevo centro cloud que la compañía inauguró en Cerdanyola del Vallés (Barcelona), hace seis meses, formando parte de una red mundial de 25 instalaciones idénticas repartidas por 4 continentes, que pasarán a ser 40 a finales de este año.

 

Tras su puesta en marcha el 30 de septiembre de 2013 y con una inversión cercana a los 6 millones de euros, el centro cloud de IBM en Barcelona va a representar un motor de crecimiento y de competitividad para el negocio de las empresas de este país, según ha manifestado Cristina Caballé, directora de cloud de IBM España, Portugal, Grecia e Israel. “Los clientes han respondido muy positivamente a esta apuesta de IBM y ya son más de 40 las empresas españolas que han confiado en este centro cloud”, señala la ejecutiva, al tiempo que afirma que el primer cliente ha sido la Generalitat de Cataluña, que ha decidido consolidar en las instalaciones cloud de IBM uno de sus cuatro centros de procesamiento de datos: el relacionado con el área de sanidad, bienestar y familia. Dicho contrato, firmado en 2012, rondó los 140 millones de euros y tiene un periodo de validez de 10 años.

 

Desde la perspectiva de la oferta cloud, la compañía señala que el centro de IBM en España está especialmente preparado para soportar cargas productivas y procesos críticos de negocio y que, desde él, IBM ofrece sus servicios tanto a grandes como a pequeñas empresas e instituciones. “La tecnología cloud ayuda a organizaciones de todo tipo a afrontar los nuevos retos de la era digital, desde el momento en que permite manejar grandes volúmenes de información en tiempo real, a la vez que adapta la infraestructura de la empresa a la demanda de forma dinámica,” señala Caballé.

 

En concreto, el centro dispone de tecnología basada en estándares abiertos y reutilizables, y ofrece cloud público off premises, es decir que la tecnología no permanece alojada en el domicilio del cliente sino en el propio centro cloud de IBM; cloud privado en el que prima la dedicación a un cliente, y puede ubicado tanto en el centro cloud como en casa del cliente (on premises y off premises); o bien un servicio mixto de cloud híbrido que combina las dos modalidades. “En IBM conseguimos las ventajas de cloud por disponer de un centro cuya infraestructura es dinámica y automatizada, por lo que reducimos los errores y ganamos en rapidez y movilización de recursos recurriendo a la adaptación elástica que proporciona la virtualización. De manera que no contamos solamente con servidores físicos sino que también disponemos de servidores virtuales con el fin de organizar la capacidad de computación, permitiéndonos realizar un bien dimensionamiento de los recursos tecnológicos que se necesitan”, puntualiza Cristina Caballé.

 

La directora de cloud de IBM de España, Portugal, Grecia e Israel reconoce el punto de inflexión que está viviendo cloud en la actualidad cuyo reto, según afirma, se focaliza en dar respuesta en tiempo real a lo que el cliente necesita. Para esta ejecutiva, los consumidores hemos cambiado la forma en que compramos, lo cual se ha trasladado al mundo empresarial. Las motivaciones que han llevado a dicho cambio, según la compañía, se fundamentan en los datos actuales que maneja IBM, que indican que el 45% de los desarrolladores de aplicaciones ya se encuentra operando en la nube, y previsiones procedentes de los analistas más influyentes de la industria apuntan a que en 2016 el 25% de las aplicaciones de todo el mundo -unas 48 millones - estará en cloud. Las previsiones para el mercado cloud en España, de acuerdo con IBM, apuntan a que en 2016 el 78% de las empresas con poder de negocio de este país considerarán la tecnología cloud como elemento clave en su estrategia de mercado.

 

IBM señala que espera facturar del orden de 7.000 millones de dólares en cloud computing en 2015, y estima que el mercado crecerá hasta alcanzar una facturación global de 200.000 millones en 2020. Desde el año 2007, IBM ha invertido más de 7.000 millones de dólares en crear una oferta cloud de gran valor para los clientes. Esto incluye la compra de 15 empresas entre las que se encuentra Softlayer, por la que pagó 2.000 millones de dólares en 2013, y cuya plataforma se ha convertido en la base de la oferta de cloud de la compañía. La cifra de inversión mencionada incluye 1.200 millones de dólares anunciados el pasado mes de enero para la creación de una red mundial de centros cloud locales.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios