Tecnología | Noticias | 29 NOV 2017

La biometría palmar llega a la India de la mano de itwillbe.org y Fujitsu

biometría Fujitsu y ITWILLBE.org
Claudia Ortiz-Tallo

“Con convicción y tecnología es posible enfrentarse a la pobreza”. Estas eran las primeras palabras de Arancha Martínez, directora de la ONG ITWILLBE, en la presentación de su nuevo proyecto junto a Fujitsu. La existencia de pobreza, guerras y desastres naturales es una realidad, y estas fatalidades provocan que millones de personas tengan que desplazarse sin un destino fijo; sufriendo en muchos casos explotaciones de algún tipo como es la laboral o sexual. Es el caso de India, entre otros muchos países, donde miles de niños vagan por las calles sin un documento que certifique su identidad y convirtiéndose así en la cara más oculta de la pobreza.

Desde este punto arranca el proyecto CHILMISS, un trabajo solidario, fiable, autónomo, portable, multilingüe, sencillo y seguro. Su objetivo crear una base de datos de los menores a través de una solución de Fujitsu de autenticación e identificación biométrica basada en la lectura de las venas de la palma de la mano y su oxígeno, que se integra a un portátil o tableta y que permite a pie de calle una identificación con la máxima fiabilidad. De esta manera se hace más eficiente el trabajo de intervención social de los centros y ONG para mostrar al gobierno indio datos reales y transparentes de esta problemática.

La aplicación –que funciona sin conexión a Internet- recibe el nombre de PPa (Protection People App) y tiene la capacidad de leer la huella dactilar, facial y palmar. Sin embargo, según ha contado Ignacio Garicano, director de RSC de Fujitsu, el reconocimiento palmar –además de ser el más innovador- es el más fiable y seguro para aplicar a menores debido a que es la única huella que no cambia con el paso de los años. Además, la identificación tiene un ratio de acierto enorme en comparación al lector de huella dactilar al que estamos acostumbrados en los móviles, puesto que no siempre reconoce el dedo si está sucio o tiene un corte.

Asimismo, ambas organizaciones han dejado claro que el coste del aparato es más bajo de lo habitual para que las ONG puedan permitírselo. Se trata de 10.000 euros aproximadamente, de cinco a diez dispositivos. Concretamente en India, la ONG pretende llegar a 81 centros de la ONG Don Bosco. De momento la tecnología está integrada en cuatro de ellos pero entre seis y ocho meses en adelante planean tener un kit en cada uno de los centros. “Para 2018 pretendemos tener a 10.000 niños registrados”, confía Martínez.

El proyecto espera, entre otras cosas, reducir los costes, conseguir muchos usuarios, mejorar los seguimientos y disponer de datos transparentes. A su vez, su objetivo también es extrapolar esta tecnología y aplicarla al sector TIC. “En un futuro, pretendemos incluir más tecnologías para hacer la aplicación más inteligente y facilitar cualquier trabajo”, concluye la directora. 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información