| Noticias | 29 SEP 2010

Dell entra en el mundo del software con Virtual Integrated System

Tags: Actualidad
Con el objetivo de ayudar a los clientes a aprovechar rápidamente las ventajas de la era virtual, Dell ha presentado nuevas funciones y servicios para su arquitectura de Sistemas Virtuales Integrados (Virtual Integrated System o VIS).
Nuria Cordón
Hasta la fecha, Dell se ha caracterizado por ser una compañía muy centrada en hardware, pero desde que hace unos meses adquiriera Scalent, un proveedor de software de administración de servidores virtualizados, la compañía “ha entrado en una nueva era”, según ha comentado Hugh Jenkins, enterprise program manager de Dell para EMEA a Computerworld. “Hemos entrado en una nueva era para ayudar a nuestros clientes a gestionar sus entornos virtualizados”, explica.

La arquitectura y los servicios VIS de Dell ayudan a los clientes en la transición de sus infraestructuras actuales y las nuevas a un modelo abierto, en la nube, capaz de administrar de manera dinámica las cargas de trabajo de las aplicaciones y unificar los sistemas heterogéneos de computación, almacenamiento y networking en un centro de recursos común. El resultado es que ahora los clientes pueden reducir los costes asociados con la gestión de sus infraestructuras informáticas, aumentar la flexibilidad necesaria para responder a las cambiantes necesidades del mundo empresarial e instalar y trasladar con mayor eficacia las cargas de trabajo de las aplicaciones entre los recursos físicos y virtuales. 

De acuerdo con Jenkins, “VIS ha sido diseñado para afrontar los retos que vemos en nuestros clientes para moverse de entornos físicos a virtuales, y es que, una de sus mayores preocupaciones es la gestión de los sistemas virtuales”. Para Jenkins, la arquitectura VIS responde al objetivo de Dell de “ofrecer soluciones abiertas, capaces y económicas”. Así, gracias al nuevo software, las compañías pueden ampliar o reducir de manera dinámica sus entornos para responder a la variabilidad de las cargas de trabajo. Además, apunta Jenkins, a diferencia de otras soluciones, VIS se integra con los sistemas y las estrategias generales de gestión de los clientes y, gracias a la colaboración estrecha con socios como Microsoft, VMware, Citrix y BMC, ofrece una mejor utilización de las inversiones actuales y la posibilidad de estandarizar e impulsar los procesos informáticos para mejorar su control y consistencia. Pero, lo que realmente diferencia a esta solución de otras de la competencia es su capacidad “para gestionar entornos físicos y virtuales de forma conjunta”, explica.

Componentes

La arquitectura VIS está formada por componentes modulares que se integran con los entornos informáticos existentes de una empresa. Esto les proporciona a sus directivos mayor capacidad de decisión y la posibilidad de instalar las mejores soluciones.

La arquitectura VIS comprende tres componentes clave: Dell Advanced Infrastructure Manager (AIM), que simplifica la gestión de los centros de datos al permitir que un solo administrador asigne los recursos de servidores, sistemas de almacenamiento y de red según las cargas de trabajo de las aplicaciones; Dell VIS Self-Service Creator, que puede reducir el tiempo necesario para desplegar nuevas aplicaciones empresariales mediante la estandarización y la automatización de los procesos; y Dell VIS Director,  el centro de operaciones del entorno virtual, desde el que los clientes gozan de una visión completa de sus dependencias virtuales y permitiéndoles localizar rápidamente cualquier problema en el entorno virtual.

Consultoría

Por otro lado, la compañía ofrecerá una amplia gama de servicios para ayudar a los clientes a analizar, diseñar e instalar los componentes de su arquitectura VIS en estructuras informáticas nuevas o ya existentes. Estos servicios ayudan a las organizaciones a analizar sus estrategias y necesidades informáticas desde el punto de vista de las tecnologías de virtualización de Dell.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios