Sociedad de la información | Noticias | 15 DIC 2015

Una lección de Anonymous al colectivo TI

"Hasta los grupos más anárquicos necesitan reglas", señala el portavoz de una asociación que podría estar reestructurando sus metodologías de ciberataques contra el entorno de ISIS.
mascara
Marga Verdú

La ciberguerra global declarada por Anonymous contra ISIS –una organización terrorista que ha demostrado conocer a la perfección el potencial y la efectividad de las redes sociales a la hora de reclutar nuevos adeptos- parece haber tropezado con ciertos problemas de tipo estructural ocasionados en su mayoría por simpatizantes, quienes han actuado por su cuenta hacia direcciones dispares y fuera de control, dando al traste con la misión al completo. Con esta información, Anonymous sigue ocupando un lugar destacado en los medios de información TI por la guerra declarada a los terroristas a través de las redes del auto proclamado Estado Islámico, tal y como adelantaba una noticia publicada en ComputerWorld hace tres días.

 

Los problemas que ha tenido Anonymous en su ciberguerra contra ISIS ofrecen algunas valiosas lecciones dirigidas el colectivo empresarial TI: el equivalente a la anarquía en TI que rodea a los grupos de trabajo que actúan independientemente en las empresas, al caos que impera en cloud, y al apretado ecosistema que parece no tener fin en la arena de las soluciones de código abierto en el que cada actor parece ir por su lado. El enorme potencial en conexiones en masa que posee internet ha liberado y puesto a disposición de todos posibilidades magníficas; pero los variados elementos que han creado este potencial también pueden resultar barreras a la hora de intentar ejercer el control.

 

La Fortaleza de Anonymous reside en su éxito a la hora de reclutar a un grupo enorme de programadores en todo el mundo. Un atributo común a todos ellos –y el que probablemente ha conseguido captar Anonymous desde el inicio- es la naturaleza rebelde y anti autoritaria que parece albergar en cada uno de estos profesionales. Pero, y aquí viene la sorpresa, un grupo formado por un centenar de estos programadores que trabajan desinteresadamente para Anonymous ha decidido resistir y establecer una serie de regulaciones e instrucciones para dirigir adecuadamente sus ofensivas. Un ejército de desarrolladores trabajando coordinadamente y dirigiendo sus esfuerzos hacia una única dirección puede convertirse en una fuerza masiva. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información