Tendencias | Noticias | 12 NOV 2015

La irrupción de 'Big Data' exigirá un nuevo marco de gobierno por parte de TI

Tags: Big Data
Un evento organizado recientemente por la consultora IDC España sirvió para poner sobre la mesa el desarrollo que ha alcanzado la implantación de plataformas de 'Big Data' y la extensión de su ámbito de actuación.
idc evento big data

2015 se ha convertido en el año de Big Data, concepto tecnológico que está adquiriendo una nueva orientación, pasando de ser algo que se utilizaba fundamentalmente en iniciativas puntuales a integrarse en la operativa del negocio, tanto a través de funcionalidades sobre aplicaciones de negocio existentes, como mediante la creación de nuevas herramientas analíticas diseñadas específicamente para las unidades de negocio, con interfaz gráfico intuitivo.

Un evento organizado recientemente por la consultora IDC España sirvió para poner sobre la mesa el desarrollo que ha alcanzado la implantación de plataformas de Big Data y la extensión de su ámbito de actuación, lo que hace necesario asegurar un marco de gobierno por parte del departamento TI, dado que el usuario no experto en TI puede tener acceso a información sensible. Asegurar el cumplimiento de la normativa de datos, así como evitar riesgos de seguridad, van a ser las áreas de mayor relevancia. Además, vamos a ver la llegada al mercado de cada vez más proveedores, ofreciendo funcionalidades de Big Data incorporadas en productos o soluciones independientes junto a nuevas soluciones ofrecidas desde la nube.

Alberto Bellé, research manager de IDC Spain, señaló en la apertura del evento: “Estamos asistiendo a la llegada de la tercera plataforma, que supone un cambio en los productos y soluciones que existen en el mercado, convirtiéndolas en algo activo que responde a la forma en la que los usuarios interactúan con la tecnología. Este cambio va a suponer una transformación de la manera en la que las TIC van a afectar al negocio”. Para Bellé, la tercera plataforma y la llegada del Internet de las cosas van a cambiar radicalmente la estrategia de las compañías en los próximos cinco años. “A la hora de diseñar nuevos productos y servicios deberemos tener en cuentas aspectos como qué datos aporto a los productos para que estos me den el servicio más adecuado a quien soy, qué información necesita hoy el comprador para decidir la compra. El dato, su fiabilidad y consolidación van a marcar la diferencia”.

 

Mapa del futuro de Big Data

En opinión del responsable de IDC, la llegada de Big Data va a suponer la incorporación de nuevas tecnologías y características. “Si la tecnología está en todos lados, debe ser entendible para el usuario para que pueda tomar la decisión más adecuada, por lo que debemos aportarle las capacidades suficientes para que actúe rápidamente. Necesitamos igualmente herramientas que nos proporcionen análisis en tiempo real, soluciones multimedia que manejen, no ficheros o tablas, sino nuestra cara y nuestra voz”.

Para él hay cuatro elementos que influyen decisivamente; el primero es el propósito de su implantación que no puede ser solo tecnológico. El segundo factor son las personas, los usuarios del proyecto, que deben encajar en él desde el principio. En tercer lugar los datos. “Este es un elemento esencial, si su calidad es mala, el resultado va a ser malo, y por último la seguridad,  hay que saber qué nivel de riesgo estamos dispuestos a asumir cuando cruzamos datos”, explicó Alberto Bellé.

En su opinión, “Big Data es un viaje que nos obliga a cambiar la organización y a aprender a integrar el dato en nuestros hábitos, en los del usuario y en todos nuestros procesos. Va a ser necesario alinearlo con el negocio, establecer roles y decidir dónde entran los responsables de sistemas a implantar la tecnología de forma interna, dónde se apoyan en un tercero y asegurar que los diferentes actores se comunican, están alineados”.

 

La innovación es indispensable

Para Mar Montalvo, directora preventa Business Analytics de Oracle, Big Data es fundamentalmente innovación: “Debemos ser ágiles para saber cuándo un proyecto ha fallado y reconvertirlo”. Entre las propuesta de su compañía se encuentra Visual Discovery, que facilita la búsqueda de información para conocer qué está pasando con el proyecto.

En su opinión, “no es fácil conseguir valor con un proyecto de Big Data; nos encontramos ante una gran cantidad de datos heterogéneos, desestructurados, que no sabemos si son valiosos para el negocio, y es ahí donde perdemos el 80% del tiempo de un proyecto de este tipo”. Una forma de solucionar esto es, para Montalvo, “contar con expertos que nos ayuden a manejar el dato. Que sean rápidos, ágiles y que entiendan el negocio, de forma que solo el 20% del tiempo se dedique a la preparación del dato”.

 

Cambio de paradigma

Para Carlos Clerencia, director de alianzas de Intel, “la evolución de la información ha sido brutal en las últimas décadas, hablamos de miles de millones de nodos y usuarios y el paradigma es mejorar la experiencia de usuarios y la gran importancia de los datos, es una explosión que hay que manejar de otra manera. A esto le añadimos el Internet de las cosas que supone una revolución y diluye la frontera entre el mundo digital y el real”.

En su opinión, un elemento estratégico en esta disolución de fronteras es la seguridad, “debemos dotar de la máxima seguridad al punto que está tomando el dato. Una de las novedades que Big Data aporta es que el dato no se lleva al centro de computación, sino que la computación se lleva allí donde está el dato para ser más eficiente. Las inversiones en proyectos Big Data van a seguir creciendo y veremos la llegada de nuevos perfiles profesionales  como el científico de datos, que  tiene que manejar las tres 'V', variedad, volumen y velocidad y añadiría uno más el valor”.

Luca Zurio, analytics manager EMEA de Tibco, centró su intervención en el valor del dato. “Uno de los aspectos  más importantes es el ciclo de vida del valor del dato, que tiene valor estratégico en el momento de su recogida y luego pasan a tener un valor histórico”.  Para Zurio, “otro elemento importante es la capacidad de producir evento y procesarlos, integrando analíticas por encima. Según los analistas cada persona generará 5.247 GB por día de información, lo que multiplica por infinito los datos que se crean diariamente”.

El responsable de Tibco asegura que será necesario “tomar medidas, diagnosticar lo que está ocurriendo, crear procesos más optimizados, automatizar tareas y, sobre todo, transformar el ciclo de vida, consiguiendo análisis predictivos en tiempo real, simples, intuitivos, poderosos,  georreferenciados, capaces de conectarse con cualquier fuente de datos y de trabajar con cualquier arquitectura”.

 

Monetizar el dato

Un aspecto nuevo que surgió a lo largo del evento de la mano de Manuel del Pino, director preventa de Information Builders, fue la necesidad de monetizar el dato, “tenemos que encontrar la fórmula para monetizar los análisis que se realizan con los datos, aportarles el valor y trasmitirlos al negocio. Aportar herramientas a los empleados de primera línea, los que están frente a los clientes para que tengan un mayor conocimiento. A veces nos hemos olvidado de estos usuarios y no aportamos soluciones específicas adaptadas a sus perfiles”.

Mario Sánchez, Account Executive Big Data de MicroStrategy, finalizó el evento señalando que “el crecimiento inusitado de las fuentes de datos tradicionales en grandes sectores como telco, utilities, gobierno o financiero, nos obligan como proveedores a diseñar proyectos de eficiencia operativa de gestión, de planificación estratégica de futuro. El siguiente paso será la interacción digital, saber qué hago con esa información y cómo puedo dar servicio a mis clientes”. Para Sánchez hay un nuevo elemento: la gran cantidad de dispositivos que tendremos conectados a partir de 2016 y que colocarán al cliente en el centro del negocio”.

“Necesitamos datos para determinar dónde está el margen de negocio y aportar al usuario herramientas sencillas englobadas en una única plataforma”, aseguró Sánchez durante su intervención

 

Experiencias prácticas

Directivos de Telefónica, la Agencia Tributaria, Instituto Geográfico Nacional e ISBAN aportaron su visión del rol de Big Data en sus respectivos sectores. Carolina Bouvard, directora de arquitectura, transformación y BI de Telefónica España, aseguró que “España es el país más conectado de Europa. El 81% de los habitantes disponen de un teléfono inteligente. Hay 23 millones de usuarios activos de aplicaciones y descargamos cuatro millones de aplicaciones al día. Cada uno de nosotros interactuamos unas nueve horas diarias con los distintos dispositivos que tenemos conectados. Esto cambia los hábitos de consumo. España está entrando de lleno en la digitalización, y los usuarios demandan simplicidad, flexibilidad y hacer lo que quieran, cuando quieran y en tiempo real”.

“Nuestra misión”, continuó Bouvard, “es que las personas y las empresas tengan a su disposición tecnología fácil y es por eso importante aprender de los comportamientos de los usuarios, y tener en cuenta la información que se genera en toda esta cadena, para tomar las mejores decisiones, como por ejemplo cuáles son los modelos de terminal que más les gustan, cómo quieren que se comercialicen, que interface de usuario quiere encontrar; en definitiva, una experiencia unificada, una visión conjunta de lo que hacen desde su fijo y su móvil”.

“El problema es que para hacer frente a esta nueva realidad nuestra información estaba dispersa, había diferentes modelos de negocio. Nos dimos cuenta que debíamos cambiar”, explicó. Ahora la empresa dispone de una misma plataforma homogénea transmitiendo en tiempo real, herramientas de usuario para interactuar con estas plataformas, “y sobre todo una nueva cultura empresarial. Todo ellos nos ha permitido una mejora significativa en los principales KPI”.

José Borja Tomé, subdirector general de Tecnología de Análisis de la Información e Investigación del Fraude, aseguró durante su intervención en el evento de IDC que para su organización “Big Data facilita analizar los datos y la tecnología debe responder a todas las preguntas que surgen de estos datos. Por una parte utilizamos las TIC de forma más clásica, como análisis de datos, tratamiento de la información no estructurada, minería de datos, búsqueda documental, recuperación de información de fuentes abiertas, y por debajo de todo ello están las infraestructuras que en cada momento corresponda y que nos proporciona la interacción y la capacidad de análisis necesaria para tomar decisiones rápidas en las situaciones que se produzcan”. En la Agencia Tributaria disponen de proyectos de minería de datos, de análisis avanzado para mejorar el funcionamiento de los servicios.

Guillermo Villa, subdirector general adjunto de Geodesia y Cartografía del Instituto Geográfico Nacional, afirmó que su centro ha "invertido el paradigma, llevando la computación allí donde están los datos”. Una de las misiones del Instituto Geográfico Nacional es el control de la red de satélites de teledetección y observación de la tierra, que tiene múltiples aplicaciones. “En los últimos años se ha incrementado el número de satélites y de programas de observación de la tierra, tanto en Europa como en EE.UU. También nuestro país cuenta con un plan nacional de teledetección y en los próximos años se lanzarán dos satélites más de observación de la tierra. Todo esto nos obligará a contar con herramientas y sistemas que nos permitan el análisis de la información en tiempo real y en diferido. Las soluciones tradicionales no eran los suficientemente rápidas para el proceso de esta información y es entonces cuando entran en juego los sistemas de Big Data para poder manejar estos datos”, explica Guillermo Villa.   

“En lugar de bajar los datos y procesarlos en la oficina, el paradigma se invierte y se lleva la computación allí donde están los datos. Hace unos meses se organizó un congreso mundial para conocer la aplicación de Big Data en el espacio, en cloud y desplegar las aplicaciones en remoto”, comenta Villa. Además, añade que “se están creando modelos de negocio en Big Data, pues los datos de la observación de la tierra en el siglo XXI debe ser mucho más precisa y diseñar modelos nuevos de trabajo”.

Finalmente, Víctor Cuervo, innovation manager de ISBAN, explicó la utilidad de Big Data para que el ámbito financiero supere sus actuales retos. “El negocio del banco está guardado en el mainframe, pero necesitamos esa información para llevar nuestro negocio con los nuevos modelos digitales. Los retos al que nos enfrentamos y en los que Big Data puede ser una ayuda es en la mejora de la productividad y de la eficiencia de las aplicaciones”, explicó. “Tenemos que ser capaces de mejorar el retorno de la inversión, generar nuevos servicios, líneas de negocio y Big Data. Los casos de uso de esta tecnología han cambiado, estamos utilizándola para la gestión de riesgo, el conocimiento del cliente, de la excelencia operacional. Necesitamos disponer de una visión de 360º para mejorar la experiencia de los usuarios, optimizando los costes y los modelos y disponer de los datos de forma muy diferente”, aseguró.

“Queremos utilizar Big Data como SaaS en la nube para que los datos estén disponibles para toda la organización, generando cluster por dominios de negocio, sin olvidar la generación de modelos de seguridad de los datos y de nuevos perfiles técnicos”, finalizó Cuervo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información