Tecnología | Noticias | 16 FEB 2018

Qué es IPv6 y por qué no ha tenido el calado esperado

El protocolo de Internet, ideado hace ya 20 años, no termina de arrancar debido a su complejidad, costes y tiempos.
redes
Redacción

 

Una de las principales preocupaciones que surgió, hace ya unos años, fue la de agotar todas las direcciones IP. Problema que se ha ido relajando con la migración del protocolo de Internet IPv4 a IPv6. Sin embargo, este último no ha tenido el calado esperado.

IPv6 identifica dispositivos en la Red para que puedan ubicarse. Cada dispositivo que usa Internet se identifica a través de su propia dirección IP para que funcione la comunicación. En este sentido, funciona exactamente igual que el entramado de calles y códigos postales que rigen en la sociedad. Y, la versión anterior usa un esquema de direccionamiento de 32 bits para admitir unos 4.000 millones de dispositivos. Sin embargo el crecimiento del mundo digital ha demostrado que se necesitan más direcciones. Una previsión que se hizo hace ya 20 años. En 1998 se creó IPv6, que utiliza direcciones de 128 bits y usa ocho grupos de cuatro dígitos hexadecimales, separados por dos puntos.

Entre los beneficios, IPv6 puede manejar paquetes de manera más eficiente, mejorar el rendimiento y aumentar la seguridad. Y, permite a los proveedores de servicios reducir el tamaño de sus tablas de enrutamiento haciéndolos más jerárquicos.

Teniendo en cuenta todas estas ventajas, parece que la industria está tardando demasiado en consolidar la migración. En parte se debe a que la traducción de direcciones de red (NAT) ha retrasado la transición. NAT hace posible dirigir el tráfico a miles de direcciones IP individuales en redes privadas a través de puertas de enlace, cada una de las cuales usa una sola dirección IP pública.

Los operadores y los ISP han sido el primer grupo en comenzar a implementar IPv6, con las redes móviles a la cabeza. Por ejemplo, T-Mobile USA tiene más del 90% de su tráfico pasando por IPv6, con Verizon detrás con el 82,25% y Comcast y AT&T con un 63 y 65% respectivamente.

Pero, en general, y según el informe Estado del despliegue de IPv6 2017 elaborado por Internet Society, la complejidad, los costes y los tiempos son los frenos más importantes. Además, algunos de los proyectos se han retrasado debido a incompatibilidades con el software.

La mayor parte de IPv4 se ha ‘apagado’ entre 2011 y 2018 pero no se acabarán por completa ya que estas direcciones se venderán y reutilizarán y las direcciones sobrantes se utilizarán para transiciones. No hay una fecha oficial de desconexión.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 1 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información