| Artículos | 14 MAY 2004

Consum aúna satisfactoriamente negocio y tecnología

Esta cooperativa mejora su gestión gracias a las TIC
Creada en 1975 por un grupo de cooperativistas valencianos, Consum es en la actualidad un importante grupo de distribución comercial. Conocida por sus supermercados Consum y sus autoservicios Charter, esta cooperativa, que cuenta con 422 establecimientos, ha penetrado con fuerza en la comunidad valenciana, Murcia, Cataluña y Castilla la Mancha. Las TIC han sido claves para gestionar eficientemente su negocio.

Con unos beneficios que alcanzaron 10,3 millones de euros y unas ventas que llegaron a 881,7 millones de euros en 2003, tras haber experimentado un crecimiento de un 12,6% respecto al año anterior y haber abierto ese mismo año 25 nuevos supermercados de sus dos enseñas, Consum y Charter, es obvio que a esta empresa cooperativa dedicada a la distribución comercial no le va nada mal. Ubicada principalmente en la comunidad valenciana (un 74% de sus supermercados se encuentran allí) y separada recientemente del Grupo Eroski (aunque la escisión total se producirá dentro de un año), del que ha formado parte durante catorce años, Consum se enfrenta a los retos del mercado adoptando las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Como explica Antonio Rodríguez Lázaro, director de Informática y Sistemas de Consum, “la integración funcional de las TI es lo que permite a las organizaciones en general, y a Consum en particular, dar un valor cualitativo a la toma de decisiones mediante información de calidad en tiempo, forma y contenidos necesaria a todos los niveles de la cooperativa para conseguir los objetivos que nos fijamos cada año dentro del marco de los planes estratégicos”. Rodríguez Lázaro añade que esta adopción de las TI aporta un gran valor a cada una de las áreas de su empresa de distribución, tanto a la parte económica y financiera donde aportan precisión y control en las variables clave de ventas, gastos, márgenes, resultados, retornos de inversión, etc., como al área de Recursos Humanos, proporcionando conocimiento de los socios trabajadores, pasando por las ventajas para la cadena logística, ya que permiten la gestión en tiempo real de stocks, del control de calidad, etc..., y para la compra y la venta, ampliando el conocimiento sobre el comportamiento de proveedores y clientes.

Alto nivel de servicio y escalabilidad de infraestructuras
Rodríguez Lázaro asegura que los requisitos tecnológicos de Consum son de carácter estructural y funcional. “Las estructuras tecnológicas deben asegurar unos niveles de servicio altos con un 99,9% de disponibilidad y tiempos de respuesta de menos de un segundo en más de un 99,5% de los casos –señala–. Aunque hay excepciones a estas necesidades, que son las infraestructuras que atienden a la ofimática en la sede social, en las que el nivel de servicio puede ser menor para no penalizar el coste”. Aunque la escalabilidad de las infraestructuras es también esencial, Rodríguez Lázaro revela que es un requisito que no tiene resuelto la mayoría de los fabricantes: “Hemos tenido experiencias en las que una infraestructura funciona correctamente, pero da problemas de software cuando la intentamos escalar, aunque se renueve el hardware”. Éste añade que las infraestructuras que atienden a los sistemas on-line son críticos, ya que los ciclos de venta-compra-suministro son muy cortos en tiempo. “La integración funcional de la información de procesos y flujos con la información económica, comercial y de calidad, la información en tiempo real en los sistemas que acompañan al flujo de mercancía desde el proveedor hasta el cliente es fundamental para nosotros, así como la flexibilidad para hacer cambios funcionales en los sistemas de información y adaptarnos en poco tiempo a las necesidades de los clientes y la colaboración con los proveedores”.

Gestión de las TI integrada en el negocio
La clave de la adaptación tecnológica de Consum es gestionar las tecnologías de forma integrada con el negocio. “Partimos de unos planes anuales coherentes con la estrategia de Consum –asegura–. En éstos tenemos unos objetivos que están alineados con los del negocio y que derivan en proyectos que nos conducen a innovaciones funcionales y estructurales para conseguir la mejor solución con el nivel de servicio establecido y el menor coste”. La inversión anual en TIC realizada en los últimos dos años y para el próximo oscila un 0,4% del volumen de negocio, unos 3,1 millones de euros. Actualmente uno de sus principales proyectos es fruto de su separación del Grupo Eroski, ya que cuando Consum formaba parte de éste, ambos compartían infraestructuras de comunicaciones para interconectar sus sedes sociales y dos aplicaciones de gestión, una desarrollada y mantenida por Consum y la otra por Eroski. “Al desvincularnos –manifiesta Rodríguez– en Consum hemos abierto un proyecto para asumir el desarrollo de la que era desarrollada por Eroski. La interconexión de sedes la mantendremos mientras que cualquiera de la dos la necesite para intercambiar e-mails”.
En cuanto a su infraestructura, la arquitectura de los sistemas se basa en cuatro redes, tres de ellas LAN y una WAN, todas interconectadas y cuyas comunicaciones suministra Telefónica Data. La primera tiene sistemas AS/400 de IBM, con las aplicaciones de gestión corporativas, y la segunda PCs con Windows 2000, donde predominan servidores Compaq de HP con Windows 2000 Server. La tercera red es una LAN que tienen las 300 tiendas propias, con servidor Linux, cajas IBM y Bull y, la última, una WAN en la que interconecta sus 460 tiendas y está compuesta por blades de HP con Windows 2000 Server.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios