Transformación digital | Artículos | 28 ABR 2015

Microsoft orienta Windows 10 al segmento empresarial (II)

Tags: Windows
A finales de enero, Microsoft ofreció algo más de información sobre cómo las empresas podrán implementar y actualizar Windows10, respondiendo a algunas preguntas pero provocando otras nuevas en los analistas.
Windows 10 icono
Gregg Keizer, Computerworld

Gillen de IDC también estaba confundido. “Microsoft no ha usado el término ‘Windows 10 Professional’ en mi presencia, por lo que no tengo claro nada acerca de la SKU Pro”, dijo. “Recuerde que históricamente se necesitaba ‘Windows Professional’ si se quería unir a un dominio. Por tanto tengo que asumir que todavía habrá cierto tipo de producto de grado profesional que convivan entre Windows10 para consumidores y Windows 10 para empresas”.

 

Sería muy probable, añadió Wes Miller, analista de Directions on Microsoft. “Los usuarios Pro siempre son una mezcla de usuarios con necesidades profesionales y de consumidores avanzados”, dijo Miller en entrevista, dejando ver que Microsoft continuará ofreciendo ese tipo de SKU.

 

Servicio a largo plazo

La otra vía que esbozó Alkove (LTS o rama de servicio a largo plazo) también salió a relucir el pasado viernes.

“Con LTS, los dispositivos de los clientes recibirán el nivel de soporte empresarial esperado para los sistemas de misión crítica, manteniendo esos sistemas más seguros con las últimas actualizaciones críticas y de seguridad, al tiempo que se minimizan los cambios al no enviar nuevas funcionalidades durante la duración del contrato (cinco años) y el soporte extendido (cinco años)”, escribió Alkove.

 

LTS reescribirá la forma tradicional en la que Microsoft ha tratado siempre a sus sistemas operativos, lanzando una nueva versión y luego dando soporte durante una década mediante actualizaciones de seguridad y parches, pero raramente cambiando el aspecto del sistema operativo, su manejo o sus características.

 

Las empresas podrán asignar LTS a sistemas específicos, aquellos que sea más importantes para su actividad en muchos casos, y esencialmente “congelarlos” en el tiempo. Solo les llegarían las actualizaciones de seguridad y los parches más críticos.

 

Pero la empresa para Microsoft, y Windows para las empresas, ya no serán lo que fueron en el pasado: Y, LTS lo refleja. Microsoft dará soporte a Windows 10 en la rama LTS, la primera en lanzarse junto con el nuevo sistema operativo este otoño, durante 10 años. Pero de vez en cuando (Alkove utilizó la vaga frase “a intervalos apropiados de tiempo”) generará una nueva LTS que “incorporará nuevas funcionalidades”, dijo.

 

Las empresas que adopten LTS serán capaces de moverse a la rama más reciente en su propia línea de tiempo, y puede que, dijo Alkove, “puedan saltarse alguna”. No quedó claro si lo último significa que las empresas podrían verse forzadas a adoptar un nuevo LTS en algún momento. “Creo que habrá ciertas ‘ramas’ que serán similares en concepto a las versiones ‘release’ de productos que hemos tenido en el pasado”, dijo Gillen. “Se podrían llamar Windows 10 Release A, Release B, Release C... Podría suceder que la Release B reciba soporte durante un ciclo de 10 años. Esto significa que las releases D, E y F podrían ser productos con soporte más a ‘corto plazo’. Las empresas probablemente actualizarían los cambios más críticos en la Release B, y se quedarían con ella durante varios años”.

 

“Yo compararía una nueva LTS al lanzamiento de un nuevo sistema operativo, o algo como Windows 8.1, una nueva marca”, dijo Miller de Directions.

 

“No habría por qué permanecer estático durante 10 años”, añadió Silver. “Las empresas podrían aprovecharse de las nuevas funciones cada ciertos años, implementando una nueva LTS. De esta manera, podrían aprovecharse de sus beneficios sin tener que conseguir las mejoras funcionales a cuentagotas y tener que probar cada actualización”.

 

Dinero, dinero, dinero

Microsoft no ha dicho nada definitivo sobre el precio de estas ramas o vías. Pero los expertos tienen claro que las LTS tendrán un precio. La semana pasada, Alkove volvió destacar un vínculo entre Software Assurance (SA) y las opciones de actualización para las empresas, utilizando la frase “total flexibilidad para implementar Windows 10” en la descripción de SA. Había pocas dudas entre los analistas sobre que LTS no será gratis para todos. “Parece seguro que habrá un vínculo entre LTS y Software Assurance”, dijo Miller, leyendo entre líneas.

 

Silver, por otra parte, no dejó espacio para la duda. “LTS será una importante propuesta de valor para vender SA”, dijo.

 

El tempo cercano-al-consumidor de CBB podría ser también un generador de beneficios para Microsoft, dijo Silver, quien asumió que los usuarios de Windows 10 Enterprise tendrán acceso a esta vía. PCs ejecutando Windows 10 Pro, ¿también? Quizá.

 

“Creo que CBB vendrá incluido directamente con Pro, pero no me sorprendería si tuviese algún tipo de coste o limitación”, añadió Silver. “Si Microsoft ya no recibe beneficios por las actualizaciones de Windows y recibe menos dinero de los OEM, redoblará sus esfuerzos para mostrar el valor de SA y animar a las empresas a comprarlo”.

 

Miller se hizo eco de Silver sobre la necesidad de Microsoft de maquillar la disminución de beneficios de Windows tanto por el lado del consumidor como por el del OEM. “Será la empresa la que deberá tomar el relevo”, dijo.

 

“Exigir SA para CBB sería un intento bastante torpe y otro programa, quizás menos caro, añadiría complejidad a las licencias”, añadió Silver. “Habrá algún tipo de intento, pero no está claro cuál será. No será un lanzamiento gratuito”.

 

¿Con qué rapidez deben saberlo las empresas?

La práctica de Microsoft de desvelar los detalles pertinentes a las empresas en pequeñas dosis no es extraña ni a las mismas, ni a los grandes desarrolladores de software: es una forma de seguir generando noticias.

 

Pero podría ser contraproducente para los clientes, argumentó Silver. “Las organizaciones necesitan tener esas respuestas a tiempo porque si suponen costes añadidos, necesitan presupuestarlos”, añadió.

 

Sin embargo, esto implica presuponer que las empresas adoptarán Windows 10 rápidamente, lo cual no se puede dar por descontado. Aunque Alkove de Microsoft dijo que la actualización gratuita a Windows 10 se ofrecerá a los usuarios de Windows 7 Professional y Windows 8.1 Pro, siguió sin describir qué SKU de Windows 10 se les ofrecerá. Las empresas podrían agotar el plazo de enero de 2020 para retirar Windows 7 antes de migrar un número significativo de ordenadores al nuevo sistema operativo.

 

“Puesto que probablemente haya pocas organizaciones trabajando intensamente con Windows 10 en 2015, probablemente tengan de plazo para decidirlo hasta el presupuesto de 2016”, dijo Silver.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información