Transformación Digital | Noticias | 30 OCT 2015

La Generación Z como nexo de unión entre la pyme y la globalización

Está preparada para trabajar con nuevas tecnologías, entiende la globalización y está comprometida con las causas sociales.
adolescentes
Marga Verdú

Se calcula que la clase media mundial estará compuesta por 3.200 millones de personas en 2020 (frente a los 1.800 millones de 2009), lo que impactará fuertemente en la transformación de los negocios, que tenderán a globalizarse. Si a esta realidad se añade que las tasas de comercio global están creciendo a un ritmo que dobla ya el PIB mundial con respecto 1980, la conclusión es que la globalización actuará como dinamizadora del cambio en las empresas, y especialmente en las pymes.

 

De acuerdo con una  investigación impulsada por Ricoh Europe, existen tres áreas fundamentales donde la globalización afectará a las empresas. En primer lugar, éstas tendrán que lidiar con la aparición de un consumidor mundial, con expectativas superiores y requerimientos muy locales. Además, el trabajo colaborativo y las tecnologías que lo permiten dibujarán un nuevo mercado global de ideas e innovación.  Por último, el impacto de la competencia empresarial a escala global retará y cambiará el modo en que se ejerce el liderazgo, tanto en empresas locales como mundiales.

 

Afortunadamente, las empresas pequeñas suelen estar mejor preparadas que las grandes corporaciones, que son menos ágiles, para aprovechar las ventajas que ponen ante ellas los citados retos, así como las oportunidades que entraña la posibilidad de atender las demandas de un creciente colectivo con capacidad de consumo.  Del mismo modo, a medida que los mercados se expanden a lo largo de fronteras y continentes, se amplía también el número y la tipología de las empresas que, a pesar de ofrecer sus productos/servicios globalmente, esperan conseguir al mismo tiempo una interacción local, personalizada y relevante. En este sentido, el estudio indica que un grupo de empresas más pequeñas, de nicho y con profundo conocimiento de clientes, mercados y regiones específicas mantendrán su dominio en estos mercados.

 

Nativos digitales e innovadores

La innovación, la colaboración y la agilidad corporativa son elementos vitales para el desarrollo de los mercados globales, que han de nutrirse de una red mundial de ideas y deben asegurarse de introducir planteamientos locales como parte de su estrategia de expansión global.  En paralelo, deben utilizar la tecnología como catalizadora para el desarrollo del negocio.

 

Según los expertos, la capacidad para entrar en los mercados en desarrollo a menudo depende de abordar o superar los problemas sociales que han retraído el desarrollo comercial local. Es más probable que una compañía extranjera se granjee la confianza de los consumidores locales si se compromete activamente con una actividad de RSC. Y ese compromiso debe ser genuino y a largo plazo. Es aquí donde, según el trabajo, los integrantes de la Generación Z se convierten en el eslabón natural que une el imparable poder de la globalización con el impacto social de su trabajo, un aspecto que gana peso en la elección de su carrera profesional.

 

Mejor preparada para los inevitables cambios que redibujarán el puesto de trabajo, los miembros de la Generación Z se comportan como nativos digitales a la hora de trabajar con las nuevas tecnologías. Casi el triple de los encuestados encuadrados en la Generación Z se sienten más atraídos por aquellas empresas que utilizan la tecnología para trabajar más eficientemente (28 por ciento) frente a individuos pertenecientes a otras generaciones previas (10 por ciento). Otro aspecto también crucial es que, según el informe, la preferencia por la comunicación cara a cara ha caído desde el 77 por ciento entre los Baby Boomers al 58 por ciento entre los de la Generación Z.

 

El estudio revela que más del doble de los Gen Z, última generación en incorporarse al mercado laboral y mejor preparada que cualquiera de las previas para adoptar las nuevas tecnologías y las formas de trabajo de la globalización, se sienten atraídos por una empresa que les permita sentir que están haciendo algo diferente en el mundo –el 34 por ciento frente al 13 por ciento de los Baby Boomers, 14 por ciento de la Gen X y el 15 por ciento de los Millennials.

 

Colaboración remota

El trabajo de Ricoh indica también que en el nuevo entorno globalizado, la colaboración y la digitalización serán la tónica general en cuanto al modo de trabajar. Tanto las pymes como la Gen Z están perfectamente posicionadas para obtener ventajas de ese cambio, uniendo las muchas potencialidades que presentan la digitalización y la globalización.

 El estudio arroja que el 79 por ciento de los líderes de las pymes creen que sus compañías tienen una ventaja competitiva frente a empresas más grandes, porque pueden optimizar procesos más rápidamente. Profundizando en esta confianza colectiva, el 70 por ciento de los líderes de negocios de servicios financieros sienten que son capaces de comprender, desplegar y beneficiarse de las nuevas tecnologías más rápidamente que los competidores más grandes. El reducido tamaño de la pyme también significa que el coste, y en consecuencia, el riesgo de adoptar nueva tecnologías, disminuye, permitiendo a estas empresas aprovechar rápidamente las ventajas de la digitalización.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información