Virtualización | Noticias | 11 MAY 2016

Contenedores frente a máquinas virtuales: cómo hacer la mejor elección para su empresa

Los contenedores pueden ayudar a su empresa a empaquetar un montón de aplicaciones en un único servidor físico, igual que una máquina virtual.
Virtualización de servidores_video
Steven J. Vaughan-Nichols

Nombre una compañía tecnológica, cualquier compañía, y seguro que está invirtiendo en contenedores. Google, por supuesto. Microsoft, claro. IBM, compruébelo. Pero, sólo porque los contenedores son extremadamente populares no significa que las máquinas virtuales hayan pasado de moda. No lo han hecho.

Sí, los contenedores pueden ayudar a su empresa a empaquetar un montón de aplicaciones en un único servidor físico, igual que una máquina virtual (VM). La tecnología de contenedores, como Docker, supera a las máquinas virtuales en la parte del juego que se refiere a la nube o los centros de datos.  Las máquinas virtuales ocupan gran cantidad de recursos del sistema. Cada VM necesita, no sólo una copia entero del sistema operativo, sino también una copia virtual de todo el hardware que el sistema operativo necesita para ejecutarse. Esto se suma rápidamente a una gran cantidad de RAM y de ciclos CPU. En contaste, todo lo que requiere un contenedor es un sistema operativo, programas y bibliotecas de soporte y los recursos del sistema para ejecutar un programa específico. En la práctica, esto significa que se pueden poner dos o tres veces más aplicaciones en un único servidor con los contenedores que con las máquinas virtuales. Además, con los contendores se puede crear un entorno operativo consistente y portátil para el desarrollo, la prueba y el despliegue, un triplete ganador. Si esto fuera todo lo que tienen que ofrecer los contenedores frente a las máquinas virtuales, estaríamos escribiendo un obituario de éstas. Pero hay mucho más que cuántas apps se pueden poner en una caja.

Problema de los contenedores número 1: Seguridad

El principal problema, que a menudo se pasa por alto, es la seguridad. Como comentó Daniel Walsh, ingeniero de seguridad en Red Hat, que trabaja principalmente en Docker: los contenedores no contienen. Tomemos Docker, por ejemplo, que utiliza libcontainers como su tecnología de contenedores. Los libcontainers dan acceso a cinco espacios de nombres -procesos, red, montaje, nombre de equipo y memoria compartida- para trabajar con Linux. Esto, dentro de lo que cabe, está bien, pero hay un número importante de subsistemas del núcleo de Linux fuera del contenedor.

Esto incluye dispositivos, SELinux, Cgroups y todos los sistemas de archivos /sys. Lo que significa que si un usuario o aplicación tiene privilegios de superusuario dentro del contendor, el sistema operativo subyacente podría, en teoría, ser crackeado.

Ahora, existen muchas maneras de proteger Docker y otras tecnologías de contenedores. Por ejemplo, puedes montar un sistema de archivos sys como de sólo-lectura, forzando a los procesos del contendor a escribir sólo en algunos sistemas de archivos del contenedor específicos, y configurar el espacio de nombres de red sólo si se conecta con una intranet privada especificada y así sucesivamente. Sin embargo, este proceso no se construye de forma predeterminada, se necesita sudar para proteger los contenedores.

La regla básica es que ha de tratar a los contenedores como lo haría con cualquier otra aplicación de servidor, tal y como explica Walsh: reducir los privilegios lo más rápidamente posible; ejecutar sus servicios como no-root siempre que sea posible; y tratar los root de dentro del contendor como si fuera un root de fuera del contendor

Otro problema de seguridad es que mucha gente está lanzando aplicaciones en contenedores, algunas, peores que otras. Si, por ejemplo, se es perezoso y se instala el primer contenedor que cae en las manos, es posible que hayan traído un Troyano a sus servidores. Es necesario que el equipo entienda que no pueden descargar aplicaciones de Internet como si se estuvieran descargando juegos en su smartphone.

Otras preocupaciones sobre los contendores

Bien, o sea que si podemos solucionar el problema de la seguridad, los contendores lo dominarán todo, no? Pues no. Hay que considerar otros aspectos sobre los contenedores. Rob Hirschfeld, CEO de RackN y miembro fundador de la OpenStack Foundation, observó que: “El empaquetado es difícil todavía: crear una caja cerrada ayuda a resolver parte de los problemas de la superficie (los que sabemos que tenemos), pero no resuelve los problemas más profundos (los que no sabemos de qué dependen)”. A todo esto me gustaría añadir que, si bien esto es un problema de seguridad, también es un problema de control de calidad. Es verdad que el contendor X puede ejecutar el servidor web NGINX pero, ¿es la versión que usted quiere? ¿Incluye la actualización TCP Load Balancing? Es fácil implementar una app en un contendor, pero si la instala en el equivocado, habrá perdido mucho tiempo.

Hay que recordar que el punto central de un contenedor es ejecutar una única aplicación. Cuantas más funcionalidades se coloquen en el contendor, más seguro es que debería estar utilizando en primer lugar una máquina virtual.

Es cierto que muchas tecnologías de contenedores, como  Linux Containers (LXC) se pueden usar en lugar de las máquinas virtuales. Por ejemplo, podría usar LXC para ejecutar  aplicaciones específicas para Red Hat Enterprise Linux (RHEL) 6 en lugar de RHEL 7. En general, se debería utilizar contenedores para ejecutar una sola aplicación y máquinas virtuales para ejecutar múltiples aplicaciones.

Decidir entre contenedores y máquinas virtuales

Entonces, ¿cómo decidirnos entre contenedores y máquinas virtuales? Scott S. Lowe, arquitecto de  ingeniería de VMware, sugiere que nos fijemos en el alcance de nuestro trabajo. En otras palabras, si queremos ejecutar múltiples copias de una misma app, debemos usar un contendor. Si queremos flexibilidad o ejecutar múltiples aplicaciones debemos utilizar máquinas virtuales.

Además, los contenedores suelen encerrarte en una versión particular del sistema operativo. Esto puede ser bueno: no debe preocuparse por las dependencias una vez las aplicaciones se estén ejecutando adecuadamente en un contenedor. Pero esto también le limita. Con las máquinas virtuales no importa que hipervisor esté utilizando –KVM, Hyper-V, Xen o cualquier otro- puede utilizar cualquier sistema operativo. ¿Qué se necesita para ejecutar una aplicación oscura que sólo se ejecuta en QNX? Es fácil con una máquina virtual, pero no es tan simple con la actual generación de contenedores. Así que permítanme explicárselo.

Si necesita ejecutar la máxima cantidad de aplicaciones particulares en el mínimo número de servidores? Si ese es su caso, entonces use contenedores –recuerde que va a tener que vigilar sus sistemas ejecutados en contenedores antes hasta que asegure la seguridad de su contenedor. En cambio si lo que hace falta es ejecutar múltiples aplicaciones en servidores y tiene gran variedad de sistemas operativos, debería usar máquinas virtuales. Y si la seguridad es importante para su compañía, usted debería utilizar máquinas virtuales desde este momento.

En el mundo real, supongo que la mayoría de nosotros utilizaremos tanto contenedores como máquinas virtuales en nuestras nubes y centros de datos. La economía de los contenedores a escala tiene demasiado sentido financiero para ser ignorada. Al mismo tiempo, las máquinas virtuales también tienen sus virtudes.

A medida que la tecnología de los contenedores madure, algo que espero realmente que suceda, los contenedores y las máquinas virtuales se unirán para crear un nirvana de portabilidad en la nube. Aún no estamos en ese punto, pero llegaremos.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información