Tendencias | Noticias | 07 SEP 2016

La tecnología como catalizador del cambio de época

Son varios los factores que han contribuido al proceso de transformación de la sociedad y de la economía, pero quizás el más destacado y el que realmente ha acelerado el mismo es la tecnología, y más concretamente la tecnología disruptiva.
transformación digital

La época de cambios que estamos viviendo, o mejor dicho, el cambio de época en el que estamos inmersos, está provocando una serie de desajustes en el sistema establecido, el mercado y la forma de hacer los negocios se han globalizado mientras que los poderes públicos continúan anclados en el pasado. Para dar respuesta a los retos que se plantean con la economía globalizada se requiere de nuevos enfoques y sobre todo una mayor agilidad en los procesos de decisión pública.

En este contexto las empresas que formen parte de aquellos Estados que dispongan de un sistema administrativo más ágil y flexible tendrán una ventaja competitiva respecto a su competencia. En el ámbito europeo es cierto que se ha producido una cierta fragmentación institucional, así como una descentralización administrativa que provoca que los Estados pierdan peso que es asumido por instituciones supraestatales de la Unión Europea, pero a pesar de ello seguimos adoleciendo de esa agilidad necesaria para que el tejido empresarial europeo, y en especial las pymes, pueda afrontar una competencia global, estamos en un mundo donde las divisiones históricas y geográficas cada día son más irrelevantes.

Son varios los factores que han contribuido a este proceso de transformación de la sociedad y de la economía, pero quizás el más destacado y el que realmente ha acelerado el mismo es la tecnología, y más concretamente la tecnología disruptiva, que a través de la innovación ha dejado obsoletos algunos modelos de negocio, provocando la aparición otros nuevos.

Hoy en día, la tecnología permite que una  empresa ubicada en cualquier parte del mundo pueda llegar a ofrecer sus servicios a través de internet a cualquier ciudadano o empresa del planeta. Esta situación, que comporta innumerables ventajas, desde el ahorro de costes, reducción de tiempos de puesta en marcha, la flexibilidad, ubiquidad de los servicios, etc. teniendo en cuenta el actual marco legal de cualquier país, puede levantar muchas dudas razonables en cuanto a las responsabilidades que asume el prestador del servicio, así como respecto a los derechos y obligaciones del consumidor. Es por ello que debemos de ser capaces de construir un nuevo modelo de relación público-privado basado en redes y no en países.

 

El autor de este artículo es Albino Campo, director general de Numintec.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información