Tecnología | Noticias | 05 JUL 2017

El Parlamento Europeo quiere tomar medidas contra la obsolescencia programada

También te puede interesar:
El 77% de los consumidores de la UE preferiría reparar sus bienes en lugar de sustituirlos por otros nuevos y el Parlamento quiere que los gobiernos nacionales ofrezcan incentivos a los fabricantes para que diseñen productos más duraderos y de fácil reparación.
móviles para reciclar
Redacción

 

El Parlamento Europeo ha iniciado su particular pugna contra la obsolescencia programada. Los diputados dejaron patente ayer la necesidad de que tanto los fabricantes de productos como de software deben otorgar más facilidades a su reparación y actualización. Y, debatieron en base a la estadística que dice que el 77% de los consumidores de la UE preferiría reparar sus bienes en lugar de sustituirlos por otros nuevos.

El pleno aprobó una resolución por la que cuando se rompen los dispositivos no tengan por qué ser enviados al fabricante para el recambio de piezas y software. Además, puso como ejemplo al Samsung Galaxy Note7, que podría haber evitado la famosa crisis de haber creado una batería desmontable. Es decir, el Parlamento recomienda que las baterías puedan quitarse a menos que sea imprescindible para la seguridad del dispositivo.

Asimismo, los fabricantes deben permitir que los usuarios puedan llevar los productos defectuosos a talleres independientes y que las piezas de repuesto estén disponibles a un precio apropiado para la vida útil y las funciones del producto. El uso de obstáculos tales como tornillos extraños o software “cerrado” debería eliminarse.

Los legisladores quieren que los gobiernos nacionales otorguen incentivos a los fabricantes para que diseñen productos más duraderos y de fácil reparación, lo que podría impulsar las ventas de segunda mano y repercutir en favor del empleo en este tipo de talleres. Esto favorecería a las empresas de la Unión ya que tendrían una mayor participación económica en los ingresos durante todo el ciclo de vida de estos productos, ya que hoy en día se fabrican y diseñan, en su mayoría, en Asia o Estados Unidos.

Otra de las ideas que ha trascendido es la de introducir un sistema de etiquetado que determine la durabilidad de los productos y su holgura para ser reparados y actualizados. Este programa sería voluntario. En cualquier caso, todo el peso legislativo recae sobra la Comisión Europea. 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios