smartphone
Inteligencia artificial
IA

La inteligencia artificial acabará con los 'smartphones'

Cuando un móvil se convierta en un simple conducto para acceder a la IA en la nube, no necesitaremos actualizarlo y, de hecho, no necesitaremos un smartphone en absoluto.

smartphones

La era de los smartphones con inteligencia artificial (IA) ha llegado. 

Se espera que el gigante de los teléfonos inteligentes Apple haga lo que algunos de sus competidores ya han hecho: desvelar y promover potentes funciones de inteligencia artificial. Estas funciones se integrarían en el próximo iOS 18 de Apple y posiblemente incluyan el largamente rumoreado AppleGPT (que no se llamará AppleGPT). Ese chatbot basado en LLM podría integrarse en el asistente Siri de Apple u ofrecerse como una aplicación independiente. 

La última generación de iPhones de Apple ya contiene el chip Apple A17 Pro, compatible con funciones avanzadas de IA. 

Wamsi Mohan, analista de Bank of America, predice que Apple empujará al mundo de los smartphones a la era de los 'IntelliPhone', un nombre horrible que espero que nunca se ponga de moda. 

Según un informe de la empresa de estudios de mercado Canalys, ya el 16% de los teléfonos inteligentes vendidos en todo el mundo integran funciones de inteligencia artificial, y se prevé que en 2028 ese porcentaje aumente hasta el 54%. Varias grandes empresas de smartphones los comercializan como 'teléfonos con IA': 

  • Samsung: La serie Galaxy S24 presenta de forma destacada capacidades de IA, incluida Galaxy AI, que ofrece herramientas como Live Translate, Circle to Search y funciones de cámara mejoradas con IA. 
  • Google: Los Pixel 8 y Pixel 8 Pro se comercializan con importantes funciones de IA como Magic Editor, Best Take y capacidades de IA generativa en el dispositivo a través del modelo Gemini. 
  • Xiaomi: La serie Xiaomi 14 incluye funciones de IA como AI Portrait y varios modos fotográficos mejorados con IA. 
  • Motorola: La serie Moto Edge 50 incluye funciones de IA como fondos de pantalla generativos y herramientas de cámara mejoradas con IA como estabilización adaptativa y borrador mágico. 
  • Asus: El Zenfone 11 Ultra incluye funciones de IA como traducción en vivo, cancelación de ruido y creación de fondos de pantalla generativos. 

También podemos esperar ver una gran cantidad de teléfonos con IA de empresas emergentes. En el Mobile World Congress 2024, una empresa llamada Telekom presentó un concepto de teléfono con IA que funciona sin las aplicaciones habituales de un smartphone. En su lugar, utiliza la IA para realizar tareas que normalmente requerirían aplicaciones. Este teléfono conceptual pretende agilizar las interacciones del usuario prediciendo y generando interfaces basadas en el contexto y las intenciones del usuario. No está claro hasta qué punto es factible esta idea con el estado actual de la IA. 

 

Cómo evolucionarán los móviles

Es probable que las funciones de IA dividan el mercado en dos categorías cada vez más distantes. 

Los fabricantes de smartphones como Apple impulsarán el procesamiento de IA centrado en la privacidad en un chip dentro del teléfono, lo que inicialmente incentivará la actualización a un hardware más nuevo y potente (y más caro). Una nueva generación de teléfonos con IA de gama alta ofrecerá una conectividad superrápida y una memoria enorme. Podrán almacenar en caché secuencias de vídeo para una IA multimodal que incluya vídeo. 

El informe Generative AI Phone Industry, publicado conjuntamente por Counterpoint Research y MediaTek, pronostica que en 2027 existirán mil millones de smartphones con IA de gama alta. (MediaTek es una empresa de semiconductores sin fábrica con un gran interés comercial en el futuro del hardware de los teléfonos inteligentes). 

Pero los fabricantes de teléfonos económicos se centrarán en utilizar el teléfono sólo por su cámara y conectividad, simplificando los chips (y reduciendo así el coste) y accediendo a la IA en la nube. 

 

Cómo la IA acabará con el smartphone 

Las compañías de smartphones desplegarán una gran cantidad de nuevas funciones de IA, y creo que serán muy populares. La IA no sólo aportará respuestas similares a las de ChatGPT, sino también una mayor personalización, mejor rendimiento, mayor privacidad y seguridad, mejor duración de la batería, un control de la salud más útil, más opciones para la expresión creativa, especialmente en aplicaciones fotográficas, y finalmente incluso precios más bajos. 

A los compradores de smartphones económicos les encantarán las prestaciones y el bajo coste de los teléfonos con IA en la nube. 

En ambos casos, la IA se convertirá probablemente en la característica dominante y en la interfaz principal que utilizará la gente. El uso de la IA fomenta la voz en ambas direcciones: hablaremos con la IA a través de nuestros teléfonos y la IA nos responderá. O la IA recopilará vídeo, audio y texto y nos dará información hablando o mostrando palabras e imágenes en el teléfono. 

Pero he aquí por qué este resultado supone un problema para la industria del hardware de los smartphones: lo mejor de la IA es que se puede actualizar por software. Cuando se compra un teléfono, éste mejora principalmente a través de actualizaciones de software, no de hardware. A empresas como Apple les resultará cada vez más difícil convencer a los compradores de que desembolsen 1.000 dólares por un teléfono nuevo cada dos años, cuando las funciones que más valoran pueden mejorarse con cambios en los servicios en la nube o con actualizaciones de software del teléfono. 

La IA también cambia el juego de las interfaces. Mientras hablamos con agentes de IA, la gente utilizará auriculares y, cada vez más, gafas de IA para interactuar con los chatbots de IA. Las gafas utilizarán cámaras integradas para hacer fotos y vídeos multimodales.

A medida que las gafas se conviertan en la interfaz principal, es probable que la experiencia del usuario aumente con mejores gafas (no con mejores teléfonos), con mejores motores de luz, altavoces, micrófonos, baterías, lentes y antenas. Con la inevitable e inexorable miniaturización de todo, acabará surgiendo una nueva clase de teléfonos con inteligencia artificial que no necesitarán en absoluto conexión inalámbrica a un smartphone y contendrán todos los elementos de un teléfono inteligente en las propias gafas. 

Los smartphones seguirán con nosotros durante muchos años. Y podemos esperar una amplia gama de dispositivos portátiles experimentales, relojes inteligentes mejorados, parabrisas de coches con inteligencia artificial, auriculares con inteligencia artificial, todo con inteligencia artificial. Pero creo que las gafas inteligentes con inteligencia artificial sustituirán a los smartphones como dispositivo de uso diario en el que confía el público. 

Las gafas serán el dispositivo ganador, porque pueden colocar altavoces a un palmo de las orejas, micrófonos manos libres a diez centímetros de la boca y, lo mejor, pantallas directamente delante de los ojos. Las gafas pueden llevarse todo el día, todos los días, sin que haya nada físicamente en el canal auditivo. De hecho, unos 4.000 millones de personas ya usan gafas a diario. Añadir la electrónica de la IA será una carga trivial para estos usuarios y una opción popular incluso para quienes tienen una visión perfecta. 

La singularidad de las gafas de inteligencia artificial, en la que más personas las compran frente a los smartphones, está a unos pocos años de distancia, muy pocos años. Pero estoy seguro de que ocurrirá. Y por eso empresas como Apple y Google están solicitando una vertiginosa gama de patentes para la tecnología que impulsará la revolución de las gafas de IA. 

En 2011 Marc Andreessen, cofundador de la empresa de capital riesgo Andreessen Horowitz, afirmó en un ensayo del Wall Street Journal que "el software se está comiendo el mundo". Tenía razón, por supuesto. Pero en esta década es el software de IA, en concreto, el que se está comiendo nuestro mundo. 

Y muy pronto, esoftware de IA se comerá también el mundo de los smartphones



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital