Tendencias | Noticias | 16 ABR 2018

Radiografía del emprendimiento en España

Las 'startups' españolas celebran una nueva edición del Día Mundial del Emprendedor con mejor salud que nunca. Los números así lo avalan, pero llegan justas a la última etapa de madurez: la internacionalización.
startup
Mario Moreno

 

El panorama emprendedor tecnológico español crece a buen ritmo. Hoy se celebra el Día Mundial del Emprendedor y el país galopa entre buenas cifras, aunque aún tiene que sortear ciertas barreras. Pero, las personas que deciden montar sus propios proyectos se están configurando como la fuerza laboral del futuro en el país. Así lo recoge un estudio reciente de Linkedin que asegura que el porcentaje de esta figura ha crecido un 100%. En concreto, el sector de la tecnología ha experimentado un auge del 10,7% y el 8,3% en software y hardware respectivamente en lo que a predisposición a formar una startup propia se refiere. Además, el estudio revela un aumento del 8,4% en el volumen de personas que trabajan en proyectos personales.

Si hablamos de inversión, España ha superado por primera vez la barrera de los 1.000 millones de euros en 2017, lo que supone un crecimiento anual compuesto del 33% desde 2010 y un incremento del 77% con respecto al año anterior. Toca techo en financiación, y, otro informe, esta vez elaborado por Manuel Matés, fundador de Big Sure Ventures, nos sitúa como el cuarto país europeo en volumen de financiación solo por detrás de Reino Unido, Francia y Alemania. Además, Barcelona y Madrid se colocan en el cuarto y sexto lugar respectivamente de la clasificación de las ciudades del Viejo Continente. Y, por si fuera poco, el optimismo se ha disparado auspiciado por el número de ventas de empresas (41% más que en 2016). Ejemplo de ello ha sido la firma Social Point que fue adquirida por valor de 560 millones de dólares a Take Two, cotizada en el NASDAQ.

 

España ha superado por primera vez la barrera de los 1.000 millones de euros en 2017

 

Estos datos son síntoma de una mejora exponencial de la calidad de nuestras startups, pero aún hay bastantes barreras que sortear. Éstas aún suspenden en el grado de madurez. “Echo de menos más tecnología ‘dura’, capaz de generar obstáculos a los rivales y de competir fuera de nuestras fronteras”, explicaba Javier Megías, cofundador y CEO de Startupxplore, a ComputerWorld.

Abrir fronteras

A pesar de lo positivo de los números, la clave por la que suspiran todos las startups es precisamente esa, abrir fronteras. Es la gran distinción, la medalla en el pecho que significa éxito. Y las distintas organizaciones tanto públicas como privadas que se dedican a la aceleración e incubación de startups lo sabe. En estos primeros meses de lo que va de año ya son varios los proyectos que se han presentado en pos de catapultar a las jóvenes empresas españolas. El objetivo de muchas es alcanzar la cumbre tecnológica por excelencia: Silicon Valley. Desde las instituciones públicas, ICEX y Red.es han celebrado siete ediciones de la iniciativa Spain Tech Center por la que cada año introducen a 10 firmas en el ecosistema californiano durante dos semanas con el objetivo de “establecer contactos con clientes e inversores”, según Christian Prada, director general del programa. Por éste ya han pasado más de 500 empresas y 700 emprendedores desde su creación en 2011. El 80% de las startups que llegan al proceso de inmersión acaban con clientes en Estados Unidos y el 90% de las que han empezado esta iniciativa aún siguen el mercado.

 

“Echo de menos más tecnología ‘dura’, capaz de generar obstáculos a los rivales y de competir fuera de nuestras fronteras”, explicaba Javier Megías, cofundador y CEO de Startupxplore, a ComputerWorld

 

La notoriedad que ha adquirido este programa ha hecho que ambas entidades funden uno similar. Esta vez con capital en Israel, el gran hub europeo con más emprendedores tecnológicos per cápita del mundo, según datos del Foro Económico Mundial. Aunque por el momento está en una fase incipiente se espera que Spain Tech Center en Israel empiece a operar en los próximos meses.

Este tipo de proyectos hace que los países vecinos se fijen en el potencial español. Por ejemplo, Francia  lleva celebrando, de la mano de Business France, un evento de acercamiento entre los dos países a fin de generar negocio y empleo en ambas direcciones desde hace siete años. El país vecino es el tercer inversor de Europa en la Península y en su territorio acoge a 1.300 empresas españolas que emplean a 40.000 personas. “España ha experimentado una fuerte recuperación económica y se ha creado un ambiente muy interesante para las startups”, explica Geraldine Filippi, directora de Business France en la Península Ibérica.

 

Miami, destino a explorar

Más allá de Israel o San Francisco, los emprendedores españoles han puesto otro hub en el foco: Miami. La aceleradora Venture City quiere llevar a las organizaciones españoles a esta ciudad, “una localización más que interesante”, tal y como dice Santiago Canalejo, su COO. “Te permite, desde un punto de vista estratégico, abarcar no solamente el mercado americano, sino poner medio pie en América Latina y el otro medio en Europa”. De hecho, Miami ya se ha convertido en la cuarta ciudad de empleo de personal tecnológico de Estados Unidos.

“Existe una oportunidad bestial. Veo a las startups españolas muy bien preparadas y con muy buenas ideas. La materia prima la tienen, pero juegan con el reto de conseguir los socios adecuados para poder llevar a cabo este proceso de internacionalización”, asegura.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios