Los movimientos ciudadanos lideran las iniciativas de acceso equitativo a Internet

Primer congreso Global CN 2000

Más de 600 personas pertenecientes a redes ciudadanas de 25 países de los cinco continentes se han dado cita en Barcelona del 2 al 4 de noviembre para debatir el estado y el futuro de este tipo de asociaciones ciudadanas. Encaminadas a promocionar el uso de Internet en la ciudadanía para evitar la denominada fractura social que está ocasionando la red en determinados países y grupos sociales, la creación de un consorcio que las englobe ha clausurado su primer encuentro mundial. El consorcio pretende promover las actuaciones de estas redes ciudadanas que han de unir la participación de la ciudadanía, las administraciones públicas y las empresas.
Tras tres días de conferencias y grupos de trabajo en un ambiente muy participativo, la principal conclusión del primer congreso mundial de redes ciudadanas (community networking) ha sido la creación de un consorcio mundial. Según Artur Serra, director del congreso, la institución será “una herramienta abierta a todo tipo de organizaciones e instituciones públicas o privadas que deberá promover un cambio social en el marco de las nuevas tecnologías, introducir las redes ciudadanas en los debates políticos y entender a los ciudadanos no sólo como usuarios de Internet sino como participantes activos”. La misión de las redes ciudadanas, que vendrían a ser como ONG de la sociedad de la información, es promover un acceso equitativo a Internet. Normalmente se trata de un grupo de ciudadanos que se asocian para crear puntos de acceso a Internet como es el caso de RavalNet en el barrio del barcelonés del Raval.
En el congreso se han dado cita numerosos representantes de redes ciudadanas en África y América Latina. Amadou Top, de Anais Network de Senegal, destacó que África va muy atrasada en temas de las nuevas tecnologías e instó a fomentar el acceso colectivo y no individual a Internet. Por su parte, Karen Delgadillo, de Telecentros de Ecuador, destacó el papel de este tipo de instalaciones para facilitar a los ciudadanos servicios que van desde la telefonía hasta la telemedicina. Global CN 2000 ha sido un encuentro muy prolífico en el que se han tratado numerosos temas como el analfabetismo, la deuda pública, la diversidad cultural y lingüística en la red, la consolidación de la democracia, la formación y el acceso a Internet o los nuevos modelos de desarrollo económico.

Administraciones y empresas
Las administraciones públicas han estado presentes en el debate intentando averiguar cuál es el papel que les corresponde en este tipo de movimientos ciudadanos. Jerome Vignon, consejero del gobierno europeo, afirmaba que “la sociedad civil necesita financiación. Por lo que el principal rol de los parlamentos ha de ser el desarrollo de presupuesto para estos menesteres”. Con intervenciones como ésta ha quedado claro que el apoyo económico es indispensable, aunque se han planteado dudas sobre las implicaciones de estas aportaciones. Para Manuel Sanromà, creador de la red ciudadana de Tarragona Tinet, las relaciones entre estas asociaciones y la administración se han de basar en la neutralidad política. “Es importante que el ciudadano perciba que la gestión es totalmente independiente”. Esto a veces es difícil de conseguir, según se desprende de la experiencia de Francisco Javier Palomares, creador de una red ciudadana en el municipio madrileño de Getafe. “Por permitir la libre expresión de los ciudadanos contra una acción consistorial, nos vimos privados de la información cultural que nos facilitaba el ayuntamiento”. Para Manuel Castells, sociólogo y catedrático de la Universidad de Berkley, las administraciones públicas utilizan la red como escaparate siendo muy poco útiles algunas de las iniciativas que realizan. La facultad legislativa de las administraciones públicas también representa un apoyo. Así Baudilio Tomé, secretario de estado de telecomunicaciones y de la sociedad de la información, destacó que “el gobierno español está trabajando para que la Unión Europea incluya el acceso a Internet en la directiva europea del servicio universal de las telecomunicaciones”. Las empresas también se han de implicar en el desarrollo de estas iniciativas. Según Joan Sardà, de Airtel Móvil, “el dinero no es un problema cuando hay buenos proyectos”.
El siguiente congreso mundial de redes ciudadanas se celebrará al año que viene en Buenos Aires (Argentina), muy orientado, según la organizadora Susana Finquelievich, “al desarrollo de la ciberdemocracia, es decir, los medios electrónicos como vía de expresión”. Además del consorcio, en Global CN 2000 se ha acordado la creación de un portal para las redes ciudadanas y un centro de investigación online.

TE PUEDE INTERESAR...

Contenidos patrocinados

Especial Sanidad

Be Data Ready

Eulalia Flo Cloud

Communications Platform for Business

Banca digital

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research