| Artículos | 28 MAY 2004

Móviles 3G y sistemas operativos

Una profunda transformación a medio plazo
Eva Martín y Juan F. Marcelo.
La tercera generación (3G) requiere terminales móviles cada vez más sofisticadas pero a la vez más sencillos de usar. Para sacarle partido hacen falta teléfonos móviles llenos de funciones multimedia y bien dotados de memoria y de procesador. La convergencia de los dispositivos móviles impulsa la expansión de sistemas operativos abiertos entre los fabricantes. Symbian, Microsoft, Palm e incluso Linux son las principales alternativas.

Hace cuatro años aparecieron en el mercado los primeros teléfonos móviles “listos” (smartphones). Eran el primer paso hacia la convergencia entre móvil y PDA. En este contexto, el mercado de los sistemas operativos para móviles ha empezado a cambiar. Antes los fabricantes tradicionales de teléfonos móviles trabajaban sólo con sistemas operativos propietarios. Pero al hilo de la convergencia se les han ido uniendo nuevos jugadores. Son fabricantes asiáticos más relacionados con el campo de la informática que con el de la telefonía. Además la tercera generación, con su mayor ancho de banda, está haciendo que las fronteras entre los teléfonos móviles y los PDA se diluyan aún más.
Este mercado de dispositivos móviles convergentes todavía es modesto, pero con buenas perspectivas; para este año representará 20 millones de unidades en todo el mundo, según previsiones de IDC, que además considera que en esta década dominarán los dispositivos que lleven Symbian, Microsoft y PalmSource. Y para 2009 ABI Research estima que uno de cada cuatro unidades móviles vendidas será un smartphone o un PDA con teléfono.
La suma de todos estos factores ha hecho que crezca el interés por los sistemas operativos abiertos, aunque actualmente su presencia en el mercado sea muy pequeña. El año pasado sólo se vendieron 6,67 millones de unidades con Symbian y 1,6 millones con Microsoft. Y es que en 2003 el 97,6% de los casi 500 millones de móviles vendidos en todo el mundo estaban dotados de sistemas operativos propietarios. Y a corto plazo la situación no va a cambiar. “Los sistemas propietarios aseguran un correcto funcionamiento de un dispositivo”, comenta José Ignacio Prada, responsable de soporte técnico de Sony Ericsson Iberia. La implantación de 3G ya ha sufrido muchos retrasos, por lo que operadores y fabricantes han querido ir sobre seguro. Prada explica que “es más recomendable empezar por sistemas propietarios, que aseguran un correcto funcionamiento de estas nuevas tecnologías”. Quizás por eso el primer Sony Ericsson de 3G, el Z1010, lleve software propietario. Ahora bien, los operativos propietarios “tienen el inconveniente de que dificultan el desarrollo de aplicaciones sobre ellos”, apostilla Prada. En parte un lenguaje como Java2ME vienen a subsanar esa carencia a la hora de hacer aplicaciones avanzadas como, por ejemplo, los juegos en 3D.
Es evidente que el éxito de 3G está en encontrar aplicaciones atractivas, y eso puede resultar más fácil usando sistemas operativos abiertos. En este campo las compañías imperantes son Symbian y Microsoft. Imanol García, ingeniero de software de Owasys, un pequeño fabricante de terminales móviles especiales para personas con discapacidad visual o cognitiva y para personas mayores, detalla que “actualmente Symbian es el sistema operativo más utilizado por los terminales más avanzados. Microsoft, en cambio, todavía no se ha terminado de posicionar en el mundo de las comunicaciones móviles, aunque tiene una gran presencia en el de los PDA”. En este mercado algunos analistas ven un enfrentamiento entre Symbian y Microsoft. Symbian, creada en 1998, tiene como accionistas a los principales fabricantes de teléfonos móviles, como Nokia, Ericsson, Panasonic, Samsung, Siemens o Sony Ericsson. Los propios interesados desmienten ese enfrentamiento. Para Peter Bancroft, vicepresidente de comunicaciones de Symbian, “la batalla de Symbian en la actualidad es contra los sistemas operativos propietarios de los fabricantes”. Por su parte, David Solana, responsable de la división de dispositivos móviles de Microsoft, señala que “lo importante en este momento no es competir, sino crear mercado”.
En ese ambiente de sana competición cada uno habla de las bondades de su sistema. Para Peter Bancroft “Symbian proporciona el sistema operativo poderoso que requieren los teléfonos de 3G, los nuevos niveles de conectividad 3G y los avances en las aplicaciones 3G. Ha sido diseñado a largo plazo y permite que distintas tecnologías móviles e inalámbricas coexistan en el tiempo”. Lo cierto es que Symbian licencia su operativo al 85% de los actuales fabricantes de teléfonos móviles. Nokia es uno de ellos. Para Julio Navío, director de tecnologías de Nokia, “Symbian está diseñado específicamente para terminales móviles, por lo que optimiza su consumo de memoria y batería”. Por otro lado, Microsoft ya ha firmado alianzas con cerca de 40 fabricantes. Según David Solana las principales virtudes de Windows Mobile como operativo para 3G son “la riqueza de la plataforma”, y el que cientos de millones de usuarios de todo el mundo ya estén familiarizados con Windows, unido a la “gran aceptación en el mundo empresarial, ya que permite una total integración”. Un reciente informe de Research and Markets vaticina que la cuota de mercado de Microsoft va a crecer desde el 0,4% de 2003 hasta un 5,8% en 2005, lo que supondrá 28 millones de smartphones. De cualquier manera, el mejor argumento para Peter Bancroft a favor de Symbian “son los seis smartphones de 3G con Symbian que ya hay en el mercado, mientras que Microsoft no tiene ni siquiera uno”. Estos modelos son los Fujitsu F2051, F2102V y F900i, y los Motorola A920, A925 y A1000.
El tercero de los sistemas operativos abiertos es PalmSource. Por el momento hay disponibles en Asia y América dos modelos de 3G: Kyocera 7135 y Samsung SPH i330.
Aunque también hay fabricantes que prefieren otras alternativas. “Nuestra apuesta es, sin lugar a dudas, Linux”, resalta Imanol García, de Owasys, por “su estabilidad, robustez, transparencia y capacidad de adaptación”. IDC estima que en sólo dos años la cuota de mercado de Linux pasará de ser virtualmente cero a un 4,2% de los smartphones, una cifra que en 2007 podría alcanzar el 10%. A este éxito quizás contribuya la decisión adoptada por NTT DoCoMo en diciembre de 2003 de alentar a sus proveedores de terminales (Panasonic, Toshiba, Fujitsu y Nec) a usar Linux como operativo.
Otra estrategia es no casarse con nadie. Motorola, posee terminales 3G con Symbian, con sistema operativo propietario, y en breve con Windows Mobile y probablemente con Linux. Según Ignacio Salcedo, responsable de comunicación corporativa de Motorola España, “Motorola se ha desmarcado de esta posible lucha y ha apostado por ser independiente en este campo, creando líneas de producto que utilizan un sistema operativo según el público objetivo al que se dirige”. Siguiendo esta estrategia en verano de 2003 Motorola salía del accionariado de Symbian. Igual sucede con Samsung que, aún siendo accionista de Symbian, lanza modelos con sistema operativo propietario, con Symbian, con Microsoft y hasta con Linux.
Es evidente que los estándares abiertos también están de moda entre los teléfonos móviles 3G. a style=position:abso<

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios