Comunicaciones

Anna Birulés, Ministra de Ciencia y Tecnología: "Para que las bases del crecimiento económico sean sólidas es necesario disponer de una soci edad innovadora"

La formación del nuevo Gobierno a partir de las elecciones generales del 12 de marzo de 2000, supuso para el sector español de Tecnologías de la Información un punto de inflexión. Por primera vez en la historia, una ministerio iba a contemplar el concepto tecnología en su propia definición. Nace así el Ministerio de Ciencia y Tecnología con objeto de impulsar el desarrollo de la Sociedad de la Información

¿Cuáles son las razones que aconsejaron la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología?
- La ciencia y la tecnología son claves en una economía global. España goza de estabilidad macroeconómica junto con una tasa de crecimiento superior a la de los países de nuestro entorno y con grandes avances en la creación de empleo. Ahora hay que ir asegurando que tenemos las bases para que este crecimiento sea sostenido en el tiempo. Este objetivo requiere continuar avanzado en un conjunto de reformas en diversos mercados, desde el laboral hasta la profundización en los procesos de liberalización iniciados. Entre estos destacan las telecomunicaciones y las tecnologías de la información por su importancia horizontal tanto para las empresas como para los ciudadanos.
Para que las bases del crecimiento económico sean sólidas es necesario tener una sociedad innovadora. La innovación, junto a la necesaria investigación y desarrollo es imprescindible para competir a nivel internacional. Es fundamental que la innovación se convierta en un elemento constantemente perseguido por parte de las empresas y de la sociedad para ser competitivos. Por eso se han reunido bajo un mismo departamento, con rango de Ministerio, las responsabilidades sobre Ciencia, desarrollo tecnológico e innovación -el conjunto I+D+i-, con el objetivo de elevar el nivel de coordinación de las políticas e impulsar un salto cuantitativo y cualitativo en los esfuerzos públicos y privados de modo que multiplique su impacto en el aumento de la competitividad española.

¿Pero cuáles son sus competencias?
- Las actividades que engloba el Ministerio de Ciencia y Tecnología son muy amplias ya que reúne, además de las responsabilidades de ciencia, tecnología e innovación, las competencias de seguimiento y ordenación de los sectores empresariales que tenía antes el Ministerio de Industria -excepto la regulación de los sectores de energía y minas-, además de las competencias en telecomunicaciones y audiovisual, con la correspondiente adaptación que exige el rápido desarrollo de este sector incluyendo, entre otros, los contenidos, y todo el desarrollo de la Sociedad de la Información.

¿Qué hay qué hacer para lograr que las empresas españolas inviertan más en investigación, desarrollo e innovación?
- Asegurar que todos somos conscientes de su importancia y sobre todo que el marco legal y fiscal no sólo no pone trabas, sino que favorece que las empresas y especialmente las pequeñas y medianas inviertan en investigación, desarrollo tecnológico e innovación. El Gobierno ha dado y está dando pasos importantes en esta dirección. En este año 2001 se ha ampliado -en porcentaje y alcance- las desgravaciones fiscales que fomentan la I+D+i, continuando el proceso iniciado en el 2000 de considerar por primera vez la inversión en innovación como concepto desgravable en el impuesto de sociedades. Asimismo, en el paquete de medidas liberalizadoras del junio del pasado año y en la Ley de Acompañamiento de los presupuestos de este ejercicio, se han ampliado e introducido muchas más mejoras: desde desgravaciones fiscales para compra de equipos informáticos o por formación del personal en nuevas tecnologías, a la aportación de liquidez a los fondos de capital riesgo para que inviertan en empresas de alto riesgo tecnológico. De hecho, según un reciente estudio de una asociación empresarial de Estados Unidos, con su nueva regulación, España se ha convertido en el país con el coste fiscal de la innovación más bajo de Europa.
También se ha modificado la normativa de mecenazgo y patrocinio para que las exenciones fiscales se extiendan a quienes financien la investigación en los centros públicos de investigación o en universidades.

Se tiene la sensación de que en materia de regulación estamos por detrás de los países de nuestro entorno
- Si nos comparamos en materia de regulación del mercado de telecomunicaciones y desarrollo de la Sociedad de la Información con otros países de nuestro entorno, España ocupa una posición de liderazgo en la Unión Europea en la adopción de muchas iniciativas. Así en la Tarifa Plana España fue el segundo país europeo en establecerla, después del Reino Unido. En cuanto a ayudas fiscales a la adquisición de PCs hemos sido los terceros, tras Suecia y Portugal; en la adjudicación de licencias UMTS, fuimos el segundo país después de Finlandia. En la regulación de la Televisión Digital Terrenal, España ha sido la segunda de Europa en adjudicar los concursos, al igual que en establecer la Ley de Firma Electrónica, mientras que en la Radio Digital somos el primer país con compañías operadoras.

¿Cómo se va a profundizar en la liberalización de las telecomunicaciones?
- Este sector ha cambiado mucho en los últimos años y seguirá evolucionando, y muy deprisa, en los próximos. Por eso su regulación, a pesar de que en algunos casos es muy reciente, también tiene que ir adaptandose a los cambios para continuar asegurando una competencia efectiva. Los principales aspectos en los que se ha trabajado son la introducción de mayor competencia e inversión en las redes de acceso; abrir el mercado de las llamadas locales; y lograr que el acceso a Internet sea más asequible para todos con medidas como la tarifa plana y los bonos metropolitanos.
El primer objetivo de mayor competencia e inversión en redes de acceso se logra con la apertura del bucle de abonado -el trozo de red que llega al domicilio de cada cliente- que se ha puesto en marcha a partir de enero de 2001. Todo ello en un marco y condiciones que aseguren que continúa incentivándose la inversión en redes de acceso con las máximas prestaciones en ancho de banda o en servicios avanzados tanto en fijo como en móvil. Para el mercado de llamadas metropolitanas se ha autorizado el acceso indirecto -marcando prefijos llamada a llamada o con preselección -, que hasta noviembre del pasado año sólo se aplicaba a llamadas internacionales, interprovinciales y provinciales. Una medida que, por cierto, no existe en todos los países europeos. En cuanto a los precios, la mayor parte del trabajo ya esta hecho porque están liberalizados casi totalmente. Sólo los precios del servicio de telefonía fija de voz que presta el operador dominante están sometidos a regulación. Y aquí, además, ya se ha establecido el marco de referencia en el que se tendrá que desenvolver. Se trata del sistema denominado price cap, similar al vigente en otros países como Reino Unido, que fija unos precios máximos para los servicios y establece un porcentaje de reducción de los mismos para los años 2001 y 2002.

En cuanto a la tarifa plana, se le ha llamado ondulada porque no es utilizable durante todo el día.
- El objetivo era y es claro: que los ciudadanos, sobre todo las familias, tengan acceso universal a trav

Webinar 09/12/21

Revista Digital

Próximos Webinars

Be Data Ready

Communications Platform for Business

ebook shift in retail Retail

Modern Data Experience

Partnerzones IDG
Especiales IDG:


Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Ya disponible en IDG Research: