Transformación Digital | Noticias | 15 DIC 2015

Los últimos avances en IoT originan la creación de una red de baja potencia

Starfish (estrella de mar) es una de las múltiples estaciones de suministro eléctrico de baja potencia que conectarán sistemas IoT en zonas que abarquen grandes áreas.
estudio seguridad iot
Marga Verdú

Se están construyendo nuevas redes de conectividad en forma de estaciones móviles de baja potencia que conectarán objetos, muchos de los cuales nunca lo han estado el pasado, como por ejemplo el alumbrado de las calles con los semáforos de una ciudd. La última compañía en entrar en este apartado de conectividad IoT se llama Starfish y acaba de aterrizar en Silicon Valley.

Las múltiples nuevas redes dedicadas a IoT no son tan rápidas como LTE o wifi, pero han sido desarrolladas para llegar a dispositivos que se desplazan y operan en una región entera de manera mucho más rentable con respecto al coste y al consumo de energía. Esta es la parte de la ecuación que se supone que hacer funcionar el ecosistema de Internet de las Cosas.

 

En este caso, se trata de una nueva clase de red de abastecimiento. Las nuevas tecnologías que soportan las LPWA (low-power wide area) construidas por empresas como Starfish están todavía lejos de poder competir con los fabricantes actuales de sistemas de conectividad IoT como los que ofrecen compañías como Ingenu, SigFox, LoRaWAN, NB-LTE.

 

Las infraestructuras LPWANs (Low-Power Wide-Area Networks) pueden alcanzar dispositivos distribuidos por toda la ciudad contando una infraestructura reducida de redes celulares móviles, en parte porque no necesitan transportar pesadas cargas de tráfico como vídeos entre smartphones. Este tipo de infraestructuras han sido diseñadas para comunicarse con máquinas que, a su vez se comunican con otras máquinas como dispositivos de consumo dotados de pantalla y sistemas operativos. Otro aspecto que se deriva de la escasa necesidad de consumo de potencia está relacionada con el empleo de los sensores diminutos y la cobertura a dispositivos situados más remotamente, cuyo bajo consumo podría prolongar la duración de sus baterías operando en redes LPWAN.

 

Starfish, la nueva red, en realidad no es tan nueva, ya que está basada en la misma tecnología y, en algunos casos, la misma infraestructura que su constructor, Silver Spring Networks, suministrador de sistemas eléctricos en ciudades de todo el mundo durante más de 10 años.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información