Tendencias | Noticias | 12 DIC 2017

Los negocios online pierden 2,2 euros por cada uno defraudado

Los defraudadores llevan a cabo las estafas en altas horas de la noche y compran siempre bienes de gama baja y de entrega rápida.
fraude
Nerea Bilbao

Las tarjetas de crédito con chip han conseguido aumentar la seguridad de las compras físicas, por eso, los estafadores recurren cada vez más a las compras online. Esto supone una amenaza para los negocios digitales ya que son los responsables de los costes asociados; por cada euro defraudado el negocio online pierde 2,2 euros adicionales.

Así lo revela un estudio elaborado por Stripe, una plataforma de software para la construcción de negocios digitales con 6 años de vida. Entre sus clientes destacan gigantes como Facebook, Twitter o Salesforce.

Sorprendentemente los niveles más altos de fraude online tienen lugar durante los días de menos actividad consumista. Los períodos de más estafas de este tipo se han descubierto en verano y a finales de diciembre; la actividad maliciosa no es tan alta durante fechas señaladas como el Black Friday o las rebajas. En cuanto a tipología de productos, los defraudadores se decantan por productos de baja gama, que no requieran suscripciones ni procesos de verificación, de entrega rápida y que pueden ser recogidos en lugares públicos, antes de que se invalide la transacción.

Los expertos creen que es sencillo descubrir a los estafadores. Normalmente son compras rápidas (una velocidad hasta diez veces superior a las compras llevadas a cabo en circunstancias normales), en los mismos negocios y con la misma tarjeta de crédito. Es habitual que se hagan además en horas poco habituales, como de madrugada.

A pesar de que Stripe ha podido elaborar un patrón de comportamiento más o menos genérico, lo cierto es que la actividad y sus características varían dependiendo del lugar geográfico. Por ello es recomendable que los negocios online utilicen herramientas anti fraude basadas en machine learning capaces de garantizar que están haciendo un balance correcto entre la lucha contra el fraude y sin que afecte a los beneficios.

Por países Argentina, Brasil, India, Malasia, México y Turquía son especialmente fraudulentos, aunque cabe destacar que el porcentaje de fraude es aún muy pequeño en comparación con el volumen de compra total.

En el caso de España, no puede decirse que sea el de los más seguros, pero está por encima de países como Estados Unidos, Canadá o Francia, revela la firma.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios